Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La filosofia de Jefferson

16/12/2018 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Jeffersoniano o Hamiltoniano? Se espera que cada estudiante universitario, de hecho cada persona que sabe leer y escribir, elija un bando y se etiquete en el Gran Debate. La mayoría de la gente hoy se considera a sí misma como jeffersonianos. Grupos tan diversos como el movimiento de los Derechos de los Estados (o Dixiecrat) y los comunistas se consideran herederos del manto de Jefferson. Al mismo tiempo, los sureños conservadores se refieren a sí mismos como "demócratas de Jefferson", mientras que la principal escuela revolucionaria marxista en el país se llama "Escuela de Ciencias Sociales de Jefferson". En medio de esta confusión por encontrar la verdadera imagen de Jefferson, el hombre y el filósofo político es una tarea extraordinariamente difícil.

Un mosaico desconcertante

El análisis de Jefferson se hace mucho más difícil por la naturaleza compleja de la personalidad y la carrera de Jefferson. Un hombre de intelecto brillante; muy interesado en toda la gama del pensamiento humano, desde la economía hasta la arquitectura y la agricultura científica; activo, dinámico y animado en una asombrosa multitud de empresas, y además un líder político la mayor parte de su vida, necesariamente presenta a la posteridad un mosaico desconcertante. La política en sí misma es un asunto cotidiano, que impone por su propia naturaleza al político una serie de cambios y compromisos. Thomas Jefferson combinó dentro de sí las cualidades de un espíritu intelectual en alza, en busca de un principio político, un hombre de asuntos ocupado y un jefe político. Cuando se recuerda que Jefferson dominó el escenario durante los años más vitales de la República (Independencia de la revolución, Constitución, Crecimiento, Guerra, etc.), se vuelve más comprensible que tantos grupos opuestos puedan elegir su inmenso registro de escritos. Y acciones de apoyo a sus propias ideologías.

¿Un simple escribano?

Pero para un observador imparcial que explora a Thomas Jefferson, sus principios se destacan como indelebles y cristalinos. Su filosofía política se ha incrustado profundamente en el alma de Estados Unidos y se ha grabado en las mentes de innumerables estadounidenses de generaciones posteriores. Su logro ha sido burlado tanto por los hamiltonianos de nuestros días como por los suyos. Hamilton, afirman, era un hombre de acción constructivo y práctico. Él financió la deuda nacional, reformó la administración del gobierno, estableció un banco nacional, etc. Jefferson era un mero creador de frases y escritor. Estos "hombres prácticos" no logran comprender que las fuerzas que generan las acciones de los hombres, y por lo tanto la historia humana, son, para bien o para mal, las ideas de los hombres. Las ideas, políticas, económicas, éticas, estéticas, religiosas, tienen un significado primordial para la acción humana en el presente y durante los siglos. Es ridículo afirmar que las medidas financieras de Hamilton fueron de importancia comparable a la Declaración de Independencia o las Resoluciones de Kentucky.

La batalla entre Jefferson y Hamilton, sin embargo, es de gran importancia, y precisamente porque representó un choque entre dos sistemas de principios políticos que contrastan fundamentalmente. La filosofía política de Jefferson se resume en la frase: "El mejor gobierno es el que menos gobierna". Recibió su mejor expresión en nuestra propia Declaración de Independencia: el hombre está dotado por Dios de ciertos derechos naturales; "para asegurar estos derechos, los gobiernos se instituyen entre los hombres, derivando sus justos poderes del consentimiento de los gobernados", y cuando el gobierno se vuelve destructivo para ese fin, la gente tiene el derecho de cambiar la forma de gobierno en consecuencia. Así Jefferson, como John Locke había hecho un siglo antes, cambió drásticamente el énfasis moral del Estado al individuo. En la era absolutista y feudal de la cual comenzaba a emerger el mundo, el derecho divino se asentaba solo sobre los reyes, la nobleza; en definitiva, el Estado y sus gobernantes. Para Jefferson, los derechos divinos fueron conferidos a cada individuo, no a los gobernantes del Estado.

La gran lección Jeffersoniana

¿Cuáles eran estos derechos naturales? El derecho fundamental, del cual se deducen todos los demás, es el derecho a la vida. Cada individuo tiene el derecho moral de vivir sin la interferencia coercitiva de los demás. Para vivir, debe ser libre para trabajar y adquirir propiedades, para "perseguir la felicidad". En términos políticos, el único derecho natural importante es la legítima defensa; La defensa de la vida, la libertad y la propiedad de un ataque invasivo. La función del Estado, entonces, es usar su poder de fuerza para prevenir y combatir los intentos de usar la fuerza en la sociedad. Si el Estado extiende sus poderes más allá de esta función de "policía en la esquina", en sí mismo se convierte en el mayor tirano y saqueador de todos ellos. Dado que el Estado tiene monopolio de fuerza virtual, sus potencialidades para el mal son mucho mayores que las de cualquier otra institución. El pueblo debe mantener constantemente a su Estado pequeño y local, e incluso entonces debe verlo con gran vigilancia para que no se vuelva loco. Esa es la gran lección de Jefferson, y es una que todos los estadounidenses deben comenzar a aprender nuevamente.

Desde esta piedra angular básica, el resto del edificio Jeffersoniano se deduce fácilmente. Explica su apasionada adhesión de por vida a los derechos de los Estados, su decidida oposición a John Marshall en la exitosa campaña de este último para hacer que la Constitución sea más elástica y permitir una extensión más amplia del poder federal, su desconfianza en la Constitución y la insistencia en incorporar Una Carta de Derechos.

La posición de Jefferson sobre la política exterior provino de la misma fuente. No creía que nuestro gobierno, o cualquier otro gobierno, estuviera equipado para rehacer el mundo por la fuerza a nuestro gusto. Era francamente un patriota de todo corazón, cuyo amor natural por la tierra y su país se vio reforzado por el hecho de que Estados Unidos constituía el Gran Experimento de la Libertad. Su política exterior se expresó en esta frase clásica: "Paz, comercio y amistad honesta con todas las naciones, enredando alianzas con ninguna". Particularmente notable fue su desconfianza perceptiva del astuto imperialismo de Gran Bretaña.

El escote fundamental

En la esfera económica, Jefferson no era anticapitalista, como lo acusaron sus enemigos. Él creía en la verdadera libertad de empresa, no comprometida por las regulaciones del Estado o las concesiones de privilegio de monopolio. Su oposición al papel moneda y a un banco central se basaron en una visión profunda de la entonces nueva ciencia de la economía. Los escritos casi desconocidos de Jefferson sobre los bancos, el dinero y las depresiones demuestran que él fue directo sobre los supuestos "hombres prácticos" que se opusieron a él. Lo que desde entonces se ha interpretado como una retórica anticapitalista, fue simplemente la expresión por parte de Jefferson de una preferencia personal por el suelo y un disgusto por la vida de las ciudades.

La importancia de la lucha de Jefferson-Hamilton ha sido, por desgracia, oscurecida. Es una lucha que, de una forma u otra, ha seguido marcando a nuestro país desde su inicio. Hamilton y los federalistas creían en el poder cada vez mayor del gobierno federal, una gran cantidad de regulaciones gubernamentales, controles y privilegios especiales en la vida económica, el aplastamiento de los estados y la limitación de los derechos del individuo. Su ideal era el modelo británico, un monarca fuerte que gobernaba el país en nombre del "bienestar general"; Falla la adopción de un monarca, un presidente fuerte para actuar como déspota benévolo. En asuntos exteriores, los federalistas consideraron al Imperio británico como amigo y aliado. El federalismo hamiltoniano era, en el sentido más profundo, antiamericano; representaba una conciencia que se remonta al modo británico imperial, una retención de las formas típicamente europeas de un gobierno central fuerte y una "economía planificada" semi-socialista. Nuestra Constitución fue forjada como un compromiso entre las fuerzas de Jefferson y Hamilton, con James Madison actuando como el eterno caminante de la cuerda floja y el tendido de la cerca entre los dos campos. Los adornos, la retórica, los problemas específicos han cambiado, pero la división fundamental permanece, sin resolver, en la escena estadounidense.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1307 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
855
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.