Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La justicia penal basada en la restitución en Japón

2
- +
15/10/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image[Una selección de «Restitution in Theory and Practice» en el Volumen 12, Número 1 (1996) del Journal of Libertarian Studies]

Japón se toma muy en serio la restitución, y parece que funciona. Una característica clave de la cultura japonesa que aparentemente subyace al éxito de la restitución es que no existe una excusa aceptable para la actividad delictiva. Se espera que los criminales reconozcan su culpabilidad, se arrepientan y busquen la absolución de sus víctimas, y este es el enfoque dominante en cada etapa del proceso de justicia criminal.37 De hecho, la gran mayoría de los criminales muestran arrepentimiento, admitiendo la responsabilidad hacia la víctima a través de un intermediario (por ejemplo, familia, amigos), antes del procesamiento público. Luego, el criminal negocia con la víctima a través del intermediario (como mediador), ofreciendo restitución en un esfuerzo por convencer a la víctima para que escriba una carta al fiscal o al juez diciendo que no es necesario ningún otro castigo. Por lo tanto, la víctima generalmente recibe restitución antes de que ocurra el enjuiciamiento, y como explica Evers: «El énfasis en la restitución y el perdón de la víctima en el enfoque japonés tiende a satisfacer el deseo de la víctima de que se haga justicia». El criminal entonces pide misericordia a las autoridades penales del sector público y, con una carta de la víctima, el castigo impuesto por el Estado tiende a ser «indulgente» en relación con otros países modernos. Sin tal carta, el castigo puede ser duro. De hecho, la víctima suele tener una función de asesoramiento (aunque no de control ni de veto) a medida que se adoptan las decisiones relativas a los cargos, el enjuiciamiento y la condena.

La víctima podría estar en posición de retener al criminal exigiendo una gran restitución a cambio de una carta al juez o al fiscal. Sin embargo, la capacidad de la víctima para hacerlo está claramente limitada tanto por las normas morales de la sociedad como por el hecho de que el delincuente puede negarse. La víctima no puede realmente forzar el pago porque el criminal tiene la opción de elegir entre hacer tal pago o enfrentar lo que puede ser un castigo más severo si es procesado sin el perdón de la víctima. Incluso entonces, por supuesto, es probable que confesar al fiscal/juez, expresar un remordimiento sincero y explicar las demandas irrazonables de la víctima pueda mitigar el castigo, por lo que los incentivos de las víctimas son no exigir una restitución excesiva.

La importancia de las confesiones en el sistema japonés podría sugerir que existen fuertes incentivos para extraer confesiones por la fuerza. Sin embargo, la negociación entre la víctima y el delincuente tiene lugar fuera de los canales oficiales de coacci[on. Es poco probable que la víctima se beneficie de una confesión coaccionada. Además, las confesiones por sí solas no son suficientes para las condenas en los tribunales japoneses. De hecho, en el proceso japonés no hay declaraciones de culpabilidad (por ejemplo, a través de la negociación de declaraciones de culpabilidad), aunque muchos procedimientos son de naturaleza sumaria. Cada caso que es procesado (no todos los casos lo son, como se explica más adelante) debe involucrar una audiencia sobre las pruebas, e incluso cuando existe una confesión, la carga de la prueba recae en el fiscal, quien debe demostrar que la confesión fue dada libremente, y también debe proporcionar pruebas que la corroboren. Además, el enfoque subyacente en la admisión de responsabilidad y remordimiento también tiene una gran fuerza moral en Japón. A diferencia de los fiscales de Estados Unidos, que parecen estar más preocupados por obtener un gran número de condenas, estos funcionarios en Japón aparentemente están preocupados por obtener confesiones sinceras y expresiones de remordimiento que sean genuinas. Así, como explica Evers, «La rectificación del delito, la clemencia de la pena y la rehabilitación de los delincuentes en Japón tienen una base moral que se vería socavada por las confesiones falsas».

Más sobre

La tasa de compensación de Japón es aparentemente muy alta: Evers cita cifras de muestra que superan el 52 por ciento en comparación con el promedio de aproximadamente el 20 por ciento en los Estados Unidos. ¿Por qué? ¿Quizás porque las víctimas, que pueden anticipar la restitución, así como una gran influencia en el proceso de justicia penal, son mucho más propensas a cooperar con la policía? Pero no todos los criminales son procesados. Más del 21 por ciento de los delincuentes que podrían ser remitidos para su enjuiciamiento son puestos en libertad por la policía sin necesidad de procedimientos penales adicionales. Tienen el poder de hacerlo en casos sencillos en los que tanto ellos como las víctimas están convencidos de que el delincuente está suficientemente arrepentido. La gran mayoría de los casos que son procesados se resuelven en un procedimiento sumario basado en pruebas documentadas, para lo cual la pena pública máxima (además de la restitución negociada privadamente) es una multa. Por ejemplo, en 1983, el 85, 8 por ciento de los casos penales de adultos que fueron procesados fueron a través de procedimientos sumarios, mientras que sólo el 5, 1 por ciento se refería a juicios penales ordinarios (el proceso fue suspendido para el 9 por ciento de los adultos acusados). Los procedimientos sumarios no están permitidos para delitos graves como el asesinato, el fraude y la extorsión, para los cuales las multas no son opciones legales de castigo (aunque el procesamiento puede ser suspendido en tales casos). Mientras que las tasas de condenas son muy altas (casi el 99, 5 por ciento), pocos delincuentes reciben penas impuestas por el Estado además de su restitución, salvo pequeñas multas o penas de prisión de corta duración.

¿Cuán exitoso es este proceso de justicia penal que sustituye el hecho de que los delincuentes sean responsables ante sus víctimas (restitución) por castigos severos? El número de delitos y el número de delincuentes son sustancialmente menores en cada categoría de delitos que en cualquier otro país moderno e industrializado. Además, entre estos países industrializados, sólo las tasas de criminalidad de Japón han caído continuamente desde la Segunda Guerra Mundial.38 Por último, hay pruebas de que la reincidencia es muy baja en Japón. Esto no es sorprendente, sin embargo, ya que el sistema japonés genera una actitud muy diferente entre los delincuentes. En Estados Unidos, «los criminales tratan con demasiada frecuencia de aliviar su culpa moral y psicológica por sus crímenes presentándose en el foro de sus propias conciencias como víctimas de la sociedad que no son responsables de sus actos. Pero el proceso de confesión y restitución que se encuentra en Japón desalienta este auto-perdón autoindulgente y desarrolla actitudes honestas y patrones de conducta al castigar con moderación sólo cuando los criminales muestran remordimiento y pagan restitución».

¿Podría aplicarse ese sistema en los Estados Unidos en el contexto del sistema existente de enjuiciamiento público y correccionales? Tal vez, pero es muy poco probable. Es evidente que se necesitarían algunos cambios significativos en la legislación, en los procedimientos y, lo que es más importante, en las actitudes del sector público. De hecho, como señala Evers, las tendencias parecen ir en la dirección opuesta, mientras que la influencia del Estado en la sociedad va en aumento: «En Japón, la sociedad funciona en gran medida por sí sola; los funcionarios del Estado no tienen un papel importante en hacer que las cosas funcionen. Las normas se aplican principalmente a través de la presión social en la familia, la escuela, el lugar de trabajo y el vecindario local. ...[y] se esfuerzan por frenar la violencia criminal y corregir a sus practicantes. ... En Japón, es la sociedad más que el gobierno la que está a cargo del control de la delincuencia». Lo que hace que la restitución funcione bien en Japón es que los individuos y grupos privados son mucho más responsables de controlar el crimen.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1684 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
16
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.