Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valentinadiazgomez escriba una noticia?

La culpa es del ministro

24/01/2010 16:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace por lo menos seis meses el registrador del Estado Civil pidió al gobierno recursos para "depurar" el censo electoral. No le prestaron atención, pero cuando se produjo un aumento y creció el número votos necesarios para reeelección, dieron el grito al cielo

Un grave pecado que agobia al país está en los funcionarios de alto rango, quienes creen que las cosas y la vida democrática del país es lo que les viene a la cabeza a ellos. Poco interés, eso gracias a las lecciones que Uribe les impartió, es el respeto a la Constitución, las leyes y el pueblo que están gobernando. Eso de encaramarse en los hombros de los demás para sobresalir es dañino y poco bien le causa a Colombia. Es algo en lo que tienen que pensar los colombianos, sin distingos de creencias para eliminarlo de un solo tajo y la mejor forma es comenzando por escoger un senado y una cámara con gente no mañosa, resabiada y corrupta que las mayorías que tenemos hoy. Nadie que haya ido dos veces a una corporación debe recibir el apoyo popular reservado para gente nueva. Después vendrá la ocasión de hacer lo mismo con el ejecutivo. El presidente Uribe para sostenerse en el puesto llevó al país al máximo extremo de la corrupción, comenzando por el procedimiento utilizado para la primera reelección, el cohecho y el irrespeto a la ley para tratar de continuar. La democracia es claridad y limpieza en todos los conceptos, no la ambigüedad que hoy vive Colombia de que “no pero si”.

Falso de toda falsedad que el único quien puede gobernar a Colombia es Álvaro Uribe. Esta es una trata, una estrategia publicitaria y engaño generalizado, generosamente pagada con dineros del Estado a los medios de comunicación de Bogotá y a un grupillo de periodistas y encuestadores fácilmente comprables para que ladre todos los días el mismo cuento. En esas gentes no hay moral, ética ni decencia, solo un desaforado afán de dinero el que consiguen fácilmente diciendo por sus medios que el “único es Uribe”. Lo de las encuestas es el peor engaño. Tienen de las tres o cuatro principales ciudades una lista de teléfonos de personas adeptas a Uribe, por los gajes que reciben, y les preguntan siempre, no cambiar ni van a las plazas de mercado ni a los estadios, parques o avenidas a preguntarse al que pase. Les saldría la encuesta al revés y entonces como Uribe por terceras manos paga para ganar, no recibirían dinero. Lo de los periodistas simplemente el jefe de prensa de la Casa de Nariño les dice “digan tal cosa…” y como perritos falderos lo hacen.

Falso de toda falsedad que el único quien puede gobernar a Colombia es Álvaro Uribe, hasta el señor de los helados de la esquina, lo haría mejor

La civilización no permanece quieta un solo segundo, siempre va hacia delante en un torbellino de evolución y cambio. No hay verdad mas grande que “quien se para en lo mismo un segundo va de para atrás” es cierto. Ese fue el grave problema de la guerrilla en Colombia, se estancaron en las teorías anacrónicas y obsoletas de Marx, Lein y Stalin. Pretendiendo hacer simpatías y lograr apoyo en las bases populares traficando, matando y secuestrado gentes. Eso del poder por las armas no funcionó ni en Rusia y los países como Cuba que se llaman comunistas, se vive en el atrasado económico, social y político. El engaño y la mentira no dejan buenos resultados en ninguna actividad humana. Un comerciante que engañe a sus clientes, al poco tiempo fracasa y un gobernante que como el de Colombia para mantener una falsa imagen su “Dios terrenal” distorsiona la verdad nacional tiene obligatoriamente que terminar mal, muy mal, Ahí está el ejemplo de Fujimori, por lo pronto 25 años de cárcel.

Desde hace rato hemos venido escuchando al registrador nacional del Estado Civil que dese mediados del año ha venido solicitándole al ministro de hacienda recursos para depuración del censo electoral. Solo una mínima parte, insuficiente fue girada. Ahora sale el ministro de hacienda a señalar al registrado y afirman que ese funcionario tiene suficiente dinero para depurar el censo. Que para este año en el presupuesto se habían incluido los dineros necesarios. El ministro engaña a Colombia, sobre todo a los ingenuos, porque un a cosa es incluir en el presupuesto para todo el año y otra muy diferente es haberle girado los recursos. Además, el funcionario no permanece desocupado, todo lo contrario, esta organizando las elecciones parlamentarias que prácticamente son en unos días y las de presidente en pocos meses. El presidente ha dado su palabra de honor de que la ley se respetará y el calendario electoral es una ley. ¿Qué necesidad tiene el ministro de pretender engañar a Colombia? La sinceridad y la franqueza le fallan. La verdad es que no se depuro el ceso electoral como era debido, por el ministro de hacienda el año pasado no giró los recursos indispensables para hacerlo. La culpa no es del Registrador, es del gobierno, del ministro de Hacienda.

Un grave problema del actual gobierno es el de que sus pecados se los achacan a quienes menos deben responder. Son cobardes y temerosos


Sobre esta noticia

Autor:
Valentinadiazgomez (298 noticias)
Visitas:
1987
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.