Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Historiasdelaciencia escriba una noticia?

John Langdon Down

31/03/2016 04:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

John Langdon Down Publicado el 31 de marzo de 2016 en Historias de la ciencia por omalaled

Tiempo aproximado de lectura: 4 minutos y 3 segundos

Este artículo se ha visitado: 308 views

Cuando era jovencito y supe de la existencia de personas con síndrome de Down pensé en un primer momento que el nombre de dicho síndrome era algo que tenía que ver con "abajo", que es la traducción de la palabra del inglés. Y al tener una serie de deficiencias psíquicas, la palabra parecía responder al síndrome. No imaginaba lo equivocado que estaba. Con el tiempo he conocido a diferentes personas con este síndrome y he de decir que son absolutamente maravillosas. Nada como conocer las cosas para que a uno se le pasen los prejuicios. Y de ello os quiero hablar en nuestra historia de hoy.

Los citólogos no pudieron diagnosticar correctamente el síndrome de Down por limitaciones técnicas. Hoy día siempre asociamos el síndrome a la trisomía del cromosoma 21: en vez de haber dos cromosomas hay 3. Pues bien, el 21 es el más pequeño de los cromosomas humanos y los citólogos, sin las modernas técnicas no habían sido capaces de ver la trisomía. No siempre es así: la trisomía se da en el 95% de los casos con el síndrome. El otro 5% se debe a una traslocación (cambio de posición) cromosómica: un segmento del cromosoma 21 se transfiere a un segundo cromosoma, generalmente el 14 o el 15. Los científicos están interesados en determinar si existen regiones críticas del cromosoma 21 específicamente responsables del síndrome.

Pero no es de eso de lo que os quería hablar sino de dónde viene el nombre de dicho síndrome. Y realmente no es por la traducción de la palabra del inglés, sino por el apellido de la persona que la definió por primera vez y que fue un hombre extraordinario. Se llamaba John Langdon Down. nacido en 1828, en Tortpoint (Cornwall, Inglaterra), ingresó a los 25 años en la Escuela de Medicina de Londres.

Podría haber desarrollado una brillante carrera en aquel hospital universitario pero decidió ejercer la medicina en el Royal Earlswood Asylumm, un centro para gente con retraso mental ubicado en Surrey (en el cinturón londinense). Aquel centro fue el primero creado para discapacitados intelectuales y pionero en aplicar técnicas de terapia ocupacional. Además, nuestro héroe fue pionero tanto en el uso de la fotografía como en la forma de recopilar datos clínicos.

Down buscaba explicaciones científicas y biológicas para anomalías congénitas que entonces se decía que eran por razones divinas. Creyó en un primer momento que la enfermedad que hoy se conoce por su nombre era un retroceso hacia un tipo racial más primitivo y encontraba a aquellos pacientes parecido físico con los mongoles, nómadas de la región central de Mongolia (de ahí que sea también conocido como mongolismo), que entonces se consideraban primitivos y poco evolucionados.

Instituyó un programa de reformas que refleja su opinión sobre la dignidad de los niños y adultos con discapacidad: enseñar a todos a utilizar los cubiertos correctamente; eliminación del castigo por mal comportamiento, cambiándolos por reuniones y tertulias; proporcionar entretenimiento y formación profesional a los residentes que podrían beneficiarse de ella.

Tras 10 años de trabajo en Earlswood dimitió de su cargo y creó una institución en Teddington para la educación de niños con enfermedades mentales de familias ricas. No obstante, atendió a niños pobres hasta su muerte.

Junto a su esposa María, establecieron una institución privada residencial para niños y adultos con discapacidad a la que llamaron Normansfield. Dicen las crónicas que se indignó cuando la junta del hospital no permitió que sus residentes mostraran sus obras de arte en una exposición en París y que fue lo que llevó a abandonar Earlswood.

Normansfield se transformó en un lugar donde había alas separadas para hombres, mujeres y niños, cada una con su propio jardín y espacios verdes; los profesores debían hacer entrenamientos artísticos, como lecciones de baile y patinaje sobre ruedas; una sala de juegos grande; servicios de la Iglesia que se llevaban a cabo todos los domingos, con participación de los internos en el coro; un huerto con animales (vacas, pollos y cerdos); se celebraba la Navidad con los internos con cena, baile, árbol y entretenimiento; los residentes eran trasladados a la orilla del mar durante seis semanas de vacaciones; etc.

Y más allá. John Langdon Down defendió los derechos de las mujeres, como que pudieran acceder a todas las profesiones, incluida la de clérigo y derecho al voto. Se ocupó así mismo de los derechos de los niños discapacitados que, en aquella época, se les tenía encerrados y se les privaba de educación. Fue, además, un hombre de modales encantadores a quien le gusta entretener a sus amigos. También se implicó en la función pública, convirtiéndose regidor del Consejo del Condado de Middlesex.

Los valores que transmitía a los estudiantes de medicina eran sensacionales. Les daba un consejo que le había dado un anciano:

Muchacho, tenga un objetivo; asegúrese de apuntar los suficientemente alto. Esa es la clave: suficientemente alto.

Y él añadía un consejo de su propia cosecha:

La fórmula para resolver problemas, el secreto que le llevará al éxito, el encanto carismático que convierte todo en oro, el potente hechizo en el que las dificultades desaparecen es el trabajo serio y persistente. Compleméntelo con una gentil vida cristiana finalizada en una esperanzadora y pacífica muerte.

Murió el 7 de octubre de 1896. Su cuerpo fue incinerado y sus cenizas llevadas a Normansfield. Su mujer falleció en 1901. pero sus dos hijos Reginald y Percival continuaron con su tarea.

image

Fuentes:

Salvador Martínez Pérez, El síndrome de Down.

http://www.historiadelamedicina.org/down.html


Sobre esta noticia

Autor:
Historiasdelaciencia (119 noticias)
Fuente:
historiasdelaciencia.com
Visitas:
1920
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.