Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Angelalirio escriba una noticia?

La verdad del conflicto

12/03/2016 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Esclarecer el paramilitarismo, demanda de los actores del conflicto armado, se despojen de ataduras, mentiras, hipocresía, silencios, embustes, ficciones y falsificaciones para que florezca la verdad

Por: Angel Alirio Moreno Mateus

Ahora que las FARC-EP vienen entregando información sobre áreas contaminadas por la confrontación armada, como parte del proceso de desminado dentro de plan piloto en la búsqueda de confianza y avance en el desescalamiento del conflicto, incluyendo la totalidad de dos extensiones rurales claves como corredores de la guerra, Santa Helena en el municipio de Mesetas en el Departamento del Meta y la vereda El Orejón en Briceño Antioquia, proceso que cuenta con acompañamiento de la ONU y del gobierno de Noruega, es momento propicio para interpretar que el proceso de paz en Colombia se está materializando. 

El marco de las conversaciones de La Habana, lugar en el que en mi opinión hay un nuevo factor de poder público colombiano, aunque extraterritorial y válido para la fijación de la política pública de Colombia, contiene un punto esencial y sustancial que las partes no podrán eludir: Esclarecer el fenómeno del paramilitarismo. Ese punto, demanda que todos los actores del conflicto armado en Colombia, se despojen de ataduras, mentiras, actos de hipocresía, silencios, embustes, ficciones y falsificaciones para que florezca la verdad. Una verdad que la paz estable y duradera espera con ansiedad.

En mayo de 1984, se acordó entre las FARC y la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar de una parte y el Gobierno de Belisario Betancur de la otra, un cese al fuego y como consecuencia se otorgó por parte del Estado colombiano el avance hacia el ejercicio del derecho a la participación política de esa fuerza insurgente integrada, naciendo a la vida política electoral la Unión Patriótica UP de la que en algunas partes de la geografía nacional formaron parte simpatizantes de otras fuerzas insurgente, pero que posteriormente avanzaron en reinserción como el Movimiento 19 de Abril y el Ejército Popular de Liberación. El M-19 y el EPL firmaron acuerdos con el gobierno nacional y participaron en las elecciones para integrar la Asamblea Nacional Constituyente, que concluyó con la carta política promulgada en 1991 y que hoy ha sido enmendada cuarenta veces, desmontando parte de las reivindicaciones de esa reinserción.

La Unión Patriótica irrumpió en el escenario electoral en 1984 como experiencia de participación política de las FARC

En 1989, se realizó entre marzo y abril, la segunda cumbre de la coordinadora guerrillera Simón Bolívar, decidiendo participar de la Asamblea Nacional Constituyente, impulsando delegatarios de la Unión Patriótica. El 9 de diciembre de 1990, el mismo día de las elecciones para integrar la constituyente, el gobierno nacional, desde tempranas horas inicia el bombardeo y la toma a casa verde, santuario del secretariado general de las FARC. Este acto bélico y de rompimiento al cese al fuego acordado unos años atrás, fue leído por la sociedad civil y por las FARC, como una demostración de declaratoria de guerra; tres meses antes, el Ejército Nacional había bombardeado La Uribe, Mesetas y el corredor del bloque oriental de las FARC. La UP obtuvo sólo dos curules en las elecciones de ese día. Un año después el 9 de diciembre de 1991, en todos los territorios en donde las FARC tenia operaciones, se llevó a cabo una  radio conferencia nacional por parte del secretariado en conmemoración al primer año de la toma a casa verde, a la que sobrevivió la cúpula guerrillera. Como testigos fueron convocados “retenidos voluntariamente” varios periodistas desde el 8 de diciembre, a los campamentos. Fui testigo ocasional de la conferencia, pasé la noche y amanecí junto con la prensa regional de la provincia de Vélez, en el campamento del frente 23. La guerrilla evaluó su futuro. Ya se habían incorporado a ella, buena parte de los ex guerrilleros del M-19.

Ya la Unión Patriótica había avanzado en el crecimiento político y electoral. Había logrado curules en los concejos municipales y algunas alcaldías propias y en coalición, puesto que se había implementado por efectos del Acto Legislativo 01 de 1986, la elección popular de alcaldes. Los antagonistas de las FARC, ante la aparición y materialización de espacios de poder de la U.P. y tras la prédica de la mezcla de armas y política, arreciaron en el fortalecimiento de alianzas políticas en las que se mezclaron líderes de todos los partidos, particularmente del bipartidismo radical de derecha, para acercarse a los sectores emergentes del narcotráfico que habían organizado el movimiento irregular, MAS, muerte a secuestradores. Desde ahí, hubo un recrudecimiento de la violencia política, similar a la de 1926 con la masacre de las bananeras, la del gobierno de Olaya Herrera y la violencia generada después de la muerte de Jorge Eliecer Gaitán en 1948 con el derramamiento de sangre hasta el Frente Nacional.  Es hora que todos nos alistemos para la verdad. La justicia transicional, el tribunal de paz espera por todos aquellos que participaron del conflicto armado, desde actores materiales, financiadores, aportantes de insumos, tanto a la guerrilla, como a los paramilitares. La amnistía y el indulto les permitirán avanzar como futuros constructores de paz y trabajadores de la democracia.   


Sobre esta noticia

Autor:
Angelalirio (84 noticias)
Visitas:
634
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.