Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Teresa Da Cunha Lopes escriba una noticia?

Participación Política, Democracía Electrónica y Campañas Electorales

08/04/2012 12:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Existe en la política actual una ruptura en el proceso de comunicación. Es por ello, que el problema básico que todos los conceptos de democracia, es la crisis que se percibe en la participación política y el papel disfuncional de los medios de comunicación en los procesos políticos

Participación Política, Democracía Electrónica y Campañas Electorales

Por: Teresa M.G. Da Cunha Lopes

Existe en la política actual una ruptura en el proceso de comunicación. Es por ello, que el problema básico que todos los conceptos de democracia, es la crisis que se percibe en la participación política y el papel disfuncional de los medios de comunicación en los procesos políticos.

El argumento central en que edifican sus reflexiones, parte de que el funcionamiento del sistema político democrático se encuentra interrumpido por la presencia de tres variables:

1) una falta de información y de comunicación entre la población en general y los decisores en el interior del sistema político;

2) una ausencia de participación política, causada por el déficit estructural o funcional del sistema político; y,

3) un efecto negativo de los medios de comunicación de masa, tanto sobre el sistema político en general, como en la participación política en particular.

Ante estos problemas, las posturas de carácter marcadamente “negativista” en contra de los planteamientos e impulsos lanzados por las diversas vertientes de democracia electrónica, se enfocan fundamentalmente contra las que apuestan por vías directas de participación.

Existen algunas vertientes positivas, cercanas a la democratización electrónica de Hagen, que se decantan por modernos diseños. Confían en que la introducción de las redes computarizadas ayudará a aliviar el déficit estructural y funcional que sufre hoy, el sistema político.

En primer lugar, existe la convicción de que nuevos canales informativos y comunicacionales entre la población y los decisores, serán creados, en el sistema institucional, formal e informal, que enmarca la acción de los actores sociales, gubernamentales y no, relevantes para la determinación y asignación autoritaria de los bienes y los recursos públicos, a través de la acción política y de la formulación e implementación de políticas públicas.

Este es precisamente el modelo de gobernanza que se puede observar en el estudio de las formas de coordinación que rigen Internet (Hutter, 2000), y que a nivel político se encuentra todavía en su periodo de gestación.

Aquí, las nuevas tecnologías son el contenido material que permite la integración, la convergencia y la articulación más sencilla de objetivos. Asimismo, se han distinguido algunas tendencias y prescripciones en cuanto a la actuación de la política frente el uso de Internet y las restantes TIC, donde deben involucrase en el proceso, las tres principales fuerzas de la sociedad: sector empresarial, gobierno y sociedad civil.

Empero, la política es compleja y se trata de interpretar un fenómeno aún poco estudiado en profundidad por la ciencia política.

Mientras tanto, la aplicación de las TIC a la política y su impacto sobre los sistemas políticos de las sociedades de la información del siglo XXI, nos obliga a repensar las bases que las democracias han venido funcionando.

Las posibilidades de las TIC, ya lo afirmamos diversas veces en esta columna de opinión, son enormes para potenciar la libertad y la participación de los ciudadanos, así como para el reforzamiento del Estado.

Ante tal problemática, la complejidad de la sociedad en las últimas décadas nos enfrenta a fenómenos de luces y sombras.

Nos asaltan algunas inquietudes: ¿ante la crisis de representatividad, la democracia electrónica es la solución? Es ésta ¿un imperativo en un mundo globalizado? Se trata de cuestiones complejas.

Por lo que la reflexión sobre las nuevas denominaciones dadas a la democracia, lo que ellas implican y el sujeto social de la praxis política que construyen, no resulta vana. Si coincidimos en la posibilidad de una nueva conformación representativa, debemos mirar más allá de los medios.

La (re) edificación de la democracia que se pretenda, no resulta únicamente por las elites políticas, por quienes actúan en el ejercicio de la política o por el activismo, la participación de los ciudadanos, sino también por la (re) formulación de categorías de análisis que articulen con la mayor claridad posible, la especificidad de nuestra situación. Por ello es ilustrativa lo aseveración: “Para afrontar positivamente el porvenir, en primer lugar hay que descifrar mejor el mundo que nos rodea”.

Precisamente entre las tareas críticas de la filosofía de la cultura, se encuentra la determinación y valoración de aquellas cuestiones políticas y sociales, que prevemos pueden afectar y reconfigurar las modalidades de participación política a través de las TIC.

Es pertinente realizar una crítica de la racionalidad instrumental e informática que comprenda en primer término la exigencia de interrogarse sobre la naciente digitalización de la dimensión social, cultural y humana; segundo, la interpretación y comprensión de las tecnologías interactivas y las fuerzas que conforman a la presente sociedad; y tercero, la evaluación sobre los límites de las nuevas modalidades de participación directa en los procesos de conformación de una opinión pública (más) crítica y participativa.


Sobre esta noticia

Autor:
Teresa Da Cunha Lopes (267 noticias)
Visitas:
1692
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.