Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Tu plan familiar de ahorro, exige disciplina en tu presupuesto

25/06/2018 20:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ahorrar genera bienestar de quien es dueño o tenedor de ese dinero

Fusión y Convivencias

Ir al mercado en Venezuela es un verdadero espejismo, porque lo observado asombra no solamente a las amas de casa, sino también a cualquier ciudadano que desea adquirir un producto envasado o comestible, es que la corrupción va aliada y muy enlazada con el bandalaje e irrespeto a toda una comunidad, ya ahorrar por este motivo, paso a la historia y solo aspiramos a un momento coyuntural para lograr cambios. Todo, porque las oficinas e instituciones del Estado Bolivariano de Venezuela, resulta incapaz de administrar justicia y, esto, incluye a la Guardia Nacional Bolivariana y el ejército, entes que tienen bajo su control, la administración, vigilancia y distribución de alimentos.

Hace dos décadas, el ahorrista local pudo planificar sus metas a largo y mediano plazo, de acuerdo a sus capacidades económicas, confiando en el banco sus depósitos, pero en la actualidad esa misma persona se encuentra en bancarrota debido a la contracción de la economía y a la alta inflación que lo afecta y le impide amasar dinero por un determinado período de tiempo.

Apenas, contraje matrimonio por civil y en el Templo Evangélico, procedí a comprar un apartamento, muy cerca del lugar territorial donde me gradué de bachiller. Procedí a su remodelación, todo se pudo hacer, hasta cambiar de vehículo, desde joven he tenido auto hasta hace cuatro años me lo robaron, pero, di con él, pero estaba en manos de tres comisarios policiales que admitieron no devolverlo.

Venezuela, por este motivo y otras, se ha convertido en turbulenta. Pero, hay que ahorrar. Por ejemplo, de los veinte bolívares soberanos que me dan en el banco, guardo cinco, otros de emergencia y los diez restantes para adquirir alimentos con un precio más económico y, que los grandes abastos poco ofertan.

Ahorrar genera bienestar de quien es dueño o tenedor de ese dinero y sabe que esas finanzas están garantizadas y bajo resguardo en una entidad bancaria.

El ahorrista está seguro de contar con un piso sólidamente económico para disponer de un capital cuando lo amerite la necesidad o se presente una oportunidad de inversión que le duplique en ganancias para su crecimiento tanto personal como de negocios.

¿Pero, como hacerlo?

Para un trabajador venezolano es sumamente difícil a la fecha que logre separar una porción del ingreso salarial que percibe quincenalmente, para guardarlo con miras a usarlo en el futuro. Esa acción era muy recurrente años atrás.

No basta siquiera que ejerza dos trabajos a la vez para poder hacerlo, porque, aunque gane dos sueldos mínimos, estos siguen siendo menores, cuando la cesta básica supera los doscientos millones de bolívares, y ahorrar significaría no comprar lo que pueda alcanzar para comer.

Desde muy joven me prepare para este tiempo e incursione en el campo político, donde de una manera muy aveza escuchaba todos los pormenores del acontecer nacional. Logre, como docente trabajar en tres liceos diferentes, uno oficial y dos privados y a la vez, como escritor y periodista labore en los diversos diarios locales y me hice independiente y a través de columnas esparcía mis artículos a nivel nacional que enviaba en físico, CD y los más importantes en correo electrónico.

De esa manera logré tomar fuerza y junto a mi esposa Thais Flores logré ver crecer a mis hijos. Ella trabajó en la Alcaldía de Valencia, durante veinte y cinco años, gracias a la gestión del buen amigo Yostón Ramírez.

Cada persona ahorra con un propósito, por lo tanto, el destino que se le da a todos los capitales es diferente. Unos lo hacen con la intención de adquirir bienes, como carros, casas, apartamentos, artefactos para el hogar, vestido y calzado; pagar estudios, concretar una boda, para viajar en calidad de turistas fuera y dentro del país o para atender una necesidad en el exterior.

También las personas ahorran en previsión de la salud para soportar el pago de una clínica y los tratamientos derivados por sus servicios, de un hospital o ambulatorio, y para cubrir cualquier imprevisto sobrevenido como un accidente o la muerte de un familiar.

Pero, este gobierno contribuyó a la escasez que se veía venir y procreó en un principio a su esencia, el bachaquerismo. Para ayudar a su militancia, pero, estos rebasaron todo control y en el tiempo originaron un desequilibrio en nuestra economía junto a las mafias internacionales que todavía ahogan nuestra economía, al lado de los bolichicos.

De esta manera, vemos hoy, los anaqueles vacíos o llenos de productos excesivamente costosos, sinceramente los empresarios abusaron y se hacen millonarios a costa del precario sueldo del venezolano.

Otra causa para no ahorrar se vincula directamente con el desequilibrio entre lo que se tiene en dinero respecto a lo que se gasta.

Ello repercute en este país por la histórica inflación, que al decir de economistas estaría a niveles del 3.000% que se comen los pocos ingresos que se devengan.

Seamos ingeniosos

También se cuenta con poca oferta de beneficios y respaldo por parte de la banca pública y privada, las cuales restringen las cantidades en montos altos de retiros bancarios, situación que aleja la posibilidad de llevar a cabo esta actividad con dicho sector en Venezuela.

Pero, vamos hacer algo, no compremos alimentos que en nada benefician a nuestro cuerpo, como el refresco en lata y gaseosas. ese dinero, introdúzcalo en un cochinito y empiece a introducirle dinero, me refiero a billetes de mediana denominación y vea los resultados.

No compre plásticos, aparte de lo costoso que esta en el mercado, provoca enfermedades incurables que le afectaran en la tercera edad, principalmente el asiático, porque es muy débil. En lo particular, regrese al vidrio y a cada botella le guardo doce tapas, porque son de metal o plásticas y debe cambiarlas periódicamente por oxidación o perdida de fuerza en el material.

Entiendo, que muchas personas no pueden desprenderse de los aromas de ciertas especias, como el ketchup o la salsa de tomate. Sin embargo, como puedes esperar, también contiene muchas más cosas, además de tomate. Por ejemplo, cantidades enormes de sal, que se debe evitar por provocar la retención de líquidos, además de ataques al corazón y otras condiciones. La salsa de tomate también contiene jarabe de maíz o alta fructosa, que se utiliza como sustituto del azúcar. Es muy alto en calorías y conduce al aumento de peso y obesidad (si se toma a menudo). Debido a que el azúcar en este producto se digiere muy rápidamente, provoca que sus niveles aumenten enseguida, bajando poco después. Esto puede llegar a provocar mareos, náuseas y cansancio si se toma con demasiada frecuencia. Lo mismo ocurre con otras salsas, como la mayonesa o la BBQ.

En nuestro país ha sido muy habitual encontrar en bares y restaurantes la presentación visual de sus platos a través de fotografías, tanto en la carta como en las paredes de la entrada del establecimiento o en carteles a pie de calle. Algo que parecía que había desaparecido, en zonas de turismo, como nuestra costa, sigue siendo un ‘atractivo’ para atraer nuevos clientes. Claro, hay fotos que pueden conseguirlo, y hay otras que consiguen todo lo contrario.

Las fotos no son arma exclusiva de la hostelería española, también se utiliza en otros países, pero hay otros que son mucho más sofisticados en este aspecto, como Japón, cuyas vitrinas lucen réplicas de los platos que elaboran, parecen tan reales que más de uno se lo ‘comería’ si se lo pusieran en el plato.

Se conocen como sampuru (サンプル), derivado del inglés sample (muestra), y se empezaron haciendo de cera, pero ahora suelen hacerse con policloruro de vinilo (PVC), un derivado del plástico muy versátil, resistente y económico. La creación y fabricación de alimentos y platos de plástico para restaurantes se ha convertido en un arte, aunque se fabrican de forma industrial, hay un sector artesano para el que también es un negocio muy lucrativo.

Los restaurantes de Japón pueden pedir un menú completo en sampuru, y cada restaurante puede solicitar un modelo de plato que sea igual al que sale de su cocina, por lo que son creaciones únicas. En fin, habría mucho que hablar sobre esto, pues incluso se realizan concursos de creación de comida de plástico para conseguir las réplicas más reales.

En una oportunidad, venia con mis hermanos Elicerme Sequera y Juan Rodríguez de una conferencia evangélica cercana a mi ciudad, distante cuarenta y dos- 42- kilómetros y nos detuvimos en un lugar, ya saliendo de Puerto Cabello, llamado El Palito y, pedimos empanadas de cazón. Observamos como la señora saco varios empaques de la nevera y antes de mezclar, le dijimos que ya no procediera a preparar las empanadas. Cuando, pregunto la razón, fue muy fácil explicarle, por cada dos bolsitas de cazón, iba una de cartón de huevos desmenuzados y al mezclarlos se veía bien, claro, el aliño y el saborizador le daba otro aspecto, Tuvimos que hablarle claro

Por esto, deje de comer en la calle y se ahorrara un buen dinero, la mayoría de los restaurantes en Venezuela, por los altos precios, ofrecen en su menú, comida falsa.

Cocine en casa. Yo aprendí hacerlo, tanto vegetariano, como comida mediterránea.

Hoy, el venezolano subsiste con el poco dinero que posee en el momento. Por ello, procura con todo el cuidado invertirlo en lo más necesario que esté al alcance de su maltrecho presupuesto. Debe estirar cuanto pueda sus finanzas adquiridas de su quincena, si es un trabajador dependiente, porque verá de nuevo dinero en quince días, y si se trata de un trabajador por cuenta propia o informal debe rezar todos los días para que le vaya bien con las ventas de calle y así poder obtener rentabilidad económica que le permita sobrevivir.

Tengo algunas cosas por vender y no quiero abusar. Pero, algunos ciudadanos no quieren cancelar lo justo La descapitalización de personas que habían sido estables y exitosas en sus negocios, motivado a la acelerada inflación, es otro impedimento al ahorro, ya que se fueron a la quiebra al reponer sus inventarios con precios exorbitantes.

En estos últimos años el venezolano ha aprendido a darle mayor valor al dinero, y a conservar cuanto pueda los bienes que tiene, porque antes pareciera no le preocupó y estaba convertido en un botarate.

Ahora se vive de lo que se tiene y no de lo que se guardó.

Pero, algo importante, razone, no siga siendo zombi, déjese guiar para que crezcamos juntos, necesitamos un cambio, un nuevo republicano, un nuevo soñador.

¿Pero, como hacerlo?


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1181 noticias)
Visitas:
4714
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.