×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Óscar MldMiembro desde: 29/01/18

Óscar Mld
250
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    16.066
  • Publicadas
    6
  • Puntos
    52
Veces compartidas
20
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 5d

El testamento vital es un documento muy importante para decidir sobre el final de nuestras vidas. Cumple tres objetivos fundamentales y existen diversas forma de tramitarlo y gestionarlo

El Testamento Vital, y las otras formas de manifestación de voluntad sobre el final de la propia vida, tienen, básicamente, los siguientes objetivos.

Primer Objetivo.

Respetar el principio de autonomía. Es una finalidad ética que se adecúa a los valores de las sociedades democráticas, pluralistas y secularizadas.

Segundo Objetivo.

Dar un respaldo seguro para el paciente de que se respetarán sus deseos para el final de su vida. Esta es una finalidad jurídica. Para que el testamento vital adquiera verdadera fuerza social, es necesaria una ley que le otorgue fuerza legal. De otro modo, el testamento vital corre el peligro de convertirse en papel mojado.

Un Testamento vital con validez legal se convierte en un instrumento ágil, sobre todo si se facilitan los medios para que el médico tenga un rápido acceso a él en caso de accidente o enfermedad súbita. En Dinamarca, el médico tiene obligación de consultar el archivo central electrónico de testamentos vitales. Si no lo hace, puede ser penalizado. Muchos casos en los que opera el llamado "imperativo tecnológico" (la aplicación de una tecnología por el mero hecho de su existencia y de estar accesible) no tendrían lugar. Y es más difícil retirar unas medidas de mantenimiento artificial de vida una vez insta ladas que no aplicarlas, si éste era el deseo del paciente.

Tercer Objetivo.

Defender al profesional de la medicina. Aunque éste es un objetivo secundario, su importancia va en aumento. La medicina defensiva crece a medida que crecen también las denuncias por malas prácticas o errores médicos. En España no hemos llegado, ni mucho menos, al número de denuncias por negligencia o malas prácticas que se da en países como EE.UU. Pero un testamento vital no deja de ser también una garantía para el médico frente a posibles reclamaciones de allegados o familiares en su actuación profesional con un enfermo terminal o irreversible.

Formas del Testamento Vital.

Cualquier persona puede elaborar su testamento vital en los términos que desee.

El Testamento Vital o también llamado Documento de Instrucciones Anticipadas suele realizarse por escrito, aunque existen casos en que se han utilizado otros medios, como el vídeo. El conocido Dr. Kervorkian siempre ha filmado a las personas que acudían a él para que les ayudase a morir para que no quedasen dudas sobre la limpieza de su actuación. En esos vídeos pueden encontrarse declaraciones que constituyen auténticas manifestaciones autónomas de petición informada de ayuda a morir. Son testamentos vitales filmados. Un tribunal de Tel Aviv aceptó, hace pocos años, un vídeo como manifestación de voluntad sobre el final de la vida. El testamento vital estaba, en ese caso, simplemente plasmado en un medio más inhabitual que el de la escritura.

Existen variadas formas de hacer un testamento vital: por carta, en vídeo, hasta por Internet

Las asociaciones pro derecho a una muerte digna suelen tener un testamento vital a disposición de sus socios. También lo hacen otras instituciones, como centros de bioética, hospitales, instituciones religiosas, etc. Estos testamentos vitales son únicamente modelos que pueden servir de base para una gran mayoría de personas, que encuentran difícil plasmar por escrito sus deseos sobre el tratamiento al final de su vida.

Algunos modelos de testamentos vitales se componen de diferentes partes. Por ejemplo, el de la ADMD francesa ofrece a sus socios un testamento modelo que tiene tres partes opcionales: una primera, en la que se solicita la retirada/no iniciación de procedimientos de mantenimiento artificial de la vida (en terminología clásica, se contempla el encarnizamiento terapéutico y la eutanasia pasiva); una segunda parte, en la que se pide el uso de los medios más apropiados para evitar el dolor, aunque ello conlleve una aceleración de la muerte (eutanasia indirecta). Finalmente, en su tercer apartado, el firmante pide que, corno último recurso, se le aplique la eutanasia. Hay que hacer recordar aquí que la ADMD francesa y, en general, casi todos los países desarrollados, consideran eutanasia únicamente la que aún se suele denominar eutanasia "activa", por el momento sólo despenalizada en Holanda y legalizada en el estado de Northern Territory en Australia. El firmante hace notar que es consciente de que este último apartado puede causar problemas, especialmente al médico que le atienda, pero que confía en que, ante todo, se respete su status de persona humana.

El firmar una petición de eutanasia activa, mientras aún se mantenga esta distinción, a mi parecer, insostenible, es una previsión sensata por parte de quienes desearían ese tipo de ayuda rápida a morir. Puede ocurrir que cuando llegan a padecer una enfermedad que les deje inconscientes o incapaces la eutanasia activa ya esté legalizada. En todo caso hacen una apuesta: la de que el médico, aunque sea de tapadillo, les haga caso.

No hay que esperar a hallarse en situación de enfermedad grave para firmar un testamento vital. De hecho es preferible firmar este documento cuando se está con buena salud. Ello impedirá las argumentaciones contrarias a respetar la voluntad expresada en el Testamento Vital/Instrucciones Anticipadas, que arguyen que el estamento puede haberse firmado en una situación depresiva, bajo la influencia de la enfermedad. En cualquier caso, el testamento vital puede firmarse en cualquier momento de nuestra vida, de la misma manera que puede anularse en el momento que se desee.

Se aconseja firmar los documentos de manifestación de voluntad ante testigos. En la mayoría de los documentos-modelo se señalan dos testigos. Obviamente, esos testigos no deben ser familiares o personas allegadas a las que pueda favorecer económicamente, o de algún otro modo, el fallecimiento del firmante. En cambio, en cuanto a la figura del representante, no suele ponerse esta restricción, pues se comprende que, muchas veces, la persona a la que se considera más apta para transmitir los deseos del enfermo terminal pueda ser un hijo o un cónyuge, por ejemplo.

Los principales objetivos del testamento vital velan por la decisión del paciente y la tranquilidad y seguridad tanto de los familiares como del personal sanitario

Más recientes de Óscar Mld

La Eutanasia: ¿qué opinan los ciudadanos?

Siempre ha estado en entredicho la eutanaria o la decisión a morir dignamente. ¿Qué opinan los españoles? 25/06/2018

El envejecimiento, un problema del siglo XXI

El envejecimiento, un problema del siglo XXI

El interés por la vejez y los procesos de envejecimiento ha sido una constante a lo largo de la historia de la humanidad. En pleno siglo XXI, la población mundial está más envejecida que nunca 10/04/2018

¿Cómo repercute el envejecimiento en la sociedad moderna?

¿Cómo repercute el envejecimiento en la sociedad moderna?

Una sociedad cada vez más longeva y, por consiguiente, más envejecida, provoca una serie de problemas en la sociedad. Veamos algunos de ellos 08/03/2018

El envejecimiento de la sociedad preocupa cada vez más

El envejecimiento de la sociedad preocupa cada vez más

En una sociedad donde los avances médicos y tecnológicos aseguran una mayor esperanza de vidad, la preocupación se traslada en el envejecimiento de la población 06/02/2018

Testamento vital, el derecho a decidir ante la muerte

Testamento vital, el derecho a decidir ante la muerte

El testamento vital es un documento con instrucciones previas que nos permite decidir cómo ser atendidos desde el punto de vista médico llegados nuestros últimos días de vida 29/01/2018