Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gl1514290268422 escriba una noticia?

La hipertensión. La sobra del estrés y de una alimentación inadecuada

26/12/2017 07:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Actualmente, la hipertensión arterial es una de las enfermedades cardiovasculares más comunes en la sociedad española. Se relaciona con patologías más graves, convirtiéndose en una señal inequívoca de que algo no se está haciendo correctamente

Esta Patología es conocida como la enfermedad silenciosa, ya que no presenta síntomas y sin embargo ocasiona graves trastornos cardiovasculares y renales. La mayoría de personas que la sufren no son conscientes de ello.

A pesar de que la hipertensión en gran medida puede estar relacionada con factores genéticos, en la mayoría de casos, hábitos inadecuados de vida pueden propiciar su aparición. Esto nos hace plantearnos una pregunta no solo apta para catedráticos de la materia, sino que es planteada en el día a día por gran parte de nuestra sociedad.

La hipertensión arterial, ¿se hace o se nace?

Para poder responder a esta pregunta es necesario establecer cuáles son los principales factores que pueden propiciar su aparición, estableciendo una explicación clara de esta relación. En este artículo se analizarán los principales hábitos inadecuados que están directamente relacionados con dicha dolencia:

  1. Sedentarismo

Las arterias están constituidas por una serie de capas, siendo una de gran relevancia la muscular. Dicha capa controla la elasticidad de dichas arterias y su capacidad de control de la dilatación y contracción de las mismas con los cambios de presión. Sin embargo, factores tales como el sedentarismo disminuyen la capacidad de distensión de las mismas y con ello un aumento de la hipertensión. Si comparamos una arteria con una manguera, vemos la importancia del material del que esté constituida, ya que si este material es muy grueso y poco elástico aumentará la presión del agua que transporta, al no poder amortiguar un aumento de volumen.

Médico midiendo al paciente para controlar si tiene hipertensión

Cuando se realiza ejercicio, las paredes de las arterias se convierten en estructuras más elásticas, pudiendo amortiguar los cambios en el volumen arterial sin necesidad de un cambio de presión.

  1. Alto consumo de grasas saturadas

Otro factor clave en la elasticidad de las arterias es el colesterol. Sin embargo, es muy importante destacar que el colesterol en sí no es perjudicial, ya que favorece la elasticidad de tejidos y un correcto funcionamiento celular. No obstante, un exceso del consumo de alimentos altos en colesterol, si es en gran medida perjudicial,  ya que se acumula y deposita en las paredes de las arterias formando placas de ateroma. Estas placas endurecen las paredes arteriales y al igual que el sedentarismo hacen que las paredes de la manguera pierdan su capacidad de adaptación a un mayor volumen sanguíneo, ocasionando un aumento de presión sanguínea.

  1. Consumo excesivo de sal

El Ion sodio es necesario para la absorción incluso de azúcares a nivel intestinal, sin embargo, un exceso de dicho ion puede ocasionar retención de líquidos y por lo tanto un aumento del volumen sanguíneo.

Uno de los principales problemas asociados a la ingesta excesiva de bebidas carbonatadas es el incremento en sangre de este tipo de iones y por lo tanto un aumento de la tensión arterial.

La Sustitución de la ingesta de agua por este tipo de bebidas es uno de los peores hábitos que está adquiriendo la sociedad actual. No solo potenciado por la publicidad y el marketing, sino por un exceso de azúcares en dichos refrescos, que ocasionan una adicción cada vez más común a nivel infantil.

Siendo el agua nuestra gran aliada en la lucha contra la hipertensión, ya que disminuye la retención de líquidos y la tensión arterial.

  1. Estrés

Es poco conocida,  la estrecha relación existente entre el estrés y la hipertensión, y sin embargo es uno de los factores clave en su aparición.

Para poder explicar su relación es necesario destacar previamente que la hipertensión es un mecanismo de defensa del organismo frente a situaciones de supervivencia.

Los seres humanos somos ante todo animales y por ello presentamos mecanismos que aseguran nuestra supervivencia. Un ejemplo de ello es el aumento de tensión arterial ante situaciones de estrés. En los humanos como en las gacelas, cuando se encuentran en situaciones de peligro, se activa un mecanismo hormonal para aumentar la presión sanguínea y por lo tanto aumentando el riego sanguíneo a las extremidades, facilitando la huida. Sin embargo en el humano las situaciones de estrés han diferido mucho con el tiempo, y ya no sólo nos estresamos por la posibilidad de ser depredados sino que la discusión con el jefe puede despertar estos mismos mecanismos.

En este punto es necesario destacar el papel de la hormona ADH (antidiurética) la cuál disminuye como su propio nombre indica la diuresis y por lo tanto aumenta la presión sanguínea.

De igual forma el sistema renina-angiotensina aumenta la presión arterial, estando principalmente relacionado con la deshidratación severa que puede estar acompañada por ansiedad.

  1. Alcoholismo

El alcohol es uno de los únicos compuestos que es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica y llegar al encéfalo. Una vez allí al aumentar la concentración fuera de las células, estas sufren un mecanismo de deshidratación debido al aumento de dicho compuesto a nivel extracelular. Esto ocasiona a su vez una disminución en el funcionamiento cerebral. En este momento nuestro cuerpo desarrolla diferentes mecanismos de homeostasis, siendo uno de ellos un aumento de la frecuencia cardiaca y con ello un aumento de la presión sanguínea, favoreciendo la llegada mayor de azúcar y oxígeno a estas neuronas deshidratadas, y con un funcionamiento erróneo.

La sociedad aún no se encuentra concienciada de la importancia de la hipertensión y su estrecha relación con dichos hábitos negativos. La mayoría de personas que presentan esta dolencia la relacionan con factores genéticos. No siendo conscientes de la importancia de los hábitos de vida en su aparición y desarrollo.

La reducción de bebidas carbonatadas, y los precocinados puede ser el primer paso de una carrera de fondo. Ya que una correcta alimentación y hábitos menos sedentarios son la clave para poder luchar contra esta enfermedad silenciosa, que amenaza actualmente a más de un tercio de la población española.


Sobre esta noticia

Autor:
Gl1514290268422 (13 noticias)
Visitas:
2379
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.