Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La sexta extincion etá determinada por el cambio climático, una de cada seis especies está ya en peligro

26/02/2018 11:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los biólogos llevan años tratando de evaluar cómo y a qué velocidad afectará el aumento de la temperatura global a la biodiversidad. El problema es que las predicciones del porcentaje de especies varían mucho dependiendo de habitat y el clima global

 

 

A tasa de pérdida de especies actual ha llevado a los científicos a afirmar que estamos viviendo la 'sexta gran extinción'. La velocidad de pérdida de especies es similar a la de las otras cinco anteriores que han ocurrido en la Historia de la Tierra, como la que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años. La mano del hombre está detrás de esta desaparición en masa. Edward O. Wilson, profesor emérito de la Universidad de Harvard y padre del concepto de biodiversidad, aúna las causas de esta sexta extinción en la ya célebre palabra HIPPO (hipopótamo), las siglas en inglés de pérdida de hábitats, especies invasoras, contaminación, superpoblación y captura excesiva de especies salvajes.

Pero la fauna, las especies vegetales y otros muchos organismos que atraen menor atención tienen también un reto importante en el cambio climático. Los biólogos llevan años tratando de evaluar cómo y a qué velocidad afectará el aumento de la temperatura global a la biodiversidad. El problema es que las predicciones del porcentaje de especies que se extinguirán a consecuencia del cambio climático varían mucho dependiendo de las especies que se tengan en cuenta, la región geográfica o los factores que se tengan en cuenta.

Un investigador del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Connecticut (EEUU), Mark Urban, ha evaluado 131 trabajos científicos importantes publicados al respecto y ha incluido factores conocidos que afectan a la biodiversidad para tratar de obtener mediante un modelo una conclusión sobre cómo afectará el cambio climático a las especies en un futuro afectado por el cambio climático. Y las conclusiones, publicadas en la revista 'Science', son impactantes.

El primer dato relevante que presenta Urban es que cerca del 16% de las especies de todo el mundo desaparecerán si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan creciendo como hasta ahora. Dicho de otro modo, una de cada seis especies que conocemos no se las podremos enseñar más que en fotos a nuestros nietos.Además, las regiones que sufrirán en mayor medida el impacto del aumento de temperaturas son Sudamérica, Australia y Nueva Zelanda.

"En realidad, el estudio también llama la atención sobre regiones como Asia, donde hay pocos estudios científicos publicados y es difícil extraer una conclusión. Pero el trabajo indica que el rango podría ser de menos del 10% o de cerca del 30% de especies extintas", explica Mario Díaz, jefe del Departamento de Biogeografía y Cambio Global del Museo Nacional de Ciencias Naturales del CSIC. "Pero lo más llamativo no es tanto el porcentaje de especies que desaparecerán, sino lo claro que refleja el trabajo que la extinción de especies crecerá de forma exponencial con el aumento de la temperatura", dice el investigador español.

En realidad, los porcentajes resultantes en el estudio no deben ser tomados al pie de la letra. Tal y como explica Mario Díaz, los modelos incluyen muchos factores que pueden variar y hacer oscilar un resultado del 14% de especies perdidas hacia un 7% o hacia un 21%. Lo que es verdaderamente relevante del trabajo de Urban es la vinculación directa entre aumento de temperatura y extinción de especies. Y, más aún, que el aumento de la tasa de desaparición crece desproporcionadamente -de forma exponencial, no lineal- con cada aumento de una grado de temperatura.

Según Mark Urban, el porcentaje de extinciones actual es del 2, 8%. Si se cumpliesen los objetivos a los que aspira la comunidad internacional y que han sido reconocidos en las Cumbres del Clima de Naciones Unidas de un aumento máximo de temperatura global de 2ºC, las especies desaparecidas a escala global serían el 5, 2%. Pero si el aumento llegase a ser de 3ºC, la tasa de extinción pasaría al 8, 5%. Y el el caso de que llegase a los 4, 3ºC -escenario al que se llegaría con el ritmo actual de crecimiento de emisiones- las desapariciones alcanzarían al 16% de las especies.

"No debemos esperar a tener más datos para actuar contra el cambio climático, a ser posible reduciendo la emisión de gases de efecto invernadero", escribe Janneke Hille Ris Lambers, de la Universidad de Washington, en un artículo que acompaña el trabajo de Urban. "Si no lo hacemos, está claro que pronto podremos observar directamente los impactos del cambio climático sobre la biodiversidad", sentencia.

Un niño que nazca estos días verá cómo, cuando deje este mundo, unas 400 especies de animales lo harán con él. Según un estudio con datos de los últimos cinco siglos, la tasa de extinción de especies se ha multiplicado más que por 100. El ritmo, además, se ha acelerado en las últimas décadas por la acción del hombre. Bienvenidos a la sexta extinción masiva de la vida sobre este planeta.

No es la primera vez que la Tierra sufre una gran extinción de especies. En el imaginario colectivo está la de los dinosaurios, hace 65 millones de años. Desaparecieron alrededor del 75% de las especies. Pero antes hubo otras cuatro, aún más mortíferas. Aquellas cinco extinciones masivas fueron causadas por fenómenos naturales, ya fueran meteoritos desde el espacio, supervolcanes o hasta la explosión de una supernova. Ahora, sin embargo, es una de las especies, la humana, la que estaría provocando la desaparición acelerada de las demás.

Un grupo de investigadores mexicanos y estadounidenses ha usado la base de datos de la Union Internacional para la Conservacion de la Naturaleza  (IUCN) para estimar la actual ratio de extinción de especies. Se centraron en los vertebrados porque son de los que hay más datos, ya sea en el registro fósil o en los registros históricos.

Sin humanos, tendrían que pasar 10.000 años para que desaparecieran las especies extinguidas en 100 años

Encontraron que, desde 1500, hay pruebas de la desaparición de 338 especies. Otras 279 ya solo se pueden encontrar en los zoos o, ante la falta de avistamientos, posiblemente se hayan extinguido. En total son 617 especies de vertebrados que han desaparecido. Y, según publican en Sience Advances, la mayoría de las extinciones se han producido en el último siglo.

"Nuestro trabajo indica que ya hemos entrado en la Sexta Extinción Masiva sin duda alguna", dice el investigador del Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México y principal autor del estudio, Gerardo Ceballos. Esta gran extinción es además diferente de las cinco precedentes. "La diferencia es que todas las anteriores fueron causadas por fenómenos naturales, esta está siendo causada por el ser humano. Otra diferencia es el periodo tan corto en que está ocurriendo", añade.

Quedan muchas incertidumbres, y los biólogos continuarán mejorando las predicciones de pérdida de la biodiversidad, incluido el cambio climático como causa principal

Pero la cifra de 600 especies puede que no diga mucho. Hacía falta un punto de referencia para poder valorar el ritmo de desaparición actual, una especie de tasa de extinción natural. En 2011, otro grupo de investigadores liderados por el paleontólogo de la Universidad de California en Berkeley (EE UU), Anthony Barnosky, que participa en el actual estudio, realizaron un intenso análisis de los registros fósiles de los últimos dos millones de años. Así, estimaron que esa tasa natural de extincion rondaría la cifra de 1, 8 por cada 10.000 especies cada 100 años.

El gráfico muestra el porcentaje acumulado de especies de vertebrados (mamíferos, pájaros, anfibios, peces o reptiles) extinguidas desde 1500. La línea eadEl gráfico muestra el porcentaje acumulado de especies de vertebrados (mamíferos, pájaros, anfibios, peces o reptiles) extinguidas desde 1500. La línea punteada es la tasa natural de extinción.GRAFICO de LA FASE NATURAL DE LA EXTINCION de ANIMALES

 

 

 

En la actualidad, entendida como los últimos siglos, la ratio de extinción es hasta 100 veces mayor que la tasa natural. Para hacerse una idea, en un escenario donde prevaleciera esta tasa natural, desde 1900 se habrían extinguido nueve especies de vertebrados. En realidad, se han extinguido 477 especies. Habrían hecho falta unos 10.000 años para acabar con la vida que ha desaparecido en un solo siglo.

Además, el proceso se está acelerando. Los anfibio son la clase de vertebrados más afectados. Pero si, desde 1500 se había constatado la desaparición de 34 especies anfibias, desde 1980 se han extinguido otras 100. Y eso que no hay que descartar que muchas otras hayan desaparecido sin testigos humanos que lo confirmaran. Los investigadores, que insisten en que sus estimaciones son muy conservadoras, recuerdan que en sus cálculos no tienen en cuenta a las muchas especies que se han convertido en muertos vivientes, con poblaciones tan escasas que su función en los ecosistemas es cercano a cero.

Las señales de la gran extinción

Para Ceballos, los factores que explican estas extinciones son la destruccion total del habitat, la sobreexplotación de especies, la contaminación y el cambio climático. "Todo se deriva del tamaño de la acción y desarrolo  humanos: el tamaño de la población que sigue creciendo, la desigualdad social, la ineficiencia tecnológica. Esas son los factores fundamentales de este enorme problema que amenaza a la humanidad", sostiene.

En sus conclusiones, los autores advierten de que la ventana de oportunidad para revertir la situación se está cerrando: "Si permitimos que el actual ritmo elevado de extinción continúe, los humanos pronto, en el breve espacio de tres vidas humanas, se verán privados de los muchos beneficios de la biodiversidad. En la escala temporal humana, esta pérdida será definitiva como muestra que, tras las pasadas extinciones masivas, la vida necesitó centenares y millones de años para volver a diversificarse". Para entonces, igual ni estamos

Una sexta parte de las especies que hoy en día habitan nuestro planeta están condenadas a desaparecer si el calentamiento globalcontinúa al ritmo actual. Así se afirma en un estudio que publica la revista «Science», y cuyas conclusiones son muy importantes pues hasta ahora las predicciones sobre el riesgo de extinción se movían en un rango enorme, dependiendo de los supuestos geográficos y taxonómicos específicos y del enfoque de cada estudio. Por eso, Mark Urban, del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Connecticut (Estados Unidos), decidió recopilar muchos de los estudios realizados (un total de 131) con el fin de estimar una tasa media de extinción global y determinar cuáles son los factores que contribuyen a la incertidumbre.

Y los resultados del estudio sugieren que la pérdida de biodiversidad no sólo aumenta con el cambio climático, sino que se está acelerando a medida que aumentan las temperaturas. Sudamérica, Australia y Nueva Zelanda, donde la pérdida de hábitats y las barreras al movimiento de las especies son el principal problema, son los lugares donde el riesgo de extinción al que se enfrentan las especies es mayor. El profesor Urban analizó los factores -incluyendo las características específicas de cada región y especie- que influyen en esa predicción del riesgo de extinción y encontró que el factor que mejor explica las variaciones es el nivel futuro de cambio climático.

Así, si se proyecta que las temperaturas suben «solo» 2ºC sobre el nivel anterior a la Revolución Industrial -algo que muchos expertos consideran muy improbable de lograr-, que es el íminimo del Acuerdo del Clima de Paris, Urban sugiere que el riesgo global de extinción aumentará del 2, 8% actual a un 5, 2%. Si ocurre un aumento posindustrial del 3ºC en la Tierra, el riesgo de extinción subiría al 8.5%. Si el calentamiento global mantiene su trayectoria actual, que nos conduce a un aumento de la temperatura de 4, 3ºC sobre el nivel preindustrial, el 16% de las especies se darían de bruces con la extinción. En conjunto, sus resultados sugieren que el cambio climáticoestá preparado para acelerar la extinción en todo el mundo a menos que adoptemos nuevas estrategias para limitarlo y pongamos en práctica estrategias específicas de conservación para proteger las especies amenazadas.

Además del papel de las emisiones de gases de efecto invernadero y de la geografía, el estudio encontró mayor pérdida de biodiversidad en los estudios centrados en especies endémicas, pero en cambio encontró pocas variaciones entre grupos taxonómicos. No obstante, las mayores incógnitas acerca de la pérdida de la biodiversidad por el cambio climático surgen de procesos que nunca -o solo en raras ocasiones- se incluyen en los modelos predictivos.

Así, hay muchas preguntas a las que los modelos aún no dan respuesta. Por ejemplo,  ¿puede la adaptación o el comportamiento amortiguar los impactos negativos del cambio climático?Teniendo en cuenta que la extinción no es instantánea, ¿con qué rapidez se pierde la biodiversidad? ¿Otros factores de cambio global, como las especies invasoras, exacerban los impactos del cambio climático? ¿Pueden las interacciones entre especies magnificar o al contrario, minimizar, la pérdida de biodiversidad por el cambio climático? Estas son preguntas de difícil respuesta que los biólogos apenas están empezando a abordar al considerar los impactos del calentamiento global sobre la biodiversidad.

En la mitad de lo que bien podría ser la década más cálida de los últimos 170 años, este estudio viene a unirse a muchos otros que sugieren que el cambio climático tendrá enormes repercusiones en los organismos con los que compartimos nuestro planeta.

Quedan muchas incertidumbres, y los biólogos continuarán mejorando las predicciones de pérdida de la biodiversidad frente al cambio climático mediante la recopilación de datos adicionales y la incorporación de variables adicionales en los modelos. Sin embargo, no hay que esperar a completar estas previsiones antes de actuar, preferentemente reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, pero también poniendo en marcha estrategias para mitigar los impactos negativos del cambio climático sobre la biodiversidad, advierten los investigadores. Si no lo hacemos, detalla Urban en «Science», «es evidente que pronto seremos capaces de observar directamente los impactos del cambio climático en la biodiversidad»

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1428 noticias)
Visitas:
1449
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.