×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Ac2019Miembro desde: 07/02/19

Ac2019
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.929
  • Publicadas
    1
  • Puntos
    0
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
06/02/2019

Deserción escolar de un reservista de la IV Brigada por falta de recursos económicos

Me alegra saludarlos y poder compartir un poco de mi percepción y experiencia frente a la deserción escolar en Medellín Colombia, sin embargo me gustaría agregar que La realidad se impone tanto en zonas rurales como urbanas. En algunos sectores los casos pueden ser más recurrentes en cuanto al tema de la deserción, la falta de recursos económicos es una de las principales causantes, lo cual está comprobado por un sinnúmero de estudios.

En ese contexto quiero contar un poco de la historia aun sin final, de mi intento por poder terminar la carrera de psicología en mi bello Colombia.

Pues bien, resulta que soy un joven  de bajos recursos que migró del suroeste antioqueño a la ciudad de Medellín con el fin de poder materializar el sueño de estudiar psicología.

Inicialmente termine el colegio y posterior a esto hice las averiguaciones para poder sacar la libreta militar, sin embargo como no tenía ningún tipo de excepción de ley ni plata para comprarla  presté el servicio a mí patria (6/7 Sexto contingente del 2007), entonces me acordé del famoso programa Hombres de Honor del Canal 1… Yo me monte en la película y mejor dicho me imaginaba entregándome como hermano a la mujer, el niño y el trabajador jajaja lo anterior, según canción del programa. Pues bien la realidad fue diferente y la estrellada aun peor. Porque cuando ingresas al ejercito vos sos un civil con las típicas costumbres de valga la redundancia  civil, entonces es duro aprender el montón de estrofas de nuestro himno, brillar la chapa de la correa un montón de veces, levantarse a las 3 am, acostarse a las 12 de la noche, sacar americana a las botas, tender el catre y que quede impecable, bañarse con 30 o más personas, correr por que sí, correr por qué no, comer en menos de 3 minutos, hacer flexiones de pecho por todo, los que nos crece barba andar con una máquina de afeitar en el bolsillo, desarrollar habilidades para dormir de pie con los ojos abiertos, acostumbrarse al orgullo, prepotencia y arrogancia de todos los altivos de mayor rango, aguantarse las patologías de los más rayados, luchar para hacerse notar pero no sobresalir,  entre otras muchas maravillas que tiene el ejército.

La realidad se impone tanto en zonas rurales como urbana. La falta de recursos económicos es una de las principales causantes, lo cual está comprobado por un sinnúmero de estudios

¿A todas estas por qué terminé hablando del ejército, si lo que me compete es hablar de la deserción escolar?

Retomando el tema, termine de prestar el servicio militar siendo reservista de primera clase y con eso yo pensaba que tomaría el mundo con las manos, pero pues la cosa no fue así.  La realidad se tornó distinta, no conseguía trabajo, no tenía ni donde vivir porque mi familia no vive en Medellín y si tenía para el desayuno no tenía para el almuerzo, conocí medio Medellín a pata para ir a entrevistas porque ni pal bus tenía en fin.

Pero pues no hay mal que dure cien años y la cosa fue mejorando y pude ingresar con mucho sacrificio a una universidad privada no muy costosa donde financiaba el semestre y lo pagaba mes a mes. Todo iba viendo en popa, yo encantado estar usufructuando tanto conocimiento sobre la infinidad de temas que trae mi carrera y seguir aprendiendo de la complejidad del hombre. Cada día de esfuerzo físico, aguantadas de hambre, mojadas, corridas por todo el centro de Medellín para poder llegar a clases, trasnochadas haciendo trabajos, quemada de la comida porque me quedaba dormido, leer las copias en los buses, en el metro, en la calle, en la obra  de construcción donde era el mensajero entre otras muchas historias de risas, llantos etc. Transcurrieron  4 años y medio  de estudio  y estando a puertas de graduarme (2015)  con la full energy arriba, todas las materias aprobadas, práctica clínica y organizacional con buenas notas y adicional aportes significativos a una población vulnerable de un colegio de la ciudad de Medellín. Me tocó abandonar la universidad por falta de recursos y una serie de acontecimientos que actuaban como cadena de eventos o patrón de situaciones desafortunadas que me impidieron continuar con mi proceso de formación.

Pasados tres años (2019), casi 5 periodos académicos y con grandes esfuerzos realizo nuevamente la solicitud correspondiente de reingreso u homologación de materias con el fin de poder  terminar mi maravillosa carrera. Pero no contaba con que el pensum había cambiado, las materias habían sido actualizadas y las asignaturas inferiores a 3.5  de los anteriores semestres debían ser repetidas. En ese orden de ideas me tocaba estudiar otros dos años más, ver 23 materias y realizar nuevamente las practicas, sim embargo, le metí la ficha y seguía firme en el proceso de reingreso, me liquidaron la matricula, tome las asignaturas, mejor dicho ya me veía nuevamente empoderado con el tema. Toda mi fe estaba puesta en un crédito solicitado a una entidad bancaria, para financiar el semestre al cual ingresaría… Y pues para concluir les cuento que dicha solicitud fue negada por qué mi estado ante centrales de riesgo  no era favorable, sin importar que ya el pago se hubiese hecho. Les cuento que es duro y parte el alma ver como se desdibujan tus sueños al sentirte impotente y no poder hacer nada más, solo dejar que el tiempo pasé y esperar que una justicia divina hipotética o la suerte te acompañen.  

Me alegra saludarlos y poder compartir un poco de mi percepción y experiencia frente a la deserción escolar en Medellín Colombia

Este usuario no tiene más noticias