Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

¿Por qué molestarse en estudiar teoría económica?

1
- +
14/05/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lo más emocionante de la metodología austriaca de investigación económica es que, para citar al propio Mises, no relega la economía a las aulas, a las «oficinas de estadística» ni a los «círculos esotéricos». En cambio, ofrece a todos los que buscan tales conocimiento, un conjunto de ideas sobre cómo los hombres se relacionan con otros hombres y cómo la propia sociedad se desarrolló desde condiciones de desesperación empobrecida hasta un mundo de abundancia y comodidad. Uno de los aspectos más devastadores del auge de las matemáticas y el modelado como método de economía es que este cambio empujó a la economía como una ciencia fuera del interés y la comprensión del laico. Se convirtió en un campo de «experiencia» para profesionales que estaban bien entrenados en fórmulas complejas, análisis estadístico y actividades aritméticas. Pero los fenómenos económicos no pueden entenderse de manera adecuada o precisa minimizando el papel de la acción humana en la sociedad. Después de todo, ¿qué es una economía, excepto una metáfora de las miles de actividades, juicios, decisiones de asignación, escalas de preferencias y relaciones interpersonales entre seres humanos reales, vivos y razonados? Una de las lecciones que derivamos del estudio de la economía es que el mundo de riqueza que vemos a nuestro alrededor no está dado en la naturaleza. El hombre no apareció repentinamente en el contexto de una estructura altamente refinada de capital, donde había una división del trabajo completamente desarrollada y un conjunto desarrollado de factores de producción. Estas cosas debían construirse y establecerse a lo largo de miles de años y, lo que es más importante, fueron construidas por actores humanos que retuvieron el consumo y, en cambio, invirtieron sus ahorros en la estructura del capital. Con el tiempo, cuanto más se hiciera esto, más generaciones posteriores se beneficiarían de tales decisiones pasadas. Pero fueron, de hecho, decisiones. Estas decisiones fueron tomadas por seres humanos que determinaron que, al elegir empujar la gratificación hacia el futuro, recibirían más satisfacción que si hubieran consumido en el presente. Además, tales decisiones solo podían tener lugar en la medida en que fueran permitidas; en la medida en que los estados no pudieron impedir que se tomen tales decisiones. Es decir, fue a partir de la libertad de los propietarios privados para asignar libremente sus recursos sin prevención estatal que fue la fuente de la riqueza que rodea a la sociedad moderna. En épocas pasadas, en la era precapitalista, la vida era realmente desagradable, brutal y corta. Era la oscuridad y la noche vieja, donde los hombres tenían vidas de mera subsistencia. Fue la acumulación de capital y la capacidad de la humanidad de volverse más productiva con el advenimiento de la industria lo que finalmente creó el escenario para una era más próspera. El mundo que vemos a nuestro alrededor es el resultado del orden de libre mercado y no lo sabemos porque hemos probado y comparado las sociedades que tienen el mercado con las que no lo tienen, sino porque entendemos las relaciones necesarias que los hombres tienen entre sí, con escasa asignación de recursos, con la estructura de capital, y con la propia naturaleza. Es en el estudio de la teoría económica que tenemos las herramientas necesarias para interpretar el curso del progreso material histórico. Y con la capacidad de interpretar, también tenemos la capacidad de apreciar y tener en alta estima las contribuciones del capitalismo y el orden del mercado. La libertad se puede perder, pero también los beneficios de la acumulación de capital. La estructura de capital bien desarrollada no es un hecho. Puede ser erosionado por los bancos centrales, por las políticas y regulaciones del Estado, por una multitud de personas que no entienden la economía pero que, sin embargo, pululan en Washington en nombre de políticas que solo socavarán el progreso que nos brinda el capitalismo. El capital no es autosuficiente; una vez construido, una vez que ha proporcionado beneficios al mundo, puede ser destruido, socavado y consumido. Esto está en completa contradicción con las narraciones de los marxistas como Thomas Piketty, quienes argumentan que el retorno sobre el capital es determinista; el mero hecho de poseer capital es garantizar los flujos de efectivo futuros a uno mismo. Pero esto es monumentalmente falso. Entre los roles más importantes que juega el capitalista está el de preservar el capital; tiene la carga de garantizar que el capital se invierta en formas que los consumidores demandan y se asigna a fines que cumplen no solo con los caprichos del capitalista, sino con las demandas reales de la sociedad, tal como se comunican a través del mecanismo de precios. Esto significa que el progreso económico depende de las decisiones de los propietarios del capital, que responden no a un mercado que se mueve y sugiere arbitrariamente, sino que amenaza con eliminar el valor del capital ante una interpretación errónea de la demanda de los consumidores. Pero mientras la posibilidad de que un capitalista tome una mala decisión siempre está presente en un mundo de incertidumbre, es el Estado, el que siempre está dispuesto a intervenir en el mercado, que es la amenaza más sistémica y económica para el orden capitalista. En nuestro tiempo, los intelectuales, las masas, los políticos y los medios de comunicación continúan sufriendo lo que Mises denominó la mentalidad anticapitalista. Propagan las mismas ideas que, si se emplean, socavarán los niveles de vida y los medios de vida de millones de personas en todo el mundo. Las narraciones que promueven sobre la riqueza, sobre el progreso económico, sobre la desigualdad y sobre cómo el estado puede salvar al mundo son las descripciones de la destrucción y es la carga del estudiante de economía sólida el contrarrestar este mensaje. Por eso es importante la comprensión de la teoría económica. En la historia de las ciencias sociales, solo recientemente llegamos a comprender la naturaleza de la actividad económica; La economía es, como nos enseñó Mises, la más joven de las ciencias sociales. Pero en nuestro tiempo de economía bastarda y la falsa esperanza de progreso impulsado por el estado, es más imperativo, ahora más que nunca, que logremos la munición intelectual para contrarrestar estos temas. Es bello entender la lógica del progreso material del hombre, de obtener aprecio por un mundo de abundancia que no es un hecho, al ver la relación real de causa y efecto entre la libertad y la prosperidad. La humanidad no puede esperar un progreso continuo si los componentes que llevaron a la prosperidad son diezmados. Y al estudiar economía, tenemos la capacidad de ver estos componentes con una claridad asombrosa. Y además, tenemos en la teoría económica sólida la lente a través de la cual podemos descifrar adecuadamente los diversos problemas de nuestro tiempo. Muy a menudo, los estatistas de diversas franjas nos encontramos con historias competitivas, todos trabajando para ofrecer sus propias soluciones gubernamentales y esquemas de centralización a los problemas del día; desde la desigualdad hasta el desempleo y la provisión de diversos bienes y servicios. Pero de muchas maneras, la falta de una teoría económica sólida es precisamente lo que une a los asesores tecnocráticos y los formadores burocráticos de la política pública. Por lo tanto, corresponde a los que estamos fuera de este ámbito continuar con la profundidad de nuestro propio conocimiento y avanzar en una mejor interpretación de los fenómenos económicos que nos rodean. Debemos leer y entender la teoría económica porque en el conocimiento de la verdad hay esperanza. Para citar a Hans-Hermann Hoppe, «si el poder del Estado se basa en la aceptación generalizada de ideas falsas, en realidad absurdas y tontas, entonces la única protección genuina es el ataque sistemático de estas ideas y la propagación y proliferación de ideas verdaderas». Leemos y compartimos lo que hemos llegado a comprender con quienes nos rodean. Compartimos nuestros conocimientos con nuestros hijos, para la próxima generación, con la esperanza de que lo que se ha ganado no se pierda. En nuestro abrazo de una gran narrativa austro-libertaria del mundo moderno, debemos señalar una y otra vez que fue la libertad caracterizada por el sistema de propiedad privada y la libre empresa lo que sacó a la humanidad de los estragos de la naturaleza; y es por lo mismo que la humanidad puede continuar con tal progresión a pesar de las narraciones del estatismo en todas sus formas, desde el intervencionismo hasta el socialismo y todo lo que está en el medio. Por eso leemos teoría económica.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1502 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
17
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.