×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

ConsultorartesanoMiembro desde: 06/07/10

Consultorartesano

http://blog.consultorartesano.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.868.830
  • Publicadas
    1.734
  • Puntos
    0
Veces compartidas
192
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 6d

Gilles Lipovetsky escribió junto a Jean Serroy La pantalla global. Decía allí que la era hipermoderna se caracteriza, entre otras cosas, por la omnipresencia de la pantalla. Hace años progresamos con el cine y la televisión, pero en la actualidad asistimos a una lujuria de formatos. La realidad pasa por ella, sea virtual, aumentada o deprimente. La pantalla es el arma para captar la atención y la guerra es inmisericorde. Toda ella, claro está, sucede bajo la exigencia del guion que solicita captar la atención del público objetivo, sea como sea.

Los disturbios por las protestas ante la decisión del Tribunal Supremo en el caso del procés son también cuota de pantalla. Hay otra pelea para conseguir audiencia y los grandes medios de comunicación no escatiman esfuerzos. Sus reporteros se entremezclan entre las dos líneas y van pertrechados con sus cascos y sus identificaciones en color fluorescente: son la mano de obra necesaria para alimentar las pantallas.

Desde hace ya un cierto tiempo ha quedado claro que conseguir que las noticias capten atención del público pasa por buenos guiones: la realidad guionizada, lo que viene a ser el reality show, vamos. Hay que buscar las imágenes que impacten en la sensibilidad de la ciudadanía de a pie. ¿Un niño en brazos?, ¿una mujer mayor zarandeada y tirada por los suelos?, ¿una bengala?, ¿un coche ardiendo?, ¿una furgoneta de las fuerzas del orden atropellando a una persona?, ¿sangre? Por supuesto, el guion para intentar pelear por la audiencia exige todo esto y mucho más.

La teatralización en algunas cadenas incluye música de fondo. Te trasladan a una película en la que el caos se acompaña de la melodía adecuada, con la tensión precisa. Tienen que hacerte sentir el dramatismo del momento. Son las reglas del juego: el share es el share y por eso los accionistas de la cadena confiarán en nosotros. Somos los ganadores de la guerra de pantallas. Las hostias en directo las vieron tantos millones de espectadores. Ganamos.

Más sobre

Un policía se acerca a un reportero y le dice: mire, mire, cuídese que nos lanzan cánicas con tirachinas. Tome nota, tome nota. Otro no puede aguantarse y cuando dispara su arma explota y grita: ¡Toma, hijo de puta! Y en breves segundos se retracta. Perdón, perdón, perdón. Sabe que su conducta va a aparecer en alguna pantalla. Eso sí, quizá haga falta encontrar la pantalla alternativa porque, según quién escriba el guion, esa parte de contenido no ayuda. O sí, quién sabe. Puede que todo dependa del share. El accionista manda.

Esclavos de las audiencias, la batalla es en gran parte mediática. Las pantallas dictan sentencia: ¿lo has visto? ¿Era verdad?, ¿era mentira? Las fake news hacen su agosto en las redes sociales. Fuego a discreción. Te voy a contar lo que quieres de la forma en que yo quiero y a ver si eres capaz de distinguir ficción de realidad. Te voy a engañar y lo sabes. No puedes hacer nada. ¿Apagar la pantalla? ¿Es la solución? No podemos, no hay escapatoria. Las imágenes son la realidad, una de las realidades, guionizada y con la combinación perfecta de dramatismo e historias de gente de bien. Los expertos del comportamiento humano ya lo investigaron.

Esta hipertrofia de realidad, que diría Lipovetsky, nos ha conducido a la mentira. Solo lo que ves con tus propios ojos parece que es verdaderamente real. Lo demás, la cadena de televisión en busca de share, la red social en busca de vender tus datos o la reportera con el casco son parte de la ficción. Christian Salmon decía en Storytelling que para explicar a los americanos la realidad ya tenían El Ala Oeste de la Casa Blanca. Aquí, para que entendamos qué está pasando ya tenemos cientos de versiones de ficción. La realidad, eso sí, es la gente en la cárcel. Eso no se lo quita nadie.

Foto de Jackson Hunter en Pexel.

.

Más recientes de Consultorartesano

De sesgos e imperfecciones humanas

Por fin he terminado de leer Pensar rápido, pensar despacio, el libro de Daniel Kahneman en el que repasa mil y un sesgos de estos humanos que poblamos el planeta. Experimento tras experimento vamos descubriendo un universo lleno de imperfecciones Hace 19h

Talento emocional destinado al precariado: los cuidados

�Creo que hay cientos de análisis que dibujan un futuro ?presente, casi diríamos? en el que la tecnología pondrá sobre la mesa una serie de trabajos «estrella» que sustituirán a otros que quedan obsoletos. Nos dicen que a lo largo de la historia siempre ha sucedido. Nada nuevo bajo el sol Hace 2d

Cuándo Internet dejó de ser que lo que creíamos que sería

Hace ahora 8 días Guillermo Vega publicaba en el El País (Retina) una colección de Diez frases para tener miedo a la tecnología y las redes sociales (si no lo tienes ya). No es que me gusten este tipo de voces alarmistas, pero tampoco por eso hay que dejar de escucharlas Hace 5d

Las sentencias o cómo ampliar la base social del independentismo

Creo que sería, de verdad, un buen ejercicio leerse entera la sentencia del procés, al igual que la que recientemente condenó a los chicos de Altsasu. No lo he hecho, aunque de aquí y allí he leído algunas partes 14/10/2019

Traducir la analítica masiva a «negocio»

Andaba yo leyendo Capability building: Bridging the gap between human and artificial intelligence, un artículo firmado por Solly Brown, Darshit Gandhi, Louise Herring y Ankur Puri que se puede encontrar en McKinsey Analytics, cuando encontré una alusión a la necesidad de disponer de personas capaces 08/10/2019

Mostrando: 1-5 de 1.732