Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mamvas escriba una noticia?

Otro paso de Estados Unidos hacia la guerra comercial

23/02/2018 05:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageNick Beams, wsws

Estados Unidos ha dado un paso más hacia la guerra comercial, con importantes connotaciones militares. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, anunció el viernes pasado que ha enviado una serie de opciones al presidente Donald Trump para la imposición de aranceles y otras restricciones a las importaciones de acero y aluminio.

Ross dio a conocer los detalles de las investigaciones largamente esperadas llevadas a cabo bajo la sección 232 de la Ley de Expansión Comercial de 1962, que permite al presidente imponer restricciones a las importaciones consideradas como amenaza a la "seguridad nacional" sin la aprobación del Congreso.

Ross dijo que las investigaciones separadas sobre ambos metales lanzadas el año pasado descubrieron que los aumentos repentinos de las importaciones en los últimos años "amenazan con perjudicar nuestra seguridad nacional". Recomendó aranceles globales del 24 por ciento para el acero y del 7, 7 por ciento para el aluminio.

Una gran porción de acero proviene de Canadá y otros aliados estratégicos, que recibirán un arancel global. Por lo tanto, se están considerando otras opciones para dirigirse a China y otros países, como Brasil y Vietnam. Este último se considera como un exportador de "tercer país" de acero chino a los EEUU. Una tercera opción que se considera es reducir las importaciones de metales de todos los países muy por debajo de los niveles alcanzados en 2017.

Las recomendaciones ahora van a la Casa Blanca, y Trump tiene hasta abril para tomar una decisión final.

Ross sugirió la semana pasada que Trump podría adoptar un enfoque más "quirúrgico", que vería un impuesto del 53 por ciento sobre el acero de una lista de 12 países que incluye China, Rusia, India y Corea del Sur, pero permitiría exenciones para aliados cercanos como Japón, Alemania y Canadá.

La imposición de restricciones comerciales está plagada de conflictos, no solo con los países exportadores, sino también con sectores de la industria en los EEUU que utilizan las importaciones de aluminio y acero para mantener bajos sus costos.

Trump abordó este tema en una reunión con miembros del Congreso la semana pasada. Dijo que la imposición de aranceles "crearía muchos empleos", dejando de lado las preocupaciones de que elevaría los costos para muchas empresas y recortaría empleos. Al mismo tiempo, señaló las implicaciones militares de la medida, especialmente con respecto a China.

"Quiero mantener los precios bajos, pero también quiero asegurarme de que tengamos una industria siderúrgica y una industria del aluminio, y la necesitamos para la defensa nacional", dijo Trump. "Si alguna vez tenemos un conflicto, no queremos comprar acero [de] un país contra el que estamos luchando".

Aunque China está relativamente bien en la lista de exportadores de aluminio y acero a Estados Unidos ?cuatro en la primera y undécima en la segunda?, el departamento de comercio de EEUU sostiene que la mayor producción de ambos metales en los últimos años ha deprimido los precios internacionales.

La base de apoyo más fuerte de Trump en Estados Unidos proviene de la burocracia sindical y las empresas de acero y aluminio que han estado presionando para que se tomen medidas: sus acciones subieron fuertemente el viernes. Las acciones de US Steel subieron hasta un 16 por ciento, el mayor salto desde finales de 2016.

El presidente del sindicato United Steelworkers, Leo Gerard, dio la bienvenida al movimiento. "Estas recomendaciones tienen el potencial de centrarse en los malos actores en el mundo que histórica y sistemáticamente hacen trampa en el comercio internacional", dijo. "Aplaudimos ese enfoque".

Sin embargo, otros grupos empresariales temen que las medidas tengan un impacto adverso, tanto porque aumentarán los costos en los EEUU como por acciones de represalia de otros países.

Según el presidente del Consejo Nacional de Comercio Exterior, Rufus Yerxa, las medidas arancelarias podrían ser un "problema importante para muchas industrias" y podrían establecer un peligroso precedente para que otros países impongan restricciones comerciales en nombre de la "seguridad nacional".

Financial Times citó al ex alto funcionario comercial de Estados Unidos, John Veroneau, quien dijo que la decisión no era sobre "seguridad nacional". En cambio, "la sección 232 simplemente se está utilizando como pretexto para un proteccionismo pasado de moda".

El anuncio de Ross vio una respuesta firme pero, hasta ahora medida, de China. El director de la oficina de investigación y remedios comerciales del Ministerio de Comercio, Wang Hejun, dijo que Estados Unidos, el mayor importador de acero del mundo, era demasiado proteccionista de su producción. Él advirtió sobre las implicaciones de los últimos movimientos.

"El espectro de la seguridad nacional es muy amplio", dijo Wang. "Sin una definición clara, podría abusarse fácilmente". Si cada país siguiera a los Estados Unidos en esto, tendría serias ramificaciones en el orden comercial internacional. Si la decisión final de los Estados Unidos perjudica los intereses de China, ciertamente tomaremos las medidas necesarias para proteger nuestros derechos legítimos".

Las represalias chinas podrían incluir medidas dentro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) o medidas específicas dirigidas contra las exportaciones estadounidenses de productos agrícolas a China.

El presidente de la Academia de Comercio y Cooperación Económica de China, Huo Jianguo, dijo que aunque "es poco probable una guerra comercial amplia", China podría hacer cambios en productos individuales.

A principios de este mes, China lanzó una investigación antidumping sobre las importaciones de sorgo de los EEUU, diciendo que se vendían a precios inferiores a los del mercado para socavar a los productores chinos.

En un signo de crecientes conflictos ojo por ojo, la investigación china se inició después de que la administración Trump impusiera nuevas tarifas a los paneles solares fabricados en China y en las lavadoras.

Las autoridades japonesas permanecieron con los labios apretados. Yasuki Komiyama, director de la división de industrias metalúrgicas del Ministerio de Economía, Comercio e Industria, dijo que las exportaciones de acero y aluminio no representaban una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos. Era un problema dentro del gobierno de los EEUU, aún no se había decidido nada y "por lo tanto, el gobierno japonés no tiene más comentarios".

Sin embargo, Kobe Steel advirtió que podría haber ramificaciones. Si las medidas se promulgaran, "sería difícil para la industria evitar cualquier impacto", según un funcionario de la compañía.

El Ministerio de Comercio de Corea del Sur se reunió con funcionarios de la industria siderúrgica el día después del anuncio y emitió un comunicado en el que decía que llegaría a los EEUU antes de tomar una decisión final.

Al anunciar la jugada, Ross reconoció que otras naciones podrían responder de la misma manera, pero esto no lo detuvo. "Creemos... que esta es una interpretación perfectamente válida de nuestra seguridad nacional", dijo a los periodistas en una conferencia telefónica.

"En cuanto a si habrá un desafío, no nos sorprendería de haberlo. Cada vez que se hace algo que afecta a varios países, lo más probable es que emprendan una acción ante la OMC o tomen otras medidas".


Sobre esta noticia

Autor:
Mamvas (4451 noticias)
Fuente:
mamvas.blogspot.com
Visitas:
516
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.