×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    2.183.829
  • Publicadas
    1.032
  • Puntos
    0
Veces compartidas
231
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 2d

image

Voy a dormir

  1. Dientes de flores, cofia de rocío,

    manos de hierbas, tú, nodriza fina,

    tenme prestas las sábanas terrosas

    y el edredón de musgos escardados.

    Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.

    Ponme una lámpara a la cabecera;

    una constelación; la que te guste;

    todas son buenas; bájala un poquito.

    Déjame sola: oyes romper los brotes...

    Te acuna un pie celeste desde arriba

    y un pájaro te traza unos compases

    para que olvides... Gracias. Ah, un encargo:

    si él llama nuevamente por teléfono

    le dices que no insista, que he salido...

  2. Versos a la tristeza de Buenos Aires

    Tristes calles derechas, agrisadas e iguales,

    Por donde asoma, a veces, un pedazo de cielo,

    Sus fachadas oscuras y el asfalto del suelo

    Me apagaron los tibios sueños primaverales.

    Cuánto vagué por ellas, distraída, empapada

    En el vaho grisáceo, lento, que las decora.

    De su monotonía mi alma padece ahora.

    ?¡Alfonsina!? No llames. Ya no respondo a nada.

    Si en una de tus casas, Buenos Aires, me muero

    Viendo en días de otoño tu ciclo prisionero

    No me será sorpresa la lápida pesada.

    Que entre tus calles rectas, untadas de su río

    Apagado, brumoso, desolante y sombrío,

    Cuando vagué por ellas, ya estaba yo enterrada.

  3. Hombre pequeñito

    Hombre pequeñito, hombre pequeñito,

    Suelta a tu canario que quiere volar...

    Yo soy el canario, hombre pequeñito,

    Déjame saltar.

    Estuve en tu jaula, hombre pequeñito,

    Hombre pequeñito que jaula me das.

    Digo pequeñito porque no me entiendes,

    Ni me entenderás.

    Tampoco te entiendo, pero mientras tanto

    Ábreme la jaula que quiero escapar;

    Hombre pequeñito, te amé media hora,

    No me pidas más.

    Bien pudiera ser

    Pudiera ser que todo lo que en verso he sentido

    No fuera más que aquello que nunca pudo ser,

    No fuera más que algo vedado y reprimido

    De familia en familia, de mujer en mujer.

    Dicen que en los solares de mi gente, medido

    Estaba todo aquello que se debía hacer...

    Dicen que silenciosas las mujeres han sido

    De mi casa materna... Ah, bien pudiera ser...

    A veces a mi madre apuntaron antojos

    De liberarse, pero se le subió a los ojos

    Una honda amargura, y en la sombra lloró.

    Y todo eso mordiente, vencido, mutilado

    Todo eso que se hallaba en su alma encerrado,

    Pienso que sin quererlo lo he libertado yo.

  4. Dolor

    Quisiera esta tarde divina de octubre

    pasear por la orilla lejana del mar;

    que la arena de oro, y las aguas verdes,

    y los cielos puros me vieran pasar.

    Ser alta, soberbia, perfecta, quisiera,

    como una romana, para concordar

    con las grandes olas, y las rocas muertas

    y las anchas playas que ciñen el mar.

    Con el paso lento, y los ojos fríos

    y la boca muda, dejarme llevar;

    ver cómo se rompen las olas azules

    contra los granitos y no parpadear;

    ver cómo las aves rapaces se comen

    los peces pequeños y no despertar;

    pensar que pudieran las frágiles barcas

    hundirse en las aguas y no suspirar;

    ver que se adelanta, la garganta al aire,

    el hombre más bello, no desear amar...

    Perder la mirada, distraídamente,

    perderla y que nunca la vuelva a encontrar:

    y, figura erguida, entre cielo y playa,

    sentirme el olvido perenne del mar.

  5. Tú, que nunca serás

    Sábado fue, y capricho el beso dado,

    capricho de varón, audaz y fino,

    mas fue dulce el capricho masculino

    a este mi corazón, lobezno alado.

    No es que crea, no creo, si inclinado

    sobre mis manos te sentí divino,

    y me embriagué. Comprendo que este vino

    no es para mí, mas juega y rueda el dado.

    Yo soy esa mujer que vive alerta,

    tú el tremendo varón que se despierta

    en un torrente que se ensancha en río,

    y más se encrespa mientras corre y poda.

    Ah, me resisto, más me tiene toda,

    tú, que nunca serás del todo mío.

  6. Queja

  7. Señor, mi queja es ésta,

    Tú me comprenderás;

    De amor me estoy muriendo,

    Pero no puedo amar.

    Persigo lo perfecto

    En mí y en los demás,

    Persigo lo perfecto

    Para poder amar.

    Me consumo en mi fuego,

    ¡Señor, piedad, piedad!

    De amor me estoy muriendo,

    ¡Pero no puedo amar!

  8. (De la página del ministerio de Cultura - Argentina)

Más recientes de John Miller

El Gran Destructor no tiene misericordia

El Gran Destructor no tiene misericordia

La bestia interminable no tiene medida, la costra negra, tan ancha y profunda, es una herida que no cura Hace 2d

La industria del miedo cotiza en Bolsa

La industria del miedo cotiza en Bolsa

Parece que estamos ante la tormenta perfecta: una nueva ola del covid, la falta de suministros que vienen desde China y que generará escasez de muchas cosas, el gran apagón, la inflación, los precios de la cesta de la compra que se disparan, la subida de los combustibles, la subsiguiente devaluación 22/11/2021

El Telde de Luis Arencibia, y Loueila Mint

El Telde de Luis Arencibia, y Loueila Mint

No me gustan demasiado los honores póstumos, me pareció un tanto extravagante que el ayuntamiento capitalino declarase a Benito Pérez Galdós Hijo Predilecto de la ciudad justo cuando se cumplía cien años de su muerte 16/11/2021

3 poemas de Cristina Peri Rossi

3 poemas de Cristina Peri Rossi

POEMA SIGUIENTELa pasión Salimos del amorcomo de una catástrofe aéreaHabíamos perdido la ropalos papelesa mí me faltaba un dientey a ti la noción del tiempo¿Era un año largo como un sigloo un siglo corto como un día?Por los mueblespor la casadespojos rotos:vasos fotos libros deshojadosÉramos los . 11/11/2021

Poemas de Julio Cortázar para Cristina Peri Rossi, Premio Cervantes 2021

Poemas de Julio Cortázar para Cristina Peri Rossi, Premio Cervantes 2021

Cinco poemas para CrisIYa mucho más allá del mezzo«camin di nostra vita»existe un territorio del amorun laberinto más mental que míticodonde es posible serlentamente dichososin el hilo de Ariadna delirantesi espumas ni sábanas ni muslos 10/11/2021

Mostrando: 1-5 de 1.064