Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mrs Bern escriba una noticia?

Ser mujer en tiempos revueltos

07/03/2019 11:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las mujeres del Siglo XXI, son revolucionarias, luchadoras, y herederas de una discriminación que ha pervivido a lo largo de miles de años hasta hace apenas unas décadas, al menos aparentemente

La cultura patriarcal establecida en la sociedad le valió al hombre a lo largo de los siglos para posicionar a la mujer en una situación de inferioridad.Por supuesto que no todos los hombres fueron iguales o injustos, pero ese sistema hacía sentir a la mujer en un plano inferior.

El hastío de aquella situación fue aumentando de generación en generación y con el desarrollo de la ilustración, en el S.XVIII, empezó a cambiar la mentalidad del pueblo.A finales de ese revolucionario siglo la primera mujer que representó a un incipiente feminismo fue la escritora francesa Olympe de Gouges( Marie Gouze.Montabaun, Francia, 7 de mayo de 1748- Paris, 3 de noviembre de 1793).Una mujer que no se callaba y luchaba por una igualdad plena.

Ella fue la autora de los textos de “La declaración de Derechos de la Mujer y la ciudadana”, en los que difundió entre otras ideas que la mujer nacía libre y permanecía igual al hombre en derechos, incluso para pedir el divorcio siendo este uno de los motivos por los que se la castigó a morir decapitada el 3 de noviembre de 1793, en plena revolución francesa.

 

Tuvo que pasar mucho tiempo hasta que surgiera una nueva ola reivindicativa de lucha por los derechos de la igualdad.En el Siglo XIX, se reivindicó el derecho al voto de las mujeres gracias a la alemana clara Zetkin, ( Alemania, 5 de julio de 1857- 20 junio de 1933). Despúes, lucharon en tiempos revueltos valientes mujeres como Emmeline Pankhurst, Rosa Luxemburgo, Clara Campoamor o Simone de Beauvoir, logrando abrir el camino para que la mujer hoy en dia pueda gozar de derechos y libertades.

 

Hoy la mujer puede votar, trabajar y ser independiente económicamente, sin embargo surgen algunas dudas acerca de estos logros .¿es esta igualdad real? ¿Es sólo aparente? ¿Es una farsa? Probablemente quede mucho recorrido para que esta igualdad sea real.

 

Actualmente, en el mundo laboral muchas son las mujeres que cobran un salario inferior a los hombres desarollando un mismo puesto de trabajo, y los altos cargos en empresas o partidos políticos los sigue desempeñando mayoritariamente los varones.

Para combatir la desigualdad, una de las medidas más importantes está en la mentalidad de cada uno de nosotros

 

En algunos casos ofrecen a la mujer puestos de trabajo de categoría inferior aunque posean un expediente curricular brillante, porque a pesar de que en las ofertas de trabajo no se discrimina por sexos, la realidad es que cuando se realiza el proceso de selección, lo más habitual es que a ellas las seleccionen para puestos de perfil tradicional femenino, como secretarias, dependientas, teleoperadoras o administrativas, y a ellos para puestos de más responsabilidad, como contables, directivos o jefes.

Estos estereotipos profesionales pueden estar marcados por una educación heredada de nuestros antepasados, recordemos que hace sólo unas décadas los padres que podían costear estudios a sus hijas las animaban a emprender carreras profesionales que fueran consideraradas socialmente femeninas como por ejemplo, enfermeras, profesoras, secretarias o telefonistas. Ahora los tiempos han cambiado. Las mujeres pueden ser enfermeras pero también médicos, ingenieras de robótica, abogadas, juezas, directoras de cine, e incluso presidenta de un país.

 

En el plano personal, algunos hombres, hoy en día, todavía prefieren compartir su vida con una mujer que tenga un bajo perfil profesional para no sentirse en una situación de inferioridad y así conservar su posición de macho alfa, por otro lado, la vida dentro del núcleo familiar hoy en día está lejos de alcanzar la igualdad de condiciones que se desea.

 

Tenemos mujeres trabajadoras que se encargan casi en exclusiva de las tareas del hogar, un segundo trabajo, por el que se ven sobrepasadas hasta la extenuación necesitando en ocasiones solicitar una reducción de jornada para poder hacerse cargo de tan magnas obligaciones.Sus maridos o compañeros, parece no importarle mucho esta situación y después de trabajar, prefieren jugar con sus videojuegos, apoderarse del mando a distancia del televisor y a veces pulsar el boton ON del lavavajillas.

 

Los padres deben educar a sus hijos desde una igualdad real, esto significa que no vale decirles que todos somos iguales, sino tambíén tienen que vivirlo en sus hogares.No sirve de nada informarles que no hay discriminación entre los hombres y mujeres si dentro de su hogar no ven un ejemplo.

Para combatir la desigualdad, una de las medidas más importantes está en la mentalidad de cada uno de nosotros, no aceptar como herencia la mentalidad ancestral de una existencia de seres de primera y de segunda categoría, que si desempeñamos un mismo puesto de trabajo, debemos cobrar el mismo sueldo, que en casa todos hacemos las tareas del hogar, que las mujeres pueden ser pilotos, juezas, mecánicas, electricistas o carpinteras al igual que los hombres pueden ser modistos, cocineros, secretarios, telefonistas, gobernantes de hotel o empleados de servicio doméstico.

Se enseña con el ejemplo y no sólo con la palabra

Mientras que ese día llegue, sigamos reflexionando, enseñando con el ejemplo o quizás soñando.

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Mrs Bern (2 noticias)
Visitas:
3389
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.