Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Los gozos y las sombras

09/10/2017 16:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Simone de B. en su novela “Todos los hombres son mortales” deja entrever con suma claridad y un exquisito lenguaje, la histeria, el complejo de la culpa

Sobre sexualidad

 

 

 

En el entorno que Freud aborda “Algunas consecuencias psíquicas de la diferencia anatómica de los sexos”  llama la atención que lo hace desde una centralización masculina: “envidia del pene”,  complejo de castración”, “sexualidad inacabada”, es decir nos referimos al continente negro, por eso vamos a dar una vuelta y abordar el trabajo por otro lado: Simone de Beauvoir, París 1908-1986 quien ya en sus primeras novelas sugiere las dificultades sexuales de las mujeres originadas tanto en la represión que ciñe la cultura como el brazo político que las abarca. Difícil es suponer que una mujer piensa. Los pensadores siempre han sido los grandes pensadores. No hay un renglón para las pensadoras de la época medieval, y esto es lo que habla en Simon de B. el silencio sobre la sexualidad femenina. Lo silenciado en ella como poder de goce. Se sabe que es la angustia quién se dirige al deseo, de esto dicen todas y cada una las líneas de sus historias. las locas” “Las mal paridas”, en fin, ese detonar de mujer como la tilinguería hizo que se diera por tierra toda posibilidad de arraigo a un posible pensar: ya sabemos, ellas no piensan. A nadie se le ocurrió supone que si no fuera por la compañía de Simone, quizá el pensamiento de Sartre hubiera sido opacado en una película de época.

Simone de B. en su novela Todos los hombres son mortales deja entrever con suma claridad y un exquisito lenguaje, la histeria, el complejo de  la culpa, y la represión castigada severamente por el deseo. No queda fuera lo político, es decir las políticas sobre la sexualidad que usan a la mujer para sus objetivos. Hay dinero: tengan hijos, no gocen porque si. No hay dinero: tengan perros y tampoco gocen porque si. En una palabra, represión y goce corren por el mismo camino. Disyuntivamente. Bifurcándose.

¿Es posible esto?

Las fantasías sexuales, existen sólo para los varones. La masturbación también, la infidelidad entre las mujeres árabes merece la muerte, en el resto del universo, la infidelidad es castigada de formas diversas. En algunos ámbitos sociales también el cuerpo de la mujer es gozado y luego castigado hasta morir. Evitar el goce, sólo para tener hijos y no muestres tu deseo, se recatada, no seas buscona, dichos de madres pudorosas de principio de siglo, aunque la historia se repite y si vamos a la antigüedad, nos encontramos con una isla. la de “Lesbos” donde Safo, da vuelta la historia. Aún  recuerdo un episodio narrado por Susana Torres Molina en el cual un hombre sigue a una mujer diciéndole supuestamente “piropos”, pero al ver que ella no acusaba éstos, se da vuelta y persiguiéndolo comienza a decirle también “piropos” que finalizan en tremendos insultos y éste echa a correr despavorido hacia otro lado. Aunque hablemos de la novelística de S. de Beauvoir y su puntapié inicial para que la mujer deje de ser ese oscuro objeto del deseo y tenga su protagonismo en el goce, en el gozar de su sexo. De sacudir su culpa y desabotonar su deseo. Hablemos del significante de Lacan de las fantasías freudianas o no y de la angustia. Estos son los puntos que, con magistral lenguaje en sus novelas Simone de Beuavoir, despliega como una visionaria del goce femenino y puerta de entrada hacia la existencialidad donde la mujer haga nudo al deseo y al goce sexual. Cuando Lacan habla del significante remite a un cuento de Edgar Allan Poe, en el cual, sintéticamente lo buscado está a la vista y por ello no se encuentra. Así es la sexualidad, está a la vista y los ojos de la cultura y política imperantes no dejan ver. Velan  Si, es posible, demasiado posible. ¿Qué es el significante de Lacan? Es lo que no se ve pero representa algo….Simone sacude, hace escuela del peregrinar sexual. Tanto que se la desentiende de lo que ella misma viene a representar. ¡Y… qué de las fantasias???? Bueno dejaremos para más adelante este sacudón muy sacudón para las fantasías, porque hoy está ahí, al alcance de nuestras manos señoras:  el ciber sexo, ¿algo más loco? ¿algo más libre para generar endorfinas? Producto de la represión surge la libertad por este sesgo, seguiremos.

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (997 noticias)
Visitas:
4096
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.