Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La lógica y la desutilidad del trabajo

8
- +
24/03/2020 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEn La acción humana, Mises establece un principio que no gusta a un número de estudiantes de economía austriaca. En los años que he enseñado La acción humana en el Seminario de Graduados de Rothbard, a menudo surge la misma objeción al principio de Mises. Es una objeción valiosa para discutir en una columna sobre filosofía, porque se basa en una falacia lógica.

¿Cuál es el principio que suscita tanta oposición? Mises primero contrasta un mundo posible con nuestro propio mundo:

En un mundo en el que el trabajo se economiza sólo por el hecho de estar disponible en una cantidad insuficiente para alcanzar todos los fines para los que puede ser utilizado como medio, la oferta de mano de obra disponible sería igual a toda la cantidad de trabajo que todos los hombres juntos son capaces de gastar. En tal mundo todos estarían ansiosos por trabajar hasta que hubieran agotado completamente su capacidad momentánea de trabajo. El tiempo que no se requiere para la recreación y la restauración de la capacidad de trabajo, agotado por el trabajo anterior, se dedicaría enteramente al trabajo. Toda no utilización de la plena capacidad de trabajo se consideraría una pérdida. Con la realización de más trabajo se habría aumentado el bienestar de la persona. El hecho de que una parte del potencial disponible quedara sin utilizar se evaluaría como una pérdida de bienestar. La idea misma de la pereza sería desconocida. Nadie pensaría: podría hacer esto o aquello, pero no vale la pena, no paga, prefiero mi ocio.

Mises describe entonces nuestra propia situación:

En nuestro mundo actual las cosas son diferentes. El gasto de trabajo se considera doloroso. No trabajar se considera un estado de cosas más satisfactorio que trabajar. El ocio es, en igualdad de condiciones, preferible al trabajo. La gente trabaja sólo cuando valora el retorno del trabajo por encima de la disminución de la satisfacción causada por la reducción del ocio. Trabajar implica desuso.

La psicología y la fisiología pueden intentar explicar este hecho. No hay necesidad de que la praxeología investigue si pueden o no tener éxito en tales esfuerzos. Para la praxiología es un dato que los hombres están deseosos de disfrutar del ocio y, por lo tanto, miran a su propia capacidad de producir efectos con sentimientos diferentes a los que miran a la capacidad de los factores materiales de producción. El hombre, al considerar el gasto de su propio trabajo, investiga no sólo si no hay un fin más deseable para el empleo de la cantidad de trabajo en cuestión, sino también si no sería más deseable abstenerse de cualquier otro gasto de trabajo.

Como nos interesa la praxiología en el análisis del mundo en que vivimos, Mises propone añadir a la praxiología el principio de la desutilidad del trabajo. Esto complementaría el concepto de acción con un supuesto empírico auxiliar. Una vez introducido este supuesto, el razonamiento procede a priori utilizándolo como premisa, al igual que el razonamiento a partir del concepto de acción. Pero las conclusiones que dependen de ella como premisa no serán a priori verdaderas, porque emplean una premisa empírica.

Ahora estamos listos para la objeción. Los objetores, llamémoslos los remonstrantes austriacos, señalan que el trabajo tiene una utilidad marginal decreciente. Dado que, por definición, el ocio renunciado es el coste de oportunidad del trabajo, la disminución de la utilidad marginal del trabajo es equivalente a la creciente utilidad del ocio. Por lo tanto, es cierto a priori que el ocio es un bien, es decir, que el trabajo tiene una desutilidad, porque esto se ha deducido directamente de la ley de la utilidad marginal decreciente, lo cual es cierto a priori. Por lo tanto, no es necesario añadir la desutilidad del trabajo como supuesto empírico auxiliar.

Los demandantes austriacos, sospecho, están pensando en este tipo de casos. Alguien valora tanto las manzanas como las naranjas y tiene la opción de consumir unidades de cada una. Aquí el costo de oportunidad de consumir una manzana es consumir una naranja, y viceversa. A medida que la persona continúa consumiendo manzanas, la utilidad de hacerlo disminuirá, y esto equivale a un aumento en la utilidad de consumir naranjas, y viceversa.

El problema de este argumento es que asume como premisa lo que pretende probar. Decir que el ocio renunciado es el coste de oportunidad del trabajo es tomar como dado que el ocio es un bien, exactamente lo que está en juego en su disputa con Mises. La supuesta demostración de la ley de utilidad marginal decreciente fracasa, porque todo lo que la ley muestra en este caso es que la aplicación de unidades adicionales de trabajo tendrá utilidad decreciente. Pero, para todos los demandantes austriacos que han demostrado lo contrario, el proceso de añadir unidades de trabajo adicionales podría continuar mientras fuera físicamente posible para el trabajador.

El caso del trabajo contra el ocio como mercancía no es como el ejemplo de las manzanas y las naranjas. En ese caso, se nos da que la persona valora tanto las manzanas como las naranjas, y esto no se puede aplicar al caso del trabajo y el ocio sin plantear la cuestión. El caso de trabajo y ocio es en cambio como este caso: Alguien puede elegir entre manzanas y naranjas podridas. No le sirven las naranjas podridas, así que aunque aplica cada unidad adicional de manzanas a los usos que valora menos en su escala de utilidad, no es el caso de que el coste de oportunidad de las naranjas podridas aumente.

Hay un pasaje en La acción humana donde una lectura descuidada sugiere que Mises se ha unido a los contrarios, pero en realidad no lo ha hecho. Mises dice:

La visión praxeológica fundamental de que los hombres prefieren lo que les satisface más a lo que les satisface menos y que valoran las cosas en base a su utilidad no necesita ser corregida o complementada por una declaración adicional sobre la desutilidad del trabajo. Estas proposiciones implican ya la afirmación de que el trabajo es preferido al ocio sólo en la medida en que el rendimiento del trabajo es más urgentemente deseado que el disfrute del ocio.

En la última frase de este pasaje, Mises no admite que el ocio es el coste de oportunidad del trabajo. Al decir que «el trabajo es preferido al ocio sólo en la medida en que el rendimiento del trabajo es más urgentemente deseado que el disfrute del ocio», no asume que el ocio es disfrutado, en una u otra medida. La afirmación sigue siendo cierta si el disfrute del ocio es inexistente. El hecho de que se disfrute del ocio es una suposición empírica, y Mises cree que es necesario añadirla. Como de costumbre, tiene razón.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2041 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
65
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.