×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.081.676
  • Publicadas
    890
  • Puntos
    0
Veces compartidas
227
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 4d

image

Eduardo Sanguinetti, filósofo, poeta

No se trata del «Fin de la Historia» como pretendieron persuadirnos con la tendencia de la posmodernidad apenas caía el muro de Berlín, sino, por el contrario, del comienzo de «otra historia», manipulada como jamás lo ha sido, determinada y dirigida hacia el «pensamiento único», estructurado y construido por los vencedores, los referentes del neoliberalismo reinante en este milenio de las grandes muertes.

Habría al menos que poder vislumbrar el lugar que ocupa la vida en este sistema al que permanecemos, para decidir sobre nuestras existencias y arriesgarnos a avanzar sobre las usurpaciones, las expoliaciones y las neocolonizaciones. Ir en contra de aquellos que usufructúan en ganancias hasta la sobrevida de seres exiliados del régimen totalitario del neoliberalismo... parias del sistema que se fugan sin retorno al averno de un mundo, gobernado por una economía despótica, como jamás se ha experimentado en la historia. El sistema neoliberal es lo suficientemente flexible para adaptarse a las diversidades nacionales, pero también lo suficientemente «globalizado» para confinarlas poco a poco en el campo de lo folklórico. Severo, represor, despótico, pero difuso, escasamente visible, difundido por todos los espacios, en tendencias disuasorias de todo tipo, desde el diseño chatarra último «grito» de la moda reciclada en films producidos en revival de lo ya reciclado y elevado a símbolo de lo que hay que vestir, ver, usar, comer, hasta para los que están excluidos del sistema neoliberal antropófago, publicitado en medios gráficos monopólicos, sumadas las cadenas de TV y redes sociales controladas al límite del porno, con sus conductores ignotos, ignorantes y fantoches proxenetas, que conforman la opinión pública, que nutre de basura al espectador seducido y sin voluntad de dejar su pasividad de ente inútil en pleno acto de consumirse consumiendo vacuidad. Las castas nacidas en el imperio del neoliberalismo, compuestas por «mascotas superstar» que responden a las corporaciones multinacionales reinantes en todos los frentes de batallas libradas por un puñado de dólares... estas «moscas de la diligencia», jamás dejan de actuar, suplantar, excluir, acechar y expulsar del espacio del régimen despótico neoliberal. A quienes se atreven a disentir, instalar nuevos paradigmas, de inmediato remasterizados y asimilados al pensamiento único que rige en el planeta, incitando seductoramente a una comunidad mansa y obediente a seguir los designios de esta casta privilegiada de recién llegados, kitsch y grosera... pero sus privilegios siguen siendo objeto de las fantasías y los deseos de las mayoría. Incluso los de aquellos que dicen sinceramente que los combaten. El dinero, la ocupación de los puntos estratégicos, los puestos a distribuir, los vínculos con otros poderosos, el dominio de transacciones financieras fantasmas, el prestigio inventado, ciertos conocimientos vacuos, la confianza del «savoir-faire» adquirido en tienda de accesorios, el lujo ensordecedor que no conoce límites: lo ha invadido todo, acaparó todo, pareciera que fuera del Club Neoliberal no hay salvación, no hay vida... el neoliberalismo ha sabido imponerse con la violencia de la calma. La lógica de esta calma y violencia conduce a postulados fundados sobre el principio de omisión: el de la miseria y los miserables, creados y sacrificados por ella con sentenciosa desenvoltura.

(Del diario República, Montevideo)

Más antiguas de John Miller

Pan y fútbol (el fútbol de La Roja)

Pan y fútbol (el fútbol de La Roja)

José M. Balbuena CastellanoEstoy muy contento porque hay algo en este raro país llamado España, que llega a unir a todos los españoles, e incluso a los ni siquiera se sienten españoless 18/07/2012

Juan Calero, un balsero de Cuba a La Palma

En estos días Juan Calero, balsero que vino de Cuba a Canarias, está muy feliz. No en vano en la Casa de la Cultura de Los Sauces, al norte de La Palma, ha puesto en pie ¡Anda mi madre!, de José Alonso Millán, con su Agrupación Cultural Artenaciente 18/07/2012

Cuando algo se quema (los incendios por venganza)

Cuando algo se quema (los incendios por venganza)

José M. BalbuenaEl incendio de una parte de Tenerife nos recuerda, una vez más, que cuando algo se quema, algo tuyo se quema 18/07/2012

Moby Dick y Tirma: dos películas muy diferentes

En las Navidades de 1954-55 Gran Canaria se instituyó como plató cinematográfico de primer nivel, con el rodaje de los últimos minutos de la película Moby Dick en el mar de El Confital, la presencia del gran director John Huston y la del actor Gregory Peck fue un acontecimiento memorable 18/07/2012

Francisco Rodríguez Medina, literatura del pueblo llano

Este hombre es un maestro vocacional que ha ejercido entre sus alumnos las facetas creativas y por eso pretende que sus lectores se contagien de aquello que ama: su tierra natal, los usos rurales, el vocabulario que se resiste a desaparecer 18/07/2012

Mostrando: 1-5 de 922