Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Hacia un BREXIT con acuerdo

6
- +
18/10/2019 06:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

In extremis, como se negocia muchas veces en Bruselas, la Unión Europea y el Reino Unido han llegado a un principio de acuerdo, que habrá que desarrollar, para que Gran Bretaña abandone la UE de una manera ordenada

Ese parece ser el punto en el que nos encontramos en estos momentos. Casi in extremis los negociadores de la Unión Europea y de Reino Unido han alcanzado un principio de acuerdo con la intención de llegar a una salida pactada.

La noticia la ha dado el propio presidente del Eurogrupo, Jean – Claude Juncker, y ahora está intentando que ese principio de acuerdo sea refrendado por los líderes de los 28 países que conforman la Unión Europea.

Con la burocracia inherente a la administración comunitaria, Juncker ha enviado una misiva al presidente del Consejo Europeo informándole de la buena noticia, cuando ya todos preveían que el Reino Unido abandonaría la UE de un modo abrupto.

La salvaguarda

Además, la esperanzadora noticia se produce precisamente cuando los líderes de los países que conforman la Unión Europea celebran un cónclave en la capital de Bélgica, a la que también está invitado Pedro Sánchez.

El tema candente sobre el que han llegado a un acuerdo era conocido hasta ahora como la salvaguarda y también como backstop, y tiene que ver con el tipo de frontera que existirá entre Irlanda, miembro de pleno derecho de la UE, e Irlanda del norte, territorio británico.

El principio de acuerdo, que «pende de un hilo», está a expensas de los diputados del DUP, el Partido Unionista Irlandés, que, a estas horas, tal como ha anunciado su líder, Arlene Foster, la redacción del acuerdo actual no les entusiasma.

El DUP no solo tiene la «llave», con sus diputados en Westminster, de una retirada ordenada de la Unión Europea, sino también la gobernabilidad del Reino Unido, ya que con sus pocos diputados podrían hacer caer al gobierno de Boris Johnson.

También por vía postal, el partido que fundase el pastor protestante Ian Pasley anuncia a Johnson que ni está de acuerdo con la solución aduanera entre las dos Irlandas y que tampoco lo está en temas tributarios, en el caso concreto del IVA.

Optimismo en las cancillerías europeas

A pesar de que nadie puede augurar cuál será el resultado del incipiente acuerdo, desde Berlín y París se muestran esperanzados de que finalmente el BREXIT se produzca de una manera civilizada.

En el caso concreto de Emmanuelle Macron, el presidente francés tiene fundadas sospechas de que en las próximas horas se llegará a un acuerdo definitivo entre la Unión Europea y el Reino Unido.

Por su parte, Ángela Merkel ha querido acordarse del negociador europeo, el francés Michel Barnier, por el denuedo con el cual ha llevado adelante las negociaciones no cejando ni un minuto en muñir un acuerdo.

Cumbre franco – alemana

Es de ilusos pensar que no son los dos grandes países europeos, sobre todo Alemania y en menor medida Francia, los que verdaderamente «pinchan y cortan» en el tablero europeo.

Es uno de los objetivos, tanto de la Unión Europea e incluso del errático Boris Johnson, a los cuales no le conviene una frontera al uso entre Irlanda y los ocho condados británicos

En esa lógica, los líderes de Alemania y Francia han mantenido una mini cumbre en la ciudad francesa de Toulouse para «preparar» la postura conjunta en muchos temas para la cumbre europea de Bruselas.

Además de la postura conjunta ante el BREXIT, Francia y Alemania también tienen la misma posición, de censura a las intenciones de Turquía, ante el avance de tropas otomanas en las zonas de siria en mano de la minoría kurda.

De hecho, las dos potencias europeas han decidió embargo de venta de armas a Turquía hasta que no pare su ofensiva militar en territorio kurdo.

Y mientras tanto Boris Johnson…

Tras el «revolcón» judicial, que avaló que el parlamento de Westminster debía de permanecer abierto, el histriónico líder británico se verá obligado, quiera o no, a solicitar una prórroga, aunque no haya acuerdo de entre la UE y el Reino Unido.

Cabe recordar, que fueron el Tribunal Supremo del Reino Unido y el Tribunal de Sesiones de Edimburgo los que han obligado al premier británico a tener que solicitar una prórroga en caso de que no se llegue a un acuerdo.

Los más altos representantes de la Unión Europea, personificados en los comisarios europeos, están razonablemente contentos sobre el sorpresivo principio de acuerdo al que han llegado los equipos negociadores.

De lo que se trata, y ahí coinciden casi todos los analistas políticos, es de que sigan las negociaciones y que estas, en el medio plazo, lleguen a «buen puerto» y no se produzca una ruptura abrupta de la UE.

Frontera «blanda» en Irlanda

Es uno de los objetivos, tanto de la Unión Europea e incluso del errático Boris Johnson, a los cuales no le conviene una frontera al uso entre Irlanda y los ocho condados británicos, ya que eso afectaría a la economía de los dos países, y por contagio a la economía europea.

Para evitar esa situación, los primeros ministros Leo Varadkar y Boris Johnson han intensificado los contactos para llegar a un consenso ante lo que se denomina como salvaguarda irlandesa.

Una frontera física, en una Europa en el que el Tratado de Schengen abolió cualquier frontera, provocaría la necrosis económica de los ocho condados irlandeses que forman parte del territorio del Reino Unido.

En manos de la Asamblea Irlandesa

Como en cualquier democracia que se precie, tendrá que ser la Asamblea Irlandesa, el parlamento norirlandés, el que decida, cuatro años después de que sea efectivo el BREXIT, si quiere mantener la salvaguarda.

La decisión, que tomarán los parlamentarios norirlandeses, será vinculante una vez que la desconexión haya superado el citado tiempo de transición.

Los norirlandeses de todos los colores y pelajes políticos son favorables a que no se erija una frontera física al uso ya que ello podría hacer literalmente naufragar la economía de los ocho condados irlandeses que todavía pertenecen al Reino Unido.

El Partido Unionista Democrático, DUP en sus siglas en inglés, sabe que son la llave para que tanto conservadores como laboristas puedan formar gobierno, por lo que venden cara, se podría decir qué al mejor postor, su calidad de «partido bisagra».

Fuente - EL PAÍS / Partido Unionista Democrático en Wikipedia / LA VANGUARDIA / Público


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (193 noticias)
Visitas:
72
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.