Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Valentinadiazgomez escriba una noticia?

Partido Liberal en Colombia

08/05/2009 12:41 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Partido Liberal es una colectividad que no se puede separar ni una micra de cinco postulados: vida, equidad, tolerancia, justicia social y paz

 

 

Por Valentia Díaz Gómez

Siete aspirantes disputarán candidatura del liberalismo a la presidencia de la república. El triunfador quedará definido el 27 de septiembre cuando se realizará la consulta popular en todos los municipios del país. La meta de esta colectividad será “la renovación de la vieja política clientelita y corrupta”, hoy trasplantada al uribismo. Los liberales advierten que su prioridad será acabar con las desigualdades sociales, políticas y económicas. En Colombia según el Banco Mundial se da una concentración de riquezas  de un 75% en 83 familias. A pesar de lo anterior hay quienes aseguran que ninguno de los inscritos está en capacidad de despertar emociones y arrastrar a los electores masivamente porque no hay una meta visible. El Partido Liberal, no ha podido recuperar el fervor popular porque el comportamiento de sus dirigentes ha sido tibio y calculado en su beneficio y no para las bases populares. A buen número de sus senadores y representantes les asusta untarse de pueblo y comprometerse con políticas de auténtico sabor social y de redención popular. No es suficientita, que los jefes liberales, se dediquen solo a polémicas insustanciales con el presidente o los ministros tienen que llegar a la conciencia  popular.

 

El presidente Uribe, sus ministros, las instituciones y amigos le están ofreciendo todo a los liberales y a Polo Democrático para estructurar y plantear un plan de acción ideológico serio y que no lo cambien por el camino. El Partido Liberal no ha querido arrancar. A los liberales les da miedo usar términos como izquierda y social para identificarse. Buena parte de sus  dirigentes son como los uribistas que asocia esas palabras, absurdamente, a la guerrilla o la violencia. Pretender hacer una campaña política diciendo y haciendo lo mismo que los uribistas y así derrotarlos, es hacer el papel de los cretinos. Si el partido liberal no se identifica en un 100% diferente y se hace más radical e intolerante  con los propósitos sociales no la va a ver nunca más la presidencia. Eso de pretender imponer ideas sin molestar al contrincante, bien porque le da miedo o porque quieren usar los modales refinados de los clubes sociales de la alta sociedad excluyente, no le permitirá  avanzar ni un milímetro. Si el pueblo no halla diferencias bien marcadas entre uribistas y liberales lo más probable es que siga apoyando a Uribe. No esperamos que una mata de yuca nos de cómo frutos pepitas de cristal, nunca será posible. O se es lo mismo o se es diferente eso de política de centro no atrae electores.

 

“Los candidatos no arrancan porque no hay partido y porque el liberalismo no es opción de poder”, dijo Jaime Castro Castro. Tiene toda la razón. Lo primero que tienen que hacer es aglutinar la colectividad en todos sus niveles, señalarle metas a seguir en forma radical, agresiva y sobre todo, exigirle responsabilidades y actuación como si se tratara de un solo hombre. Las bases populares no se identifican con los blandengues, temerosos y de doble moral, con los elegantes y sofisticados de la moda mientras  están sin empleo y aguantando hambre. El vulgo, que es la base del Partido Liberal, son gentes a las que hay que decirle las cosas sin necesidad de intérpretes, en forma directa y de fácil compresión. Hoy por hoy,  el Partido Liberal no les ofrece a sus seguidores y trabajadores políticos nada. Se va a los cargos públicos porque se compran las posiciones no porque se logran a base de méritos, eso no existe. No existe una manera de hacer derechos y luego alcanzar honores. Como en el uribismo lo que vale es el dinero. Cuando hay una posibilidad no se le entrega a quien trabajó sino al paracaidista que permanece a la espera de apoderarse de todo quedando burlado quien luchó. La gente no quiere trabajar políticamente dentro del liberalismo u otros partidos porque ha sido infinidad de veces engañada y  arreglar altar para que otro cante misa, es oficio de los imbéciles. ¿Qué gano con votar por el un o por el otro si mi comunidad va a seguir con  los mismo problemas sociales, políticos y económicos? Las personas tienen que desaparecer y volver a surgir el partido. Ser  radical con quien hoy está aquí y mañana allá, con quienes en otras épocas se llamaban “Voltearepas”. Esos tienen que ser despreciados por engañar a las bases liberales.

Los triunfadores son los valientes, los temerosos nunca avanzan y buena parte de los “jefes” liberales están encalambrados por su incapacidad total de defender ideas.

 

El liberalismo se tiene que sintonizar con la sociedad popular  y  estar conectado a la realidad nacional y  se renueva o se acaba. Es necesario pasar a una democracia real, pues la que hay no defiende intereses de las mayorías populares o el Partido Liberal. Cuando se asegura que “Aquí todo está por hacer” no están mintiendo. Todo dependerá de los candidatos y del partido, de plantear ideas y de defenderlas si ardentía y sin  miedo porque puedan haber otros partidos con poder.  El uribismo no le va a dar nada a los liberales, los liberales tendrán que arrebatarle la posibilidad de alternativa de poder. Hay momentos que da risa ver algunos jefes de la colectividad liberal sometidos y temerosos, asustados cuando alguna senadora como Piedad Córdoba alza las banderas del liberalismo y las blande sin miedo y sin  temores de molestar a quien sea.  Acabar ese complejo de minoría es de imperiosa necesidad. “Hay que llegar a todos los rincones y departamentos del país con  diferentes tesis, es conveniente que los precandidatos puedan expresar sus ideas, (...) no hemos oído las propuestas”.  Los triunfadores son los valientes, los temerosos nunca avanzan y buena parte de los “jefes” liberales están encalambrados por su incapacidad total de defender ideas.

 

DESDE POLO.- Sorprende que dirigentes políticos del nivel de Gustavo Petro, considerado  como el mejor parlamentario en varias ocasiones, se declare derrotado antes de comenzar el fragor del debate político. Leímos en un medio de comunicación, pero nos parece imposible, que este dirigente de Polo haya dicho que frente  ala consulta sobre la reelección la gente se abstenga de votar e referendo. Los abstencionistas nunca han sido triunfadores son asustadizos y  pusilánimes. y  En otras palabras,  le voltea las espaldas a la realidad y se niega de  antemano tener capacidad física e intelectual para  hacerle contrapeso o  tener una mínima influencia ante la opinión nacional. Dejaría que solo los amigos de la reelección vayan a sufragar y logren fácilmente los sufragios. Parece que Uribe logró con sus amigos los uribestias,  despistar a Gustavo Petro. ¿Esta misma teoría la ira a poner en práctica para quienes han pensado en votar por el? ¿Qué no vayan a votar, que se abstengan de hacerlo?  ¿La democracia de Polo es abstencionismo en cambio  de participación?


Sobre esta noticia

Autor:
Valentinadiazgomez (298 noticias)
Visitas:
2054
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
2
+ -
Responder

YOVANNY (13/09/2009)

Todo buen liberal debe ser honesto,transparente, comprometido con un pueblo, en lo social, justicia, equidad y paz, y no puede estar de acuerdo con lo que en estos años nos ha sumido el presidente que tenemos, los liberales debemos sacar adelante este país.