Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sajara escriba una noticia?

Israel en el Islam* (IV)

10/06/2016 21:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es bueno saber.... *Israel en el Islam esta tomado del libro "Tierras por Paz, Tierras por Guerra" (Ensayos del Sud: 2002) de Julian Schvindlerman

No es que Israel sea provocativo; el que Israel sea es provocativo. ?George Will, columnista del Washington Post.

A esta altura uno puede con certeza afirmar que el conflicto árabe-israelí es indudablemente una verificación empírica del postulado teórico del Dr. Samuel Huntington, quien en 1993 (irónicamente poco tiempo antes de la firma de la DOP) elevó la hipótesis de que la nueva modalidad de disputa de fines del siglo XX estaría regida por un "choque decivilizaciones". 44 En su ensayo, publicado en Foreign Affairs, este profesor de la Universidad de Harvard argumentó que la fuente primaria de conflictos en el nuevo mundo no sería ideológica o económica, sino cultural. En sus palabras: "el choque de las civilizaciones dominará la política global". Huntington indicó que la evolución de los conflictos en Occidente estaba llegando a su fase final. Inicialmente signados por luchas entre monarquías y principados (procurando expandir sus burocracias, ganar fuerza económica y capturar territorios), dieron lugar a la creación de naciones-estados y, a partir de la Revolución Francesa, el nuevo orden conflictivo pasó a estar regido por la lucha entre naciones en lugar de entre príncipes. Posteriormente, como resultado de la Revolución Rusa y la consecuente reacción occidental, los conflictos pasaron a estar caracterizados por ideologías opuestas, tales como el comunismo, el nazismo y la democracia liberal. Durante la Guerra Fría la rivalidad entre las superpotencias epitomizaba una confrontación no entre estados en el sentido europeo y clásico del término, sino entre dos ideologías diametralmente antagónicas. Con el fin de la Guerra Fría, explicó Huntington, la política internacional presenció la introducción del componente oriental como un actor político e ingresó en una fase representada por la interacción entre civilizaciones occidentales y no occidentales. Huntington detectó ocho civilizaciones principales: occidental, confusional, japonesa, islámica, hindú, eslávica-ortodoxa, latinoamericana y africana. Las mismas se diferencian en función de la historia, la cultura, el lenguaje, la tradición "y lo más importante, la religión". Estas civilizaciones poseen diversas percepciones respecto a Dios y el hombre, el individuo y el grupo, el estado y el ciudadano, la familia y toda una larga gama de valores relativos a la libertad, la autoridad, la igualdad, la jerarquía, etc. Hasta donde estas diferencias son insalvables fue así descrito por Huntington:

"Estas diferencias son el resultado de siglos. No desaparecerán pronto. Son mucho más fundamentales que diferencias entre ideologías políticas o regímenes políticos. Las diferencias no necesariamente implican conflicto y los conflictos no necesariamente implican violencia. Durante siglos, sin embargo, las diferencias entre civilizaciones han generado los conflictos más prolongados y más violentos (...)[C]características y diferencias culturales son menos mutables y por ende menos fáciles de ceder y pasibles de resolución que las [diferencias] políticas o económicas (...) En conflictos de clase e ideológicos, la pregunta crucial era '¿De qué lado está uno?´ y la gente podía y de hecho eligió de que lado estar. En conflictos entre civilizaciones, la pregunta es ´¿Qué es uno?´ Eso está dado y no puede modificarse. Y como sabemos, desde Bosnia hasta el Cáucasohasta Sudán, la respuesta errada a esa pregunta puede dar lugar a un tiro en la cabeza. Incluso más que lo étnico, la religión discrimina filosa y exclusivamente entre la gente. Una persona puede ser medio francés y medio árabe y simultáneamente [ser] incluso ciudadano de dos países. Es más difícil ser medio católico y medio musulmán."

De entre los varios ejemplos que el profesor presentó en su ensayo, el Islam era predominante. En efecto, los musulmanes han estado o están enfrentados con serbios ortodoxos en los Balcanes, con rusos en Chechenia, con chinos en Asia Central, con hindúes en India, con judíos en Israel, con budistas en Burma y Afganistán, y con cristianos en las Filipinas, Egipto, Indonesia, Timor Oriental, Sudán y Mauritania. Además uno podría agregar las luchas intestinas en países musulmanes tales como Pakistán, Afganistán y Argelia; la intolerancia musulmana en el Medio Oriente y Malasia; él descontento entre las comunidades islámicas en países occidentales; el caso de regímenes musulmanes procurando re-islamizar sus sociedades, tales como Irán, Afganistán (bajo los talibanes) y Sudán; la oposición doméstica fundamentalista al poder secular en Egipto, Jordania, Argelia y otros; y finalmente pero no menos importante, las no pocas agrupaciones musulmanas terroristas activas a lo largo y ancho del Medio Oriente y Asia. Es más, en la lista de veintinueve "organizaciones terroristas foráneas" del Departamento de Estado norteamericano, once son islámicas, en tanto que catorce de las veintiún agrupaciones declaradas ilegales por el Ministerio de Interior británico, por sus vínculos con actividades terroristas, también son islámicas. 45 Esta realidad llevó a Huntington a aseverar que el "Islam posee fronteras sangrientas". Unos años más tarde, este académico expandió su tesis en un libro titulado El choque de civilizaciones y la reconfiguración del orden mundial, en el que afianzaba este punto presentando evidencia compilada por otros estudiosos del tema. Así, Ted Robert Gurr concluyó que, de cincuenta conflictos etnopolíticos de 1993-1994, los musulmanes participaron en veintiséis de ellos. Veinte de dichos conflictos acontecieron entre grupos de diferentes civilizaciones, de los cuales quince fueron entre musulmanes y no musulmanes. En otras palabras, hubo el triple de conflictos internacionales con participación musulmana que conflictos entre civilizaciones no islámicas. Asimismo, dentro del Islam, el número de conflictos fue más alto que en cualquier otra civilización, incluidos los conflictos tribales en África. Occidente, por su parte, presenció solo dos conflictos dentro de su civilización y dos con otras civilizaciones. Ruth Leger Sivard catalogó veinte guerras en curso en 1992, donde nueve de los doce conflictos entre civilizaciones eran entre musulmanes y no musulmanes, "y una vez más los musulmanes estaban librando más guerras que la gente de cualquier otra civilización". Por su parte, The New York Times identificó cincuenta y nueve conflictos étnicos en cuarenta y ocho lugares distintos en 1993. En la mitad de tales lugares, los musulmanes estaban enfrentados a musulmanes y a no musulmanes. De los conflictos entre civilizaciones (treinta y uno), dos tercios comprendían a musulmanes. 46 James Payne comprobó que las sociedades islámicas evidencian altos grados de militarización. En los años ochenta, los países musulmanes poseían tasas de personal militar por cada mil habitantes e índices de fuerza militar en relación a la riqueza del país significativamente más elevados que el de los demás países, lo que llevó al analista a concluir que "resulta absolutamente claro que existe una relación entre Islam y militarismo". 47 A su vez, la propensión a la violencia como medio para la resolución de disputas internacionales ha sido usual en el mundo musulmán, han recurrido a ella en setenta y seis oportunidades sobre un total de ciento cuarenta y dos crisis en que estuvieron implicados entre 1928 y 1979. Asimismo, la violencia empleada fue de alta intensidad, "recurriendo a una guerra en gran escala en el 41% de los casos en que se usó la violencia y provocando enfrentamientos importantes en otro 38% de los casos". A modo de comparación, mientras que los musulmanes recurrieron a la violencia en el 53.5% de sus crisis, los británicos lo han hecho en un 11.5%, los norteamericanos en un 17.9%, la Unión Soviética en un28.5% y China en un 76.9%, convirtiéndose en la única nación que superó el uso de la violencia por parte del mundo islámico. "La belicosidad y la violencia musulmana", escribió Huntingon, "son hechos de fines del siglo XX que ni musulmanes ni no musulmanes pueden negar". 48 Charles Krauthammer expresó el punto de forma retórica:"¿Quién más entrena hordas de suicidas fanáticos quienes van a sus muertes a gusto?" En síntesis: "Dondequiera que miremos a lo largo del perímetro del Islam, los musulmanes tienen problemas para vivir pacíficamente con sus vecinos (...) los musulmanes constituyen aproximadamente un quinto de la población mundial, pero en los años noventa han estado más implicados que la gente de ninguna otra civilización en la violencia grupal. Las pruebas sonaplastantes". 50 A pesar de estar geográficamente ubicado en el Medio Oriente, Israel pertenece ideológica y culturalmente a Occidente. Como tal, abraza las ideas occidentales de individualismo, feminismo, liberalismo, constitucionalismo, libertades civiles, derecho humanos, democracia, libre-mercado y libertad de expresión, entre otras. Estas ideas ni remotamente son aceptadas -menos aún ejercitadas- en el mundo musulmán. Como portador de estos valores, Israel además se constituye en una amenaza cercana a los diversos regímenes autárquicos de la región los que, para perpetuar su apego al poder, deben precisamente alejar lo más posible de sus fronteras aquellos valores e ideas tan normales y esparcidos en Occidente. En este sentido, el odio islámico contra Israel puede ser considerado en el marco del más generalizado y abarcativo desprecio por la "amenazante" cultura occidental. Obviamente hay varios matices, diversas actitudes y diferentes reacciones dentro del Islam respecto a Occidente. Podemos sin embargo decir que, genéricamente desde la perspectiva musulmana predominante en la actualidad, la confrontación con Occidente es vista como un choque cósmico entre las fuerzas del bien y las fuerzas del mal, entre la luz y la oscuridad, entre la verdad y la falsedad. Y"[s]i los luchadores en la guerra por el Islam, la guerra santa ´en el camino de Dios´, están luchando por Dios", escribió Bernard Lewis, "se deduce de esto que sus oponentes están luchando contra Dios". 51 Los enemigos del Islam son nada menos que el diablo encarnado, de ahílas expresiones derogatorias, tan en boga en el mundo árabe-musulmán, que denominan a Estados Unidos el "Gran Satán" y a Israel el "Pequeño Satán". Tal como correctamente señaló Lewis, el desprecio anti-occidental es tan visceral en el Dar al-Islam que sus líderes se han aliado el siglo pasado con los dos más grandes enemigos de Occidente: el comunismo y el nazismo. * Niel ateísmo soviético (con la indiscutible negación de Dios, en sí misma un insulto al monoteísmo musulmán) ni el racismo venerado por el nazismo (con el evidente rechazo a todo lo no-ario, que incluye a la nación musulmana), impidieron que naciones árabes y musulmanas se aliaran -sino en todos los casos política al menos intelectual y emocionalmente- con la URSS y la Alemania Nazi. *

Pero la escalofriante magnitud del odio musulmán contra Occidente quedó epitomizada mediante la indescriptible atrocidad del 11de septiembre de 2001, cuando diecinueve terroristas musulmanes secuestraron cuatro aviones de cabotaje norteamericanos y los estrellaron contra el Pentágono en Washington y las Torres Gemelas del World Trade Center en pleno Manhattan, lo que provocó el derrumbe de ambas y la muerte de alrededor de 3.000 civiles. Este espeluznante atentado despertó la aletargada conciencia occidental hacia el tamaño de la amenaza que enfrenta el mundo libre. Norteamérica, como líder de la civilización occidental, había sido brutalmente atacada.


Sobre esta noticia

Autor:
Sajara (337 noticias)
Fuente:
elrincondelosimpios.blogspot.com
Visitas:
1494
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.