Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Observen a China para aprender sobre Estados Unidos

4
- +
08/10/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageDado que al pueblo estadounidense se le ha inculcado la idea de que es un pueblo libre que vive bajo un gobierno limitado, todo lo que hace el gobierno federal se considera parte integrante de una sociedad libre. A veces es útil examinar lo que hacen los regímenes totalitarios para dar un sentido de realidad a los estadounidenses.

La mayoría de los estadounidenses estarían de acuerdo en que China no es una sociedad libre. Está gobernada por un brutal régimen totalitario comunista no electo que suprimirá cualquier disenso que se considere una amenaza potencial para el control monopólico del régimen sobre el proceso político. Por lo tanto, podemos utilizar con seguridad a China como modelo para un régimen tiránico.

Hace unas semanas, Simon Cheng, de 28 años, un ciudadano chino de Hong Kong cruzó la frontera y entró en la China continental, donde fue arrestado. Al parecer, las autoridades chinas sospechan que está implicado en las recientes protestas que han tenido lugar en Hong Kong. Nadie ha sabido de él desde entonces. Ha desaparecido en las entrañas del sistema de justicia penal comunista de China.

Según un artículo del New York Times sobre el incidente, «Según la legislación china, los sospechosos detenidos por la administración pueden permanecer detenidos hasta 15 días sin audiencias judiciales ni acceso a abogados». Sin embargo, independientemente de lo que la ley diga técnicamente, las autoridades chinas pueden retener a los sospechosos durante períodos de tiempo mucho más largos, a veces indefinidamente. La razón es que no existe un poder judicial independiente que les exija la puesta en libertad de una persona. El poder judicial chino está al servicio del régimen gobernante y se somete a su autoridad.

Además, el régimen puede torturar a los prisioneros y de hecho lo hace. Una vez más, no hay nada que nadie pueda hacer para evitarlo. La tortura es a menudo tan brutal que algunos individuos independientes y valientes que protestaban salen del proceso carcelario como personas quebrantadas, cuyas mentes han sido arregladas a través de una reeducación brutal y tortuosa.

Antes de los ataques del 11 de septiembre, ese tipo de cosas no podían ocurrir aquí en los Estados Unidos, al menos no legalmente. Si el gobierno arrestaba a alguien, se le exigía que presentara cargos formales por escrito (por ejemplo, una acusación) que notificaran a la persona de los cargos que se le imputaban. También tendría derecho a un juicio con jurado en lugar de un juicio con juez o un juicio ante un tribunal. Tenía derecho a un abogado que lo representara. También tenía derecho a un juez independiente. Y nada de castigos crueles e inusuales, como la tortura. Todo esto se debe a que nuestros antepasados estadounidenses tuvieron la sabiduría de garantizar tales derechos en la Carta de Derechos.

Más sobre

¿Y si los funcionarios estadounidenses le hicieran a alguien lo que el gobierno chino le ha hecho a Simon Cheng? En ese caso, la Constitución le permite presentar una petición de hábeas corpus, un derecho que se remonta a varios siglos en la historia inglesa y que en realidad es el eje de una sociedad libre. Un juez federal independiente ordena al gobierno que lleve a la persona a juicio y demuestre por qué no debe ser puesta en libertad. En la audiencia de hábeas, el juez ordena al gobierno que acuse a la persona de un delito o que la libere. No hay detención indefinida, como en China. Y por supuesto, nada de tortura.

Todo eso terminó con los ataques del 11 de septiembre. En ese momento, la rama de seguridad nacional del gobierno federal adoptó muchos de los mismos poderes que el régimen comunista chino, y sin ninguna enmienda a la Constitución. Los militares y la CIA, dos de los principales elementos del estado de seguridad nacional, ahora tienen el poder de tomar a cualquiera, incluyendo tanto a estadounidenses como a extranjeros, bajo custodia militar o de la CIA, simplemente etiquetándolos como «terroristas», retenerlos todo el tiempo que quieran en una mazmorra militar o en un campo de prisioneros secreto de la CIA, torturarlos e incluso asesinarlos. Aunque los estadounidenses todavía tienen el derecho de presentar una petición de hábeas corpus, los jueces federales suelen deferir al Pentágono y a la CIA en su determinación de que una persona representa una amenaza para la «seguridad nacional».

Esto es lo que muchos estadounidenses aún no se dan cuenta: que los funcionarios estadounidenses utilizaron los ataques del 11 de septiembre para destruir la libertad del pueblo estadounidense al adoptar el mismo tipo de poderes totalitarios que ejercen el régimen comunista chino y otros regímenes totalitarios.

¿Quieres otro ejemplo? Como saben aquellos de ustedes que han estado leyendo mis artículos durante algún tiempo, he enfatizado continuamente que el sistema de controles de inmigración de Estados Unidos ha creado un estado policial en el suroeste de Estados Unidos. Como parte de este sistema, los funcionarios federales han estado exigiendo a los ciudadanos estadounidenses que entreguen sus teléfonos celulares y revelen sus contraseñas para que los funcionarios puedan recuperar toda la información en el teléfono celular y hacer una copia de la misma. No hay orden judicial. No hay causa probable ni sospecha razonable de que se haya cometido un delito. Sólo el poder omnipotente en bruto para buscar en el teléfono móvil y, para el caso, el propio ciudadano estadounidense, incluidas las cavidades corporales.

Ahora considera este extracto del artículo de NYT:

Los agentes de las fronteras de China han intensificado el control de las personas que cruzan la frontera desde Hong Kong. Han comenzado a buscar rutinariamente en los teléfonos de las personas que entran al continente desde Hong Kong, aparentemente para identificar a las personas que simpatizan con el movimiento de protesta y para evitar que las fotografías u otra información sobre las manifestaciones se extiendan al continente.

Esto es lo que demasiados estadounidenses simplemente no se permiten considerar: que la conversión del gobierno federal de una república de gobierno limitado a un estado de seguridad nacional terminó destruyendo su libertad y su privacidad. Ah, claro, los estadounidenses pueden reconocer fácilmente la tiranía en el extranjero, pero son incapaces de reconocerla en casa. En casa, ven la tiranía como «libertad» y, lo que es peor, expresan su gratitud por ello. Desafortunadamente, demasiados estadounidenses reflejan las palabras de Johann Goethe: Nadie está más esclavizado sin esperanza que aquellos que falsamente creen que son libres.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1684 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
26
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.