Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

Israel, confrontado al demonio de sus propios extremismos tras el atroz asesinato de un joven palestino

07/07/2014 12:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El arresto de seis jóvenes extremistas judíos por el asesinato de un adolescente palestino, quemado vivo, provocó una súbita toma de conciencia en la sociedad israelí sobre el peligro que representan los grupúsculos antiárabes más o menos estructurados.

"El escenario del diabólico asesinato de Mohamed Abu Jdeir es la pesadilla del Shin Beith (servicios de seguridad interior): un escenario en el cual el conflicto israelo-palestino se transforma en una batalla tribal entre dos comunidades, con la ley bíblica del ojo por ojo, que podría acarrear destrucción y ruina (...) para ambas partes", afirma este lunes el editorial del diario Maariv.

El Shin Beith detuvo a seis sospechosos de la muerte de Mohamed Abu Jdeir, de 16 años, secuestrado el 2 de julio en Shuafat, un barrio de Jerusalén Este. Su cadáver, completamente calcinado, apareció unas horas más tarde cerca de un bosque en el oeste de la ciudad.

Los sospechosos presuntamente pertenecen a "un grupo judío extremista" y tres de ellos "han confesado haber asesinado y quemado a Mohamed Abu Jder y realizaron una reconstitución del crimen" frente a los policías, dijo a la AFP una fuente próxima al caso.

Los medios israelíes señalan a dos grupúsculos: La Familia, integrado por simpatizantes ultraderechistas del club de fútbol Betar Jerusalén, y Lehava, abanderado de la lucha contra los casamientos mixtos, sobre todo con árabes.

Esas organizaciones tienen visibilidad en las redes sociales (hay 13.000 'me gusta' en la página de la Familia), contrariamente a los activistas de las colonias judías de los territorios ocupados, que movilizan redes más discretas. Uno de esos grupos es el movimiento Jóvenes de las Colinas, integrado por colonos radicales, que da que hablar con cierta periodicidad desde que Israel ordenó la evacuación unilateral de la Franja de Gaza en 2005.

Algunos grupos se especializan en las agresiones contra los árabes, a menudo firmadas "Tag Mehir" ("El precio a pagar", en hebreo).

La órbita radical reivindica una filiación ideológica con el movimiento racista antiárabe Kash, fundado por el rabino Meir Kahana en 1971 e ilegalizado en 1994, después de que uno de sus adeptos, Baruch Goldstein, asesinara a 29 fieles musulmanes en la Tumba de los Patriarcas (Mezquita de Ibrahim), un lugar santo de judíos y musulmanes en Hebrón, en el sur de Cisjordania.

Más sobre

Varios ministros y exjefes de los servicios secretos israelíes han pedido desde entonces en vano que los autores de esos actos sean catalogados como "terroristas" y no como simples militantes de "organizaciones ilegales".

- Una enfermedad subrepticia -

El asesinato de Jdeir fue atribuido a una voluntad de venganza por el secuestro y asesinato unos días antes de tres jóvenes israelíes en Cisjordania ocupada.

Después del descubrimiento de los cuerpos, el primer ministro Benjamin Netanyahu fue acusado de echar leña al fuego con amenazas. "Ni siquiera Satanás concibió una venganza para quienes vierten sangre de niños", declaró Netanyahu, citando al poeta nacional israelí Nahman Bialik.

Pocos minutos después, unos 200 extremistas judíos, convocados a través de Facebook, organizaron una marcha en Jerusalén que se convirtió, según algunos testigos, en una verdadera "cacería de árabes".

El cadáver del joven Jdeir fue hallado al día siguiente.

Las autoridades israelíes amenazaron con acciones legales para frenar los desbordes de odio racista en las redes sociales.

Pero también en las redes sociales, numerosos israelíes expresaban su estupor y repudio por lo ocurrido. "Algo le ha ocurrido a nuestra sociedad sin que nos diéramos cuenta, una enfermedad subrepticia se ha propagado", afirmó la columnista Sima Kidmon en el Yediot Aharonot.

Las organizaciones antirracistas convocaron a varias marchas en Jerusalén, Tel Aviv y Haifa, Y en Cisjordania, un influyente rabino, Eliakim Levanon, llamó a condenar a muerte a los autores del asesinato del adolescente palestino.

Una prédica poco audible para los colonos extremistas que dieron libre cauce a expresiones de júbilo al enterarse del asesinato, al igual que algunos palestinos al difundirse la noticia de la muerte de los tres israelíes secuestrados.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1429
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.