Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valentinadiazgomez escriba una noticia?

Narcos y paramilitares llevan la delantera

12/07/2010 06:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A los colombianos les lavaron el cerebro para hacerles creer que la violencia y el terrorismo es cosa exclusiva de las Farc. Se olvidaron posiblemente intensionalmente que los paramilitares, los narcotraficantes y delincuencia comùn suman un mayor grado de agresion copntra el pueblo colombiano

Las amenazas e intimidaciones cuando no masacres y asesinatos volvieron a ser la noticia del día. La inseguridad pulula por todo el país y nadie se escapa de ser la siguiente víctima. “Hay una falsa creencia acerca de la violencia en Colombia. Se le tiene lavado el cerebro a los colombianos de que el problema de la violencia son "las Farc", "la guerrilla" o “narcoterrorista”. Se le ha hecho creer que habrá paz en Colombia cuando se "acabe" con "las Farc". Eso es totalmente falso. Generando violencia también están los paramilitares, narcotraficantes y la delincuencia común. “Las Frac son solo una parte de la generación de la violencia y por más que sea exterminada, los hechos criminales como amenazas, masacres y asesinatos continuarán”. ¿Se han atacado las causas de la violencia, las que crean el caldo de cultivo o se quiere eliminar solo al violento del momento solamente y dejar el resto intacto? En Colombia hay otras violencias como la intrafamiliar, la que nos insinúa y enseña la TV, la que genera la discriminación social, económica y política y la del hambre y desempleo.

El artista antioqueño, Fernando Botero cuya vida transcurre entre Nueva York, Paris y Roma, afirmó que conocida la realidad del 2010 de su patria, “no descarta retomar el tema de la violencia en Colombia para sus pinturas, que ya ha abordado en cuadros que mostraban a jefes guerrilleros, paramilitares o barones de la droga”. ¿La violencia colombiana le ha vuelto a servir de inspiración como en décadas pasadas?'. ''La verdad es que es algo que a mí siempre me impresiona, la situación de seguridad en Colombia y de violencia…” Expertos aseguran, “es necesaria que las políticas de seguridad que existen en el país sean reestructuradas profundamente. No solo son terrorismo los crímenes y acciones provenientes de la guerrilla, también lo son aquellos concebidos por el narcotráfico, los paramilitares emergentes, algunos elementos de la fuerza pública y la delincuencia común”.

El presidente de la sala administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, magistrado Hernando Torres, divulgó que, “son setecientos los jueces que fueron amenazados en Colombia en los últimos cuatro años. Los más afectados son los jueces especializados, de garantías, de ejecución de penas, además de los magistrados de la Sala Penal de los tribunales superiores y de las Altas Cortes. Los representantes de la rama judicial han recibido amenazas de los actores ilegales del conflicto armado, del narcotráfico, de la delincuencia común, sin desconocer presiones de fuerzas del Estado en diferentes regiones del país, en ciudades capitales y poblaciones con complejidad en el orden público”.

Los artistas colombianos retoman la violencia como tema de sus obras pictoricas, asi como ocurriò en epocas de fatidica recordación

Obispos de diferentes regiones de Colombia manifestaron su preocupación por el incremento de los homicidios. Monseñor Julio Cesar Vidal denunció que, “los profesores de Montería están amenazados por parte de las pandillas. Es un problema de falta de oportunidades para los jóvenes. Más que una respuesta de tipo militar tiene que ser una respuesta de tipo educativo y de oportunidades de trabajo. El problema de violencia en las ciudades se debe a los grupos emergentes, esos grupos que integran las rutas del narcotráfico son los que más asesinatos cometen y han disparado los índices de homicidios”. El obispo auxiliar de Bogotá, Francisco Nieto, señaló que “el gobierno ha puesto interés en la seguridad del país, sin embargo, ese esfuerzo ha llevado a otras realidades como las bandas emergentes criminales, que integran, especialmente, niños y jóvenes. La prioridad no son las armas, es el diálogo y es la inversión social lo que necesita urgentemente el país. Urge brindarle atención a la población que está sumida en la pobreza y en la miseria, que son las principales causas de la violencia. La violencia es un problema de educación y de oportunidades, más que una respuesta de tipo milita. El Gobierno tiene que darle a los colombianos una respuesta de tipo educativo y acompañada de oportunidades de trabajo”.

Las comunidades indígenas del occidente y centro del país afrontan un permanente peligro de desaparecer por causa del conflicto armado. La Organización de Naciones Unidas constataron los riesgos de exterminio a que están sometidas comunidades como los Awá y los Embera. Catalogaron como grave, crítica y profundamente preocupante la situación loa pueblos aborígenes. Preocupa ver la expulsión paulatina de los habitantes en cabildos, resguardos y comunidades campesinas y afro descendientes. El desplazamiento de los pueblos indígenas es el factor más grave y que pone en peligro la sobrevivencia de pueblos que va camino de extinción. “El Estado colombiano no ha cumplido eficazmente con las recomendaciones que formularon desde de la ONU a favor de las comunidades indígenas que están en medio del fuego cruzado en el conflicto armado”.

En una semana, el departamento de Antioquia, ha sido impactado por tres masacres que dejan a menores de edad entre las víctimas mortales, una mujer embarazada y un bebé de 18 meses. “Al parecer, los actos violentos responden a la guerra que sostienen algunas bandas emergentes por el control del micro-tráfico en la zona”. El hecho más reciente ocurrió en el municipio de Uramita, cuando 17 integrantes de una misma familia fueron sorprendidos por una granada que habría lanzado un grupo ilegal armado. Luego del primer ataque los sujetos dispararon en contra de las víctimas indefensas, heridas o moribundas. En Cali los enfrentamientos entre pandillas siguen siendo el drama. Este año han dejado más víctimas mortales que en 2009. “En lo corrido del año se han presentado 900 muertes violentas, en las cuales el 11% de las víctimas son menores de edad. Las capturas a menores de edad también han aumentado. Entre enero y junio de 2009 hubo 778 arrestos, este año van 975, 26 de estos por homicidio·, señala el informe oficial. Esto es solo una muerta de la violencia que vive el país y como se puede observar fácilmente, los hechos criminales no son de la guerrilla vienen de otras partes. Está bien la acción militar y policial contra las Farc, pero, hay que tener en cuenta que no solo ellos son generadores de violencia y terrorismo. Narcotraficantes y paramilitares llevan la delantera.

El problema de la violencia en Colombia es la falta de oportunidades laborales y educación a todos los niveles sin eclusiòn


Sobre esta noticia

Autor:
Valentinadiazgomez (298 noticias)
Visitas:
241
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.