Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Irenemm escriba una noticia?

Plantas y flores de otoño ¿Cuáles son las más bonitas para cultivar?

13/08/2021 05:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Te encantan las flores y no quieres renunciar a su compañía ni siquiera en otoño? Elije plantas que te sorprenderán por su exuberante floración incluso en los meses más fríos

VIVEROS FLORAMA uno de los mejores viveros en Madrid, nos ofrece conocer 5 plantas de floración otoñal que adornarán tu jardín en los próximos meses.

Los amantes de las plantas y los entusiastas de los jardines saben que pueden diseñar su jardín de tal manera que puedan disfrutar de la vista de hermosas e impresionantes flores en todas las estaciones.

¿Qué flores de otoño funcionan mejor?

Aster

Las ásteres perennes, también conocidos como marcinas, florecen desde principios de la primavera hasta finales de otoño, época de fuertes lluvias. Pasan el invierno en el suelo, así que recórtalas al final de la temporada y empezarán a crecer de nuevo al cabo de unos meses.

Son perfectas para crear coloridos arreglos florales: basta con diseñar parterres con ásteres blancos, rojos, morados, azules o rosas. Les gusta la compañía de los demás, por lo que crecen de forma más exuberante en grupo.

No requieren mucho mantenimiento y son recomendables para quienes se inician en el jardín o para quienes no quieren dedicar demasiado tiempo a la jardinería.

Requieren, como mucho, un riego regular y bastante generoso (de lo contrario, empezarán a marchitarse por la parte inferior, lo que supondrá una importante reducción del tiempo de floración) y un abonado no demasiado intensivo.

Como dato interesante, no todas las ásteres florecen en otoño. Para disfrutar de un hermoso jardín también en septiembre y octubre, elije ásteres de Nueva Bélgica, arbustos o con hojas de brezo.

Curiosamente, una flor otoñal de moda y vistosa es el áster de china, que no pertenece a ninguna especie.

Echinacea

Las echinaceas púrpuras son familia de las ásteres y, al igual que éstos, hibernan en el suelo y les gusta ser plantadas en grupos y con luz solar intensa.

Los expertos cultivadores en los viveros recomiendan plantarlos en su propia residencia para crear coloridas composiciones otoñales que seguirán deleitando la vista hasta octubre.

A pesar de su nombre, las flores de la equinácea pueden ser de color púrpura, blanco, rojo o rosa. Toleran el suelo y soportan bien los periodos de sequedad, si es necesario, competirán con otras plantas y flores de jardín por el agua. La echinacea púrpura rara vez es atacada por plagas, pero atrae a las mariposas.

Consejo: Si quieres disfrutar de las flores desde principios de primavera hasta finales de año, es aconsejable combinar las variedades de floración otoñal con las de floración estival. Esto crea un efecto de jardín la mayor parte del año.

Crisantemos

En la lista de flores otoñales, los crisantemos no pueden faltar. Esta es una prueba más de que el jardín de otoño está lleno de asterias. Según la especie, pueden tener diferentes inflorescencias: simples, semillenas, llenas, esféricas, semiesféricas, en forma de paraguas, etc., así como diferentes colores: desde el blanco al amarillo, pasando por el naranja, el rosa y el rojo.

Al igual que las ásteres y las echineas, les gusta un lugar soleado, pero no toleran un riego excesivo: la frecuencia y la cantidad de agua puede provocar que las raíces se dañen. Por lo tanto, es mejor no regarlas en exceso.

También conviene abonar la planta antes y durante la floración, así como eliminar las flores marchitas. Esto estimula la formación de nuevos brotes y prolonga la vida del crisantemo.

Al final de la temporada, es decir, después de las primeras heladas, acorta los brotes de las plantas a unos 15 cm del suelo y (ya que los crisantemos no toleran muy bien las heladas) cúbrelos con ramas de coníferas, por ejemplo, de abeto.

Consejo: No todos los crisantemos son perennes o aptos para invernar en el suelo. A la hora de decidir las variedades de jardín, elije variedades como: Clara curtis, Raja, Bella Gold, Rubra, etc.

Brezo de otoño

El brezo es una señal especialmente romántica del final del verano. Quedan muy bien en jardines extensos y algo salvajes, así como embellecer una zona de arquitectura variada. Lo mejor es plantarlas en grupos de diez con el mismo color de hoja (verde oscuro, gris o incluso naranja) o de flor (brezo, rosa claro, morado, rojo o blanco).

Al brezo no le gusta el viento ni los lugares pantanosos (al igual que a los crisantemos, el exceso de humedad provoca la putrefacción de las raíces), pero se siente muy bien al sol.

Requieren un suelo húmedo, fértil y ácido (pH 3, 5-5, 5) se pueden comprar mezclas especiales en los viveros o tiendas de jardinería. Plántalos a 20-30 cm de distancia y cubre los espacios entre ellos con corteza para evitar que la tierra se seque demasiado rápido. No toleran las heladas prolongadas, así que después de las primeras heladas fuertes, protégelas con ramas de coníferas.

Dato interesante: el brezo no sólo difiere en su aspecto, sino también en la época de floración. Las plantas también requieren mucha atención durante su plantación y cuidado.

Una tierra bien preparada, el abono regular, el riego y el recorte de los brotes en primavera prolongarán su vida y harán que los tallos salpiquen de hermosos colores de agosto a octubre.

Dalia

La dalia es la reina del jardín de otoño. Otras floraciones otoñales no pueden competir con su belleza y encanto. Existe en decenas de variedades, que varían en color y estructura de la inflorescencia. Desafortunadamente, es bastante caprichosa y difícil de cultivar.

Las dalias plantadas en el suelo durante el invierno se congelan, por lo que es necesario desenterrar los tubérculos a finales de otoño (con cuidado para no dañar las raíces), trasladarlos a un lugar más cálido y volver a plantarlos en los arriates en primavera.

Les gusta un lugar resguardado y soleado, una humedad media (no las riegues demasiado) y unos cuidados sencillos, como eliminar las floraciones y sostener los tallos altos y las inflorescencias pesadas.

Abónalos de mayo a mediados de junio para obtener un resultado bonito.

Consejo: Excave las dalias del suelo con las primeras heladas. Seca bien los tubérculos en un lugar cálido y seco y limpia la tierra, eliminando las partes muertas y dañadas.

Las flores de otoño demuestran que septiembre, octubre y noviembre son meses que hay que esperar. Las flores de otoño convertirán tu jardín en un lugar lleno de vida y evitarán que caigas en el sueño invernal.


Sobre esta noticia

Autor:
Irenemm (208 noticias)
Visitas:
4248
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.