×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Tecnología ObsoletaMiembro desde: 15/06/10

Tecnología Obsoleta

http://www.alpoma.net/tecob

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.276.277
  • Publicadas
    521
  • Puntos
    0
Veces compartidas
274
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
12/02/2018

image

Esquema del bombardero japonés de largo alcance G10N1 Fugaku, nunca finalizado. Fuente.

Las últimas fases del conflicto del Pacífico, durante la Segunda Guerra Mundial, vieron cómo los japoneses agudizaban su ingenio a la hora de intentar bombardear los Estados Unidos de cualquier forma que se les ocurriera. Eran conscientes de que no había mucho que hacer, pues no podían volar a través del océano con grandes bombarderos para repetir en tierras americanas la destrucción vivida, por ejemplo, en los bombardeos incendiarios estadounidenses sobre Tokio. Pero deseaban causar daño a toda costa, ya fuera tanto en forma de destrucción física como cultivando el miedo.

Salvo el ataque inicial de Pearl Harbor, el resto de los intentos japoneses por atacar a los Estados Unidos en tierra continental no fueron, ni de lejos, tan exitosos para ellos. Desde finales de 1941 diversos submarinos japoneses patrullaron la costa oeste norteamericana con la intención de comprobar si era posible bombardear ciudades o poblaciones desde el mar e, igualmente, se estudió la posibilidad de atacar el canal de Panamá, de gran importancia estratégica para los Estados Unidos. Al igual que hizo Alemania, el Imperio del Japón emprendió un programa para desarrollar grandes bombarderos de largo alcance capaces de atacar las ciudades norteamericanas. Ese programa no pasó de sus primeras fases de desarrollo y, llegados a 1944, sin apenas recursos, deciden apostar por las más peregrinas ideas.

image

En los Estados Unidos tampoco se libraban de ideas extrañas aplicadas a la guerra. La imagen muestra un contenedor para murciélagos hibernados. Estos contenedores hubieran sido lanzados en gran número desde bombarderos. A baja altitud, los murciélagos despertarían de su sopor y saldrían volando, llevando con ellos bombas incendiarias con con las que destruirían las ciudades japonesas, construidas en gran medida con madera. Imagen: USAF.

El meteorólogo japonés Wasaburo Oishi había descubierto ya hacia 1926 las corrientes en chorro(jet stream) atmosféricas (curiosamente, describió sus descubrimientos en esperanto, lengua de la que era apasionado defensor). Estas corrientes de aire son aprovechadas hoy en día por los vuelos intercontinentales para ahorrar tiempo y combustible, pero durante la Segunda Guerra Mundial al ejército japonés se le ocurrió que podrían ser ideales para enviar de forma rápida grandes oleadas de globos con los que atacar a los Estados Unidos. La "loca" idea, en realidad, no era tan extraña como pueda parecer (los británicos también lo intentaron, pero de forma más limitada, contra los alemanes): el proyecto fue todo un éxito en lo que a la llegada de globos a América se refiere pero, por fortuna, la destrucción causada fue bastante limitada.

Se estima que Japón lanzó más 9.000 Fu-Go, o "globos de fuego", hacia América entre 1944 y 1945, de los que llegaron a su objetivo unos 300. Eran globos de hidrógeno de seda recubierta con caucho (posteriormente mejorados con capas de papel japonés tipo washi) capaces de llevar una carga de entre 12 y 15 kilogramos, por lo general bombas incendiarias o antipersona. Su objetivo era el ataque a cualquier objetivo en Norteamérica, ya fueran civiles, fábricas, edificios, bosques o cultivos. Era lo mismo, con tal de que explotaran sobre América y causaran terror. Fueron en total seis víctimas las que causaron, junto con algunos destrozos de escasa importancia. Las primeras oleadas de globos, de unos 9 metros de diámetro, fueron lanzadas para estudiar la corriente en chorro y la viabilidad del proyecto (se utilizaron radiosondas). Cuando comprobaron que, efectivamente, globos como aquellos podían cruzar el Pacífico Norte con rapidez, se lanzaron oleadas de globos de hasta diez metros de diámetro armadas con sus correspondientes artefactos explosivos (se planteó también el uso de armas biológicas o químicas, cosa que se desestimó en el último momento). Los "globos de fuego" fueron tan numerosos y diversos que fueron vistos desde Canadá hasta México, pasando por gran parte de los Estados Unidos.

Los globos llevaban varios sistemas, muy ingeniosos, para mantener su altitud hasta llegar al destino final, jugando con pequeñas cargas de lastre, válvulas de hidrógeno y controlados por las variaciones de la presión atmosférica. Al cabo de unos tres días de vuelo, se suponía que el globo ya hubiera llegado a América, impulsado a toda velocidad por la corriente en chorro, momento en el que un temporizador activaba un fusible que hacía soltar la carga mortal. La maquinaria de guerra japonesa fue capaz de lanzar hasta 200 globos de este tipo al día. Para aprovechas las mejores condiciones de la corriente en chorro, las oleadas fueron lanzadas masivamente hacia el mes de noviembre de 1944. Claro, enviar bombas incendiarias a América en el invierno es una idea bastante mala si se quiere, por ejemplo, incendiar bosques, pues grandes extensiones se encontrarían nevadas o muy húmedas como para prender fuego alguno.

image

Globo-bomba japonés, captado por el ejército de los Estados Unidos en enero de 1945. Imagen US Army.

Bien, tenemos el Pacífico Norte lleno de globos asesinos... ¿qué hicieron los estadounidenses? Por lo general, además de la alarma del ejército, los bomberos, los agentes forestales y las autoridades, no sucedió nada. La mayor parte de los globos que se encontraron en el suelo fueron reutilizados por parte de los lugareños. Algunos fueron destruidos por patrullas aéreas, pero la mayoría no sobrevivían al viaje y, los que llegaron a América, apenas causaron incidentes, a pesar de que la propaganda japonesa afirmaba que era un arma muy efectiva que había llenado de terror todo el continente enemigo. La cantidad de "avistamientos", algunos incluso graciosos, que se registraron, fue muy numerosa. Más que terror, los "globos de fuego" despertaron la curiosidad. Pero aquello no era ninguna broma y, precisamente, acercarse a una de aquellas bombas que no hubiera explotado en el aire era muy peligroso.

Lo que más llamó la atención fue su origen. En América estaban convencidos de que los globos eran lanzados desde las costas de su propio continente, por parte de comandos o por japoneses que hubieran vivido hacía tiempo en los Estados Unidos (cuestión que alimentó todavía más el problema de los campos de concentración de japoneses en América). Cuando los geólogos analizaron la arena localizada en algunos de los sacos de lastre recuperados de los globos caídos, la verdad se hizo evidente y el asombro fue general: ¡venían del otro lado del Pacífico!

En un primer momento las autoridades estadounidenses impusieron la censura sobre los posibles incidentes que pudieran suceder con los globos, para no alimentar el miedo, pero cuando hubo víctimas, decidieron informar para que la gente no se acercara a ellos por curiosidad. Por desgracia, las seis víctimas conocidas de los "globos de fuego", murieron en un solo incidente, que tuvo lugar el 5 de mayo de 1945 en un bosque al sur de Oregón. Cinco niños y una mujer embarazada, murieron mientras buscaban un lugar adecuado para una comida campestre. Uno de los niños dio una patada a un objeto extraño que habían encontrado en un campo, explotando de inmediato. Nadie más murió por culpa de los globos. Al parecer, el objeto mortal había caído del cielo hacía varios días, sin explotar hasta entonces. Hoy día, asombrosamente, se encuentran de vez en cuando restos de estos globos, y de sus peligrosos explosivos, en los bosques norteamericanos (después de la guerra, el ejército de los Estados Unidos desarrolló su propio globo-bomba experimental, el E77, basado en los "globos de fuego" japoneses, aunque no fue utilizado en ningún conflicto... que se sepa).

Cuando Japón bombardeó los Estados Unidos con miles de globos apareció originalmente en Tecnología Obsoleta, 12 febrero 2018.

Más recientes de Tecnología Obsoleta

El asombroso RP-4, el sueño de un avión extravagante

El asombroso RP-4, el sueño de un avión extravagante

Hace ahora diez años que David Rose presentó su máquina voladora RP-4. Hasta donde sé, el proyecto no llegó a completarse, pero sin duda sigue siendo uno de los aviones extraños más asombrosos jamás concebidos 25/08/2017

Los habitantes de la Luna (lectura de verano)

Los habitantes de la Luna (lectura de verano)

George Clyde Fisher, quien fuera responsable del American Museum of Natural History y más tarde director del Planetario Hayden, publicó en 1943 un libro titulado The True Story of the Moon, en el que recogía en tono divulgativo el conocimiento de la época sobre nuestro satélite natural, además de .. 11/08/2017

[1948] Viajando a todo lujo en ala volante

Este fragmento de video me llamó la atención en cuanto lo vi allá por 2013 y me dije1: merece la pena comentarlo brevemente en TecOb. Y así, hasta hoy, cuando revisando la lista de posibles temas a tratar en el blog, me he vuelto a cruzar con él. No lo demoremos más y viajemos al año 1948 06/08/2017

Fernando Villaamil, el padre de los destructores

Fernando Villaamil, el padre de los destructores

Versión para TecOb del artículo que publiqué en la revista Historia de Iberia Vieja, edición de julio de 2017. El mar fue el elemento que dio sentido a la vida de Fernando Villaamil 02/08/2017

Algunas imágenes del XII Festival aéreo de Gijón

Algunas imágenes del XII Festival aéreo de Gijón

Esta mañana, como ya viene siendo habitual en los últimos años, he asistido al Festival aéreo de Gijón (este año con más motivo si cabe, dado el tema de mi último libro, escrito junto a José Manuel Gil) 23/07/2017

Mostrando: 11-15 de 524