Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Kantreras escriba una noticia?

Pater Noster

22/06/2010 09:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ritmo comercial nos ha acostumbrado a delimitar las manifestaciones de aprecio dentro de un marco temporal. Una muestra de ello es el "Día del padre" en el mes de junio. Si el comercio no lo promoviera, se correría el riesgo de olvidar a los protagonistas

Hay padres admirables, que son capaces de llevar las riendas de un hogar con toda excelencia, convirtiéndose en el eje central de su familia, como ejemplo de orden firmeza, apoyo, orientación y motivación.

Otros tantos son reconocidos por su trato amoroso, especial, totalmente lleno de detalles expresados a través de palabras afectuosas, tiempo de calidad compartido con sus hijos, en procura de fortalecer el carácter de ellos.

Algunos, pese a las enormes dificultades en las que la vida los ha dejado inmersos, se sobreponen en forma heróica, al mejor estilo del ave Fénix, y son capaces de cumplir con sus obligaciones, no por presión sino por entrega voluntaria, casi altruista, con tal de dar lo mejor a los suyos.

Un padre es cabeza de hogar, el timonel de la importantísima embarcación familiar; proveedor por naturaleza, no solo de elementos materiales, sino adicionalmente de principios y enseñanzas; formador, pues la enseñanza de disciplinas y la aplicación de disciplina resultan acciones necesarias.

No obstante, en el mundo hay tristes manifestaciones paternales que conllevan consecuencias dolorosas, en ocasiones a niveles inadmisibles. Algunos por ausencia física (por fallecimiento, abandono, desaparición forzosa, entre otras causas) o tácita, otros por sobreprotección, unos tantos por agresividad, además de otros errores; pero en muchos casos no hay un buen ejercicio del ser padres.

En defensa de los padres ha de insinuarse que no hay una escuela para su labor, al menos no desde el punto de vista académico habitual. En los últimos tiempos la psicología y sus ramas afines han pretendido dar aportes de orientación, que en muchos casos han resultado ineficaces y/o insuficientes.

Pero el modelo paterno por excelencia sí existe, y es perfecto desde cualquier parte que se le mire. Sí hay un Padre con todos los galardones merecidos, y muchos por mencionar. Encarna todo lo deseado, y aun más allá de lo que podría pensarse (2Co 6:18).

Un Padre inconmovible (Is 63:16), dadivoso en magnitud (Mt 7:11), quien todo lo puede y todo lo sabe (Mr 14:36), capaz de amar sin condición (Lc 15:11-32), epicentro de la gran Familia (1Co 8:6), Padre por concepción y Padre adoptivo haciéndonos doblemente suyos (Ro 8:15), cuya heredad no tiene comparación alguna (Ro 8:17).

Algunos padres tienen en privilegio de ingresar a la sala de partos para presenciar el milagro de un nacimiento. Dios Padre ha presenciado desde la concepción hasta nuestros días, y aun los que están por venir, y no en papel de espectador, sino de Protector (Sal 22:9-10).

No obstante, como ocurre con muchos padres terrenales, Dios Padre padece de abandono, olvido, reprensión, ataques, entre otras manifestacionbes equivocadas. No hay que engañarse. No ser activamente grosero con los padres no implica ser buen hijo (Pr 20:20; Mc 7:9-13).

Dios Padre merece toda honra (Sal 9:1-2), y los padres terrenales son la proyección de Su autoridad (Ro 13:1). Nuestra obligación como hijos va más allá de recordarlos con detalles en un día cada año; todo padre, empezando por Dios Padre, merece amor, honra y obediencia (Ef 6:2-3; Col 3:20).

Demos gracias a Dios por ser el Padre Perfecto, en todo sentido; y por la oportunidad de contar con los padres que nos regaló. ël nunca se equivoca. No hay argumentos para dejar de amar a nuestros padres. Hay tres cosas que ellos merecen escuchar: "Papá, te amo", "Papá, perdóname", y "Papá, bendíceme".

Estas cosas no se tienen que dar por entendidas. Las palabras son necesarias en muchas ocasiones. Nuestra oración a Dios debe trascender más allá de la meditación. Nuestra expresión de amor a nuestros padres debe sobrepasar los límites humanos. ¡Feliz día, Papá Dios! ¡Feliz día, padres del mundo!

Más artículos de interés general, noticias, y muchas sorpresas en Kantando (Blog de Kantreras) http://kantreras.blogspot.com


Sobre esta noticia

Autor:
Kantreras (38 noticias)
Visitas:
1490
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.