Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que seletieneguardado.blogspot.com escriba una noticia?

La mudanza, tu peor enemigo en la búsqueda de amigos

03/08/2009 14:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando sos niño, no decides donde te puedes quedar a vivir, son tus padres los que lo hacen por ti.

No fui ajeno a aquel suceso. Me cambié de casa a los 9 años de edad, cuando contaba tanto con mis amigos de barrio, los que me vieron pasar de bebe a niño, los que me vieron hacer fila para intentar hacer algo con una niña en un baño, con los que practiqué coreografías ridículas para bailar en diciembre.

Un día así como si nada, mis padres dijeron que nos mudabamos. No sabía a que lugar lo haciamos, pero tenía la esperanza de que sería un sitio cercano al hogar que en ese entonces tenía, pero no.

De nuevo cambié de escuela, de nuevo de amigos de colegio y lo que menos quería, nuevos amigos de barrio.

Cuando tantos cambios pasan en tan poco tiempo, nos quedamos por un tiempo algo amargados y no miramos ese lugar como un buen sitio, pero la realidad es que es una ventana de posibilidades.

El lugar en que uno crece entre los 9 y los 15 o 16 años, es donde generalmente conoces el amor de tu vida (o la niña de la cual te tragas por primera vez), un tema a tratar después.

Cuando uno es nuevo en un colegio o en un barrio, las posibilidades de conocer niñas aumenta y por pocos días eres el más atractivo de la cuadra o el más famoso, son tiempos que uno nunca debe desaprovechar.

Yo por mi parte me hice muy amigo de una niña que me convenía mucho. Ella atendía una tienda y pues se enamoró de mi. Era bueno, pues cada vez que iba para el colegio, le pedía cualquier cosa y me la daba. Yo a cambio la hacia reir por las tardes con mis chistes malos, pero nunca llegué a tener algo.

En el colegio solo me acerqué a una niña, que tenía algo de gracia. Tengo que decir que siempre fui exigente en lo físico. Ella me gustaba, pero un problema era que me superaba en tamaño. Nunca fui capaz de presumirle nada tampoco.

Al tiempo me relacioné más con "pelaos" de la cuadra, con los que jugaba fútbol y "baseball" (Exactamente le deciamos "El bate"). Por algún motivo todos mis amigos me superaban en un poco más de 4 años, por lo que siempre conocí niñas un poco mayores que yo. La frase que más escuché por esos días fue: "Si fueras más grande...". La verdad es que esas palabras ya me herían.

Decidí relacionarme más con personas de mi edad, salir con los amigos del colegio. En esta etapa comenzaron las excusas de salir a hacer tareas y desviarnos a jugar "Supernintendo". Lo primero que jugué fue Contra. Confieso que mi amor por los videojuegos entonces fue más grande que por las niñas en esos días. En serio que no tuve para donde mirar.

Y es que cuando las cosas empiezan a cambiar, no podemos hacer más nada que acomodarnos a esos cambios. Ese barrio a mi solo me comenzó a gustar después de un año de habitarlo. La niña que me daba las cosas cuando iba al colegio no la ví más sentada en la ventana de la tienda, seguía juntándome con los amigos mayores y jugando fútbol (de arquero, claro), damas y el bate. Buscar novia era lo que menos me preocupaba, aunque siempre suspiré por más de una que era mayor que yo, no sé por qué tuve siempre esa fijación por las mayores. Así pasó el resto de mi estancia en ese barrio, dónde no veía a qué había llegado, a pesar de tener amigos, me sentía solo y fue el mismo sentir hasta que a ese mugroso barrio llegó ella, una niña con lentes.

El cambio de hogar a algunos los golpea, a otros les da igual, otros sacan beneficio de esa situación. Pero a todos nos pasa lo mismo y define en parte esa capacidad de hacer amistades del hombre. Para mí al principio fue muy fácil, era un barrio recién fundado y mi casa era de las más grandes, así que los amigos debían llegar y los motivos siempre fueron los que yo pensé, lamentablemente. He llegado a ser un adulto y aún no se quienes son mis amigos de toda la vida, porque toda la vida no los tuve a todos, siempre los fui cambiando, respecto fui cambiando de colegio o como fueron cambiando mis "amigos", lo que nunca faltó, fue una mujer en quién me interesara.


Sobre esta noticia

Autor:
seletieneguardado.blogspot.com (18 noticias)
Visitas:
283
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.