Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Naciones dentro de una nación: Verdadera soberanía para los indios americanos

31/07/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa revista Pipeline Observer entrevistó recientemente a Jeff Deist sobre el tema de las tierras tribales y la soberanía en Norteamérica. Entrevista realizada por Clayton Reeder, publicada originalmente en mayo de 2019.

Pipeline Observer: El Instituto Ludwig von Mises de Alabama es el think tank de libre mercado más popular del mundo y promueve la «Escuela Austriaca» de economía.

Escribiendo en el sitio web mises.org, Jeff Deist recientemente agregó una perspectiva novedosa al interminable debate sobre el trato justo de los pueblos indígenas en Norteamérica.

Deist propuso abordar la cuestión de las «tierras robadas» abandonando el sistema de reservas y cediendo vastas extensiones de tierras federales a las tribus indígenas y dándoles plena soberanía. Esto crearía «naciones dentro de una nación». Las tribus podían conservar, usar, vender o desarrollar la tierra como quisieran.

Esto significaría que no habría impuestos o regulaciones estatales o provinciales o federales. Las agencias gubernamentales no tendrían ninguna jurisdicción allí. Los ejércitos de burócratas ya no administrarían los derechos sobre los recursos y el uso de la tierra. Las bandas tendrían plena propiedad y control dentro de su propio territorio.

Le pedimos a Deist que elaborara estas ideas para poder considerarlas en relación con los intereses divididos de nuestro propio país, especialmente sobre el petróleo y los oleoductos.

PO: Ludwig von Mises dijo que democracia significa «autodeterminación, autogobierno, autodominio». ¿Cree usted que los indígenas norteamericanos tienen democracia en este sentido?

Jeff Deist: Mises elevó la autodeterminación a un principio ordenante de liberalismo. En otras palabras, sin un grado saludable de autodeterminación, ninguna sociedad puede ser verdaderamente liberal en el sentido correcto de la palabra. [Los pueblos indígenas] de Estados Unidos y Canadá ciertamente no gozan de un grado saludable de autodeterminación, a pesar de toda la retórica política. Con su número relativamente pequeño, los [indígenas] no son una fuerza política ni como bloque de votación ni como grupo de presión, al menos a nivel federal, así que ¿de qué sirve la democracia para una minoría diminuta? La soberanía tribal (la soberanía real en el sentido miseseano, el derecho a organizarse políticamente fuera de la jurisdicción de cualquier gobierno federal, estatal o provincial) debe ser reconocida cuanto antes. De lo contrario, todo lo que se habla de Norteamérica como tierra robada está vacío.

PO: Cuando se trata de los indígenas norteamericanos, muchas personas entienden que hay problemas con el status quo. Naturalmente, los conservadores y la izquierda tienden a ver el tema de manera diferente. Por ejemplo, muchos conservadores apoyan la abolición del sistema de reservas y que los indígenas sean más como ciudadanos «regulares». La izquierda a menudo se ve a sí misma como la verdadera defensora de los pueblos indígenas, diciendo que necesitan más apoyo fiscal del Estado para tener más autonomía. Tu idea es muy diferente. ¿Por qué son mejores sus sugerencias?

JD: ¿Deben confiar en los gobiernos de Canadá y Estados Unidos? Es absurdo en su cara. Las tribus deben ser libres para formar naciones dentro de otras naciones, y esas naciones pueden estar tan conectadas o desconectadas del resto de Norteamérica como esas tribus lo consideren conveniente. Ciertamente, debe haber comercio, viajes, diplomacia y comunicación entre estas naciones tribales y el resto del mundo, incluyendo Norteamérica. Ciertamente, los miembros de la tribu deben tener voz en la determinación del grado de conexión y se les debe otorgar la ciudadanía estadounidense y canadiense para vivir fuera de las tierras tribales como estadounidenses o canadienses «regulares» si así lo desean. Y, por supuesto, las propias tribus deberían emitir pasaportes y controlar sus propias fronteras. Es extraño dar tanto de boquilla a la historia, las tradiciones y las prácticas tribales mientras que al mismo tiempo se impulsa la asimilación o la dependencia.

PO: En Canadá, una gran cantidad de tierra podría ser entregada a los indígenas para la agricultura y el desarrollo. En la actualidad, casi el 90 por ciento del país son «tierras de la Corona», es decir, son propiedad de los gobiernos federal o provincial. Las reservas indígenas aquí son tierras de la Corona federal. Los derechos sobre los recursos minerales, energéticos, forestales y de agua de la superficie y del subsuelo son administrados en gran medida por el gobierno y no por el autogobierno indígena. Mientras tanto, muchas reservas son muy pequeñas y remotas, lo que las hace aisladas y débiles económicamente, pero el gobierno crea fuertes incentivos para que la gente se quede allí. ¿Cuál es la conexión entre la propiedad gubernamental y el empobrecimiento?

JD: La tierra era la forma original de riqueza en Norteamérica. Los gobiernos de Estados Unidos y Canadá poseen vastas extensiones de tierra, algunas de las cuales podrían ser cedidas a tribus sin condiciones ni gravámenes, libres y claras. En otras palabras, las tribus deberían ser verdaderamente propietarias de tierras tribales (aunque reconocemos que puede no ser fácil trazar sólo límites y descendientes merecedores). Deberían poder utilizar esa tierra, incluidos el espacio aéreo, las vías fluviales, los bosques, los derechos del subsuelo, los derechos mineros y los derechos de perforación, según estimen conveniente. También deben ser capaces de parcelar, subdividir, vender o pedir prestado contra cualquier porción. Algunas tribus pueden optar por vender tierras inmediatamente y crear fondos para la educación, la vivienda, la atención médica, etc. Algunos pueden optar por dejar tierras importantes completamente intactas, nunca abiertas a los forasteros. La propiedad significa la propiedad, no simplemente el uso beneficioso bajo la vigilancia de los reguladores y señores federales.

PO: En Canadá, hay evidencia de que la mayoría de las comunidades indígenas apoyan el desarrollo de los recursos naturales y quieren participar en grandes proyectos de infraestructura energética como los oleoductos. Estos esfuerzos pueden ser restringidos por la ley federal (por ejemplo, la prohibición de los petroleros en ciertas áreas). Al mismo tiempo, muchos otros grupos indígenas se oponen a este tipo de industria. La oposición de una pequeña minoría puede detener un proyecto para todos los demás debido a la forma en que el gobierno toma decisiones para tales cosas. ¿Cómo aborda su propuesta este tipo de conflicto?

JD: Los conflictos por la tierra, y el uso de la tierra, son siempre locales. Ottawa y Washington, D.C. son claramente inadecuadas para tomar decisiones sobre conflictos tan lejanos. Una vez más, la soberanía significa que los miembros de las tribus locales deciden si se comprometen en la industria y la explotación de los recursos o se centran en la preservación y los proyectos ecológicos. Después de todo, es su propiedad. En cuanto a los oleoductos y la infraestructura que pueden cruzar hacia y desde tierras tribales, el enfoque no es diferente de cualquier proyecto transfronterizo. Las diversas naciones e industrias involucradas negocian, pero ninguna tribu debe ser forzada a participar.

PO: Algunos dirán que sus sugerencias son demasiado extremas. ¿Qué le dirías a la gente que afirma que crear «naciones dentro de una nación» sólo aumentaría la división y crearía nuevos problemas? Incluso podrían sugerir que el aumento de la soberanía sólo agravaría los problemas que a menudo se asocian con las reservas ? el enfoque de la sociedad paralela no ha funcionado.

JD: ¿Los indígenas piensan que la soberanía total es demasiado extrema? ¿Funciona la situación actual, en la que muchas de las reservas son de facto tuteladas por el Estado de bienestar? ¿Existe una mejor respuesta a la pregunta de «tierra robada» que devolverla? Sospecho que muchas tribus se beneficiarían financieramente y crearían un mejor nivel de vida para los miembros de la tribu sin demasiados trastornos. Muchos podrían desear permanecer estrechamente comprometidos con el gobierno de EE.UU. o Canadá y aceptar la continuación de la regulación y los pagos de transferencias (es decir, la asistencia social se convierte en ayuda extranjera). Otros pueden llegar a ser radicalmente independientes y crear verdaderas naciones dentro de una nación. Pero de cualquier manera, si creemos en la autodeterminación ?si realmente creemos en un orden liberal de la sociedad? deberíamos dejar de tratar de «arreglar» los problemas[indígenas] y simplemente conceder a las tribus soberanía y tierras.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1820 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
883
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.