×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
35
Posición en el Ranking
3
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.196.112
  • Publicadas
    398
  • Puntos
    69
Veces compartidas
2.026
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
  • 14º
Recientes
Visitas a noticias
Hace 3d

Podemos que hizo suyo el espíritu de regeneración del 15-M capitalizando la indignación emanada de la crisis económica, ha quebrado aquel anhelo de cambio para transformase en un partido burocratizado de liderazgo narcisista y con métodos comunistas de laminación de minorías

PODEMOS que surgió como una expresión de réplica contra el sistema político nacido de la Transición, después de la fulgurante pero breve acogida popular de sus inicios como movimiento cívico, no cesó de incrementar su descrédito por la permisividad a acoger en sus filas a lo más irreflexivo y oportunista de la ralea política.

Hecho que se consumó en el transcurso de Vistalegre II, pues la derrota de los defensores de la vía del 15-M indujo un cambio irreversible en la naturaleza de la organización morada que tras aquella capitulación pasó a funcionar como un partido político tradicional dirigido desde la sala de mandos con mano de hierro por alumnos instruidos en las Juventudes Comunistas sobre prácticas de poder interno, que aplicaron con disciplina prusiana los “notables” del aparato con Iglesias al frente auxiliado por Echenique, Montero, Mayoral y Monedero, bajo cuyas órdenes el vuelco político acentuó la escala de decadencia de Podemos.

Desde entonces la estructura de funcionamiento podemita se ajustó estrictamente al prototipo de una formación comunista de corte clásico, es decir, estableciendo una composición marcadamente jerarquizada y burocratizada en línea a imponer el nuevo marchamo y a la vez suprimir todo rastro del hacer político de sus antecesores, para cuya configuración se asignaron cargos internos deconfianza en “plural” correspondencia con las lealtades personales prestadas.

Afirmar al efecto que del formato político de Podemos solo queda su filiación de origen, por lo demás, como consecuencia de su toma por asalto se ha convertido en un hábitat políticamente inhóspita donde el leninismo de Iglesias impide cualquier cohabitación con los proclives al espíritu del 15-M al quedar sometida su hegemonía al imperio de las camadas de reemplazo del viejo PCE, transformándose con ello en la organización mas antidemocrática y cesarista del país.

En la actual tesitura una vez extinguidos los círculos, e impuesta la más absoluta y férrea verticalidad, como no podía ser de otro modo el nuevo staff comunista se mostró más proclive en aplacar todo síntoma de reacción interna que preocupación real por dar solución a la problemática social, en una tendencia de achicar receptividad y acentuar la salvaguardia, una actitud en correspondencia con la docencia recibida, más orientada a la maquinación política que al desempeño de funciones de gobierno, lo que proyecta cara al electorado una imagen pública de Podemos deprimente y de nula receptividad, a excepción de sus aleccionados y disciplinados acólitos.

El conseguido afianzamiento de Iglesias cara adentro diverge en lo sustancial de su cada vez mas decrépita imagen pública, como así demuestra el hecho que desde Vistalegre II, es decir, en menos de dos años haya dejado por el camino cerca de dos millones de votos, en el contexto de una tendencia a la baja que se mantiene cara al 10N para restarle todavía más poder determinante en una alianza de Gobierno, coartándose con ello su anhelado sueño de ocupar el sillón de La Moncloa, sin que a deducir de las encuestas pueda siquiera ejercer como jefe de la oposición en el Congreso.

El afianzamiento de Iglesias cara adentro, diverge de su cada vez mas decrépita imagen pública, como así demuestra que en menos de dos años haya dejado por el camino cerca de dos millones de votos,

La salida forzada de Errejón y los miembros de su entorno descapitalizó el ya menguado peso político que la formación morada ostentaba desde su tránsito al comunismo, una pérdida de los principales motores fundacionales que redujo a mínimos la función de su acción política, pudiendo utilizar el escaso talento que les resta para significarse como agitadores de masas que con la logística de la actual cúpula les resultará significativamente fácil, pero la purga de tan relevantes cuadros ocasionó una pérdida de refrendo social que impide que Podemos pueda ofrecer al electorado aquel proyecto de país referente de su propia génesis.

Tal es así, que tras cinco años de Podemos y ocho del 15M, el impacto del bajón sufrido en términos de poder institucional es de tal calibre que pone en serio peligro la continuidad de la formación política.

Para conocer el motivo de tan acentuado deterioro se ha de saber que a excepción del propio Iglesias el resto de los miembros de la actual dirección monocolor no formaban parte de Podemos cuando se celebró la Primera Asamblea Ciudadana (Vistalegre 1), toda vez que todos ellos fueron posteriores fichajes del propio Secretario General quien para imponer sus postulados llamó a sus camaradas del PCE, entre los que curiosamente se encontraba Irene Montero, quien desde Vistalegre2 en un ascenso fulgurante se hizo con el dominio del partido sin oposición que le pudiese rechistar, si bien a la hora de buscar culpables del descalabro electoral fue la primera en renegar de toda responsabilidad al tiempo de cargar tintas contra los díscolos con su acción ejecutiva.

Su controvertido acceso al poder, la total ausencia de autocrítica y el negarse a reconocer la nefasta deriva que tomaba la situación con sus decisiones, son prácticas diametralmente opuestas a las que ilusionaron a la gran mayoría de los hombres y mujeres que en su día se incorporaron a Podemos.

Lo que en buena lógica motivó que por coherencia una gran mayoría discrepante con tales prácticas, proscrita o arrinconada sin contemplaciones, renunciaran a continuar formando parte de tan devaluado proyecto, siendo ahí donde radica lo esencial de su descapitalización electoral y también donde reside la argumentación fundacional de Mas País como formación política, una opción de rescate que mantiene la esencia innata del PODEMOS primigenio, y por tanto, la alternativa electoral de quienes siguen manteniendo vivo el espíritu del 15M.

.

Más votadas de Galdo Fonte

Hágase su voluntad

Hágase  su voluntad

Contrastando los resultados electorales con la calamitosa situación que vive el país, sería una irresponsabilidad política de las formaciones alternantes, permitir la continuidad del PP al frente del Gobierno, 25/12/2015

Cacería de Patos

Cacería de Patos

Solo utilizando las urnas como correctivo a la corrupción podremos recuperar la legitimidad democrática perdida, a la vez, de cambiar realmente las cosas expulsando la inmundicia bipartidista del poder 26/09/2015

El lenguaje de la divergencia

El lenguaje  de la divergencia

El fracaso de convergencia en la izquierda es una irresponsabilidad, que traerá consigo la continuidad del bipartidismo y el afianzamiento de la política neoliberal 04/10/2015

Lo ficticio de la unidad popular

Lo ficticio de la unidad popular

Lejos de invocaciones ideológicas, el motivo de frustrarse la unidad popular de la izquierda, radica en el endeudamiento de IU, que por excedido le impide comprometerse en la toma de decisiones estratégicas 11/10/2015

20 D, una fecha para el cambio

20 D, una  fecha para el  cambio

Los comicios del 20-D son la ocasión para poner fin al neoloberalismo del PP, votando para ello, por opciones políticas decididas a rescatar la democracia y dispuestas a restablecer los derechos de la ciudadanía 19/10/2015

Mostrando: 1-5 de 397