Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

El Plateau de Cabo Verde

0
- +
06/02/2018 08:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por David Sendra Domènech

Cabo Verde ni es un cabo ni es verde, pero es una de las sonrisas de África, ese gran desconocido. Son islas de morabeza, de belleza interior, mucha paz espiritual y una intensa alegría de vivir. Ni es exotismo ni es lujo, pero sí humanidad, historias de morna, pero también de funaná y de coladeira. En este país de vientos, de volcanes y de melancolía se yergue Plateau, el centro histórico de Praia.

Platô o Plateau es el centro histórico, un Patrimonio Nacional Cultural que protege un espacio pequeño pero de gran intensidad ilustre y artística. Un lugar único para admirar el atardecer con las playas Negra y de Gamboa a los pies. Recomiendo iniciar el recorrido en la plaza de Alexandre Albuquerque, la principal de la ciudad con unos noventa y siete metros de largo por setenta y cuatro de ancho. Un punto neurálgico rodeado por los principales edificios, como el Palacio de Justicia, el Ayuntamiento de Praia o la iglesia de Nuestra Señora de la Gracia. Es un espacio perfecto para relajarse, para sentarse a la sombra de los ceibos que protegen del inclemente sol y admirar el pasar del tiempo, refrescado por las gotas de agua que trae el viento desde la fuente principal.

Esta especie de meseta tiene sus calles básicamente en forma de cuadrícula, con la Amílcar Cabral como principal. Vista desde el cielo parece un rincón aislado del resto de la urbe y tachonada por pequeñas áreas verdes que dan sombra. Es el lugar donde se fundó el primer asentamiento de la ciudad, en el siglo XVI; un espacio de apenas un kilómetro escaso de norte a sur y un ancho que comienza con 250 metros y llega a un máximo de 900. Es decir, un lugar pequeño que sorprende por la cantidad de embajadas, bancos y edificios públicos relevantes, así como plazas que se protegen en su interior. Es un lugar de moda, con sus pubs, sus bares, sus restaurantes y hasta sus tiendas de diseño.

Más sobre

Saliendo de la plaza uno se topa con calles delineadas, llenas de movimiento y mucho ambiente a casi cualquier hora del día. A lado y lado, varios edificios de arquitectura neoclásica colonial. Una primera parada puede ser la catedral, un edificio de inicios del siglo XX, aunque la parroquia tiene más de 400 años. En su interior destaca su elegante techo, que aún resalta más por el blanco de las paredes. Una arquitectura neoclásica, al igual que su exterior, aunque con un toque de elementos arquitectónicos romanos. Al lado, el Ayuntamiento de la ciudad, un deslumbrante edificio de tonos amarillos y con estilo portugués colonial cuyo interior puede visitarse. No muy lejos se encuentra la Sala-Museo Amílcar Cabral para el que desee aprender más sobre el líder revolucionario.

En la zona del Palacio Presidencial destacan tres paradas. La primera es el antiguo cuartel Jaime Mota, situado en la parte más alta de la meseta. Un edificio colonial, de pintura amarilla descascada al sol, ventanas y puerta enmarcadas en azul, y con una entrada protegida por cuatro cañones, quién sabe si de los que fueron utilizados contra los piratas que azotaron la región. Tras el brutal ataque del corsario Cassard a la antigua capital de Cidade Velha, las defensas se reforzaron, la capital cambió de lugar y se logró proteger a la población. No muy lejos, el monumento a Diogo Gomes, el navegante portugués que dijo haber descubierto Cabo Verde. A corta distancia, el Palacio Presidencial, antigua morada del gobernador, que a pesar de no poder visitarse sí se consigue admirar a cierta distancia.

La gastronomía también forma parte del Platô, por lo que no dudes en sentarte en alguna terraza, saborear las delicias locales, sumirte en la calma con los ritmos caboverdianos y luego, cargado de energía, continuar el recorrido cultural. El Museo Etnográfico ?nuestra última parada? está ubicado en un edificio del XIX, de estilo colonial, que preserva parte de la historia del país. Un lugar para aprender más sobre Cabo Verde y sus gentes.


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (636 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
44
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.