Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

A los ojos del Estado, ahora todos somos (bots) rusos

06/01/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En septiembre pasado, el Consejo Atlántico neoconservador publicó un documento muy informativo. En relación con esta institución se encuentran figuras públicas tan importantes como Collin Powell, Condoleezza Rice y Henry Kissinger. El documento, escrito por John T. Watts, resume las principales conclusiones extraídas en la Conferencia de Desafíos Soberanos de este año en Washington, DC. El texto permite una mirada profunda en algunas de las mentes de la elite estadounidense y sus aliados. Por lo tanto, su lectura es muy recomendable. El lector inclinado, sin embargo, a veces debe pasar por alto las frases vacías y la retórica distraída para llegar al meollo de la cuestión.

En esencia, se trata de mantener el poder. Según Watts, el gran problema es la «desinformación», que se difunde a través de medios nuevos y alternativos. Desestabiliza las instituciones públicas y en el peor de los casos socava la soberanía del estado. Esto debe ser prevenido.

Los neoconservadores son plenamente conscientes de que, en última instancia, cualquier sistema estatal depende de la confianza de sus ciudadanos. La confianza es la base para el funcionamiento de las instituciones estatales. Sin embargo, las nuevas tecnologías de la comunicación han permitido a las corrientes «ideológicas extremistas» difundir sus mensajes tóxicos y privar a las personas de la confianza en las instituciones existentes. Es precisamente esta pérdida de confianza por parte de los ciudadanos la que pone en peligro la soberanía del Estado.1

El flujo de información en la era de Internet juega un papel decisivo porque hace posible, en primer lugar, una «desinformación» dirigida por grupos pequeños pero bien organizados. Conduce a la exageración, el aislamiento y la parcialidad dentro de la propia "cámara de eco". Según Watts, la disponibilidad repentina de grandes cantidades de información puede sobrecargar a una sociedad. Demasiada información inútil y cualitativamente inferior puede llevar al aislamiento y la polarización. Las personas seleccionan específicamente sus fuentes de información y se limitan en el proceso. Incluso tienen que hacerlo en vista de las muchas alternativas disponibles para ellos. Pero al hacerlo, tienden a confiar en aquellas fuentes que confirman y refuerzan sus propios prejuicios.

Para subrayar la gravedad potencial de la situación, Watts se refiere al libro de Nate Silver, The Signal and the Noise, en el que se dibuja un paralelo entre la invención de la imprenta y el advenimiento de Internet. Esta analogía también fue retomada por el historiador escocés Niall Ferguson en su reciente libro The Square and the Tower.2 Ambos autores recuerdan que la invención de la imprenta no solo hizo posible la Reforma de la Iglesia Cristiana por parte de Lutero, sino que también proporcionó un poderoso medio de comunicación para muchos movimientos populistas y, desde el punto de vista de hoy, disuasor. Aquí, por ejemplo, uno puede referirse a la caza de brujas del período moderno temprano. Después de la Reforma de Lutero, Europa también se vio envuelta en siglos de guerras religiosas. ¿Algo similar nos amenaza hoy en la era de Internet? Está claro que también hoy en día las jerarquías y las estructuras de poder existentes se cuestionan y comienzan a fallar. Esto generalmente lleva a las viejas elites a dar todo para mantener su posición privilegiada.

Pero primero hay que aclarar quién está realmente detrás del espectro de la «desinformación». Watts se refiere no solo a todo tipo de "teóricos de la conspiración" como «truthers», «chemtrailers» o «anti-vaxxers», cuyo impacto político y social puede realmente dudarse, sino también a grupos terroristas islámicos o al servicio secreto ruso, que se dice que influyó en el resultado de las elecciones presidenciales estadounidenses a través de redes sociales tan poderosas como Facebook.

En este punto, sin embargo, debemos hacer una pausa por un momento. ¿Es la interferencia en los asuntos políticos de otros países un fenómeno exclusivamente ruso? No. Este ha sido siempre el caso en todas partes, especialmente en los Estados Unidos en la historia reciente. Entonces, si el servicio secreto ruso está detrás de una desinformación específica, ¿puede el establishment estadounidense realmente liberarse de él? Aquí, también, un claro no. Piense, por ejemplo, en la manipulación deliberada de la opinión pública antes de varias intervenciones militares en el Medio Oriente.

Para Watts se trata simplemente de qué narrativa domina y determina la opinión pública. La verdad es un término elástico, afirma. La pregunta es meramente: «¿De quién es la verdad?» Por lo tanto, no es más que una lucha por el poder. Desde este punto de vista, la desinformación es simplemente una verdad que se desvía de la propia verdad y debe ser combatida. La propia verdad se convierte en la desinformación del oponente. Por lo tanto, según Watts, se necesitan nuevos guardianes en el flujo moderno de información. La opinión prevaleciente debe volver a encarrilarse.

Lo bueno, sin embargo, es que Watts está mal. La verdad no es subjetiva. Es, en todo caso, muy limitada en elasticidad. Y si resulta que la narrativa tan dominante hasta ahora del establecimiento estadounidense ha forzado la verdad en un momento u otro, es una bendición que la tecnología de comunicación moderna permita señalar esto de manera crítica y efectiva. Solo podemos esperar que la tecnología siempre se mantenga un paso por delante de los reguladores y guardianes, y que los ciudadanos finalmente confíen en la narrativa más cercana a la verdad.

El artículo original se encuentra aquí.

1.La pérdida de confianza se refleja, por ejemplo, en el Barómetro de Edelman Trust: Informe global de este año. Curiosamente, India, por ejemplo, tiene un índice de confianza más alto que los EE. UU.

2.Se remite al lector interesado a la revisión del libro de Ferguson realizada por el Dr. David Gordon.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1849 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1153
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.