Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Por qué Escandinavia no es excepcional

8
- +
16/09/2018 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image[De la Quarterly Journal of Austrian Economics.]

Los países escandinavos, y el principal de ellos Suecia, se conocen comúnmente como anomalías o inspiraciones, dependiendo del punto de vista político de uno. La razón es que los países no parecen ajustarse al patrón general: son enormemente exitosos, aunque "no deberían" serlo. De hecho, los escandinavos disfrutan de un nivel de vida muy elevado a pesar de tener Estados de Bienestar muy grandes y progresivos por los que pagan los impuestos más altos del mundo.

Como resultado, ha surgido una gran y creciente literatura, tanto propagandística como académica, que trata de identificar las razones de esta excepcionalidad escandinava, especialmente en lo que se refiere a sus estados de bienestar. Yo mismo contribuí con esta literatura1 y revisé previamente las contribuciones de otros en esta publicación.2 Pero lo que se ha perdido es un análisis resumido accesible para los no académicos. Por lo tanto, fue una delicia leer El poco excepcional modelo escandinavo: Cultura, mercado y el fracaso de la tercera vía de Nima Sanandaji, publicado por el Instituto Británico de Asuntos Económicos.

El Dr. Sanandaji es un analista y escritor de economía política, conocido tanto en Suecia como en Europa, y como se espera, hace un trabajo excelente que resume el estado de las beca escolares. También utiliza ejemplos y citas de artículos publicados en los medios de comunicación escandinavos para ilustrar la narrativa. El resultado es una respuesta breve e informativa pero fácil de leer sobre cómo y por qué los Estados de Bienestar escandinavos parecen funcionar tan bien.

El corto libro proporciona al lector una visión de la cultura escandinava, una explicación de las causas del excepcional aumento de la pobreza de las naciones, una visión general de su reciente historia política y económica, la estructura y evolución distintas del Estado de Bienestar escandinavo, los orígenes de su igualitarismo e igualdad de género y el efecto de la inmigración. Brevemente tocaré tres de estas áreas.

Primero, Sanandaji deja en claro que la historia optimista del Estado de Bienestar escandinavo, como suele decirse, es, en el mejor de los casos, incompleta. Los países escandinavos se encontraban entre los más pobres del continente europeo a fines del siglo XIX y no se vieron afectados en gran medida por la industrialización que había comenzado siglos antes en el Reino Unido. Una combinación de la reforma liberal clásica y la adopción de la producción industrializada creó una "edad de oro" de un siglo, como Bergh (2014) denota el período aproximadamente de 1870 a 1970 en Suecia, de crecimiento económico y niveles de vida en rápido aumento.

Este crecimiento fue parcialmente posible gracias a una cultura escandinava distinta, que se caracteriza por "altos niveles de confianza, una fuerte ética de trabajo y cohesión social [que] son ??el punto de partida perfecto para economías exitosas" (p.7 ) Como Sanandaji señala, las virtudes alineadas con el mercado de la cultura escandinava también explican el impacto limitado del Estado de Bienestar tal como fue erigido y expandido en la década de 1930 y más allá. El cambio cultural lleva tiempo y, por lo tanto, los viejos valores se retrasan frente al cambio político. Por lo tanto, llevó tiempo que las virtudes escandinavas dieran paso a los incentivos destructivos del Estado de Bienestar.

También debe señalarse, aunque Sanandaji no aclara este punto, que después de que se estableció el estado de bienestar y durante sus varias décadas de expansión, su tasa de crecimiento tendió a ser más baja que la de la economía en general. Por lo tanto, la carga creciente era, en términos relativos, marginal. Es decir, hasta los radicales años sesenta y setenta cuando los gobiernos escandinavos y el gobierno sueco en particular, adoptaron políticas de bienestar muy expansionistas. (Este cambio político se analiza en detalle en, por ejemplo, Bergh).3

Sanandaji también presenta datos interesantes con respecto a la igualdad de género en Escandinavia. Su debate comienza con la tasa de participación en el mercado laboral de la mujer internacionalmente envidiable en los países escandinavos y especialmente en Suecia. El trasfondo, sin embargo, es que el gobierno de Suecia adoptó una agenda radical para el control de la población formulada por Gunnar y Alva Myrdal (sí, el mismo Gunnar Myrdal que compartió el premio de economía de 1974 con Hayek). La esencia de esta reforma era hacer cumplir una responsabilidad compartida entre los padres y "la comunidad" para la educación de los niños. Al aumentar los impuestos sobre los ingresos mientras ofrecían servicios de guardería administrados por el gobierno, se incentivaba a las familias (si no eran "forzadas", económicamente hablando) a asegurar dos ingresos a tiempo completo.

Curiosamente, si bien esto aumentó rápidamente la participación de las mujeres en el mercado laboral, Sanandaji señala que "pocas mujeres en las naciones nórdicas alcanzan la posición de líderes empresariales y aún menos logran ascender a los puestos más altos de directores y jefes ejecutivos" (p. 102). Parte de la razón es que los trabajos que las mujeres suelen elegir, incluida la educación y la atención médica, están monopolizados en los vastos sectores públicos. Como resultado, las mujeres quedan atrapadas en carreras donde los empleadores no compiten por su competencia y muchos puestos de liderazgo son políticos.

Este desarrollo se ilustra indirectamente en una aterradora estadística del mercado laboral de Suecia: "Entre 1950 y 2000, la población sueca creció de siete a casi nueve millones. Pero sorprendentemente, la creación neta de empleos en el sector privado fue casi nula." (p. 33).

Finalmente, Sanandaji aborda el tema de la inmigración y muestra que las naciones escandinavas fueron excepcionalmente buenas en la integración, con una mayor participación laboral de los inmigrantes que otras naciones occidentales, antes de la radicalización del Estado de Bienestar. A partir de entonces, debido a las rígidas regulaciones laborales y los vastos beneficios sociales, los inmigrantes quedaron más o menos excluidos de los mercados de trabajo escandinavos.

La literatura identifica dos explicaciones potenciales. En primer lugar, las políticas anti-negocios y protección del trabajo prácticamente excluyen a cualquier persona con falta de experiencia laboral, habilidades altamente buscadas, o aquellos con falta de competencia en el lenguaje o en la red limitada. Esto mantiene desempleados tanto a los inmigrantes como a los jóvenes (las altísimas tasas de desempleo juvenil en Escandinavia ilustran este problema). En segundo lugar, las promesas del Estado de Bienestar universal tienden a atraer a las personas que están menos interesadas en llegar a la cima y, por lo tanto, carecen de ética laboral.

Esto explica los problemas recientes en Escandinavia con respecto a la inmigración, que es esencialmente un problema de integración y de política, no un problema de gente extranjera.

En general, el libro de Sanandaji proporciona muchas ideas y una explicación coherente para el ascenso de las naciones escandinavas y sus Estados de Bienestar. Su impresionante nivel de vida es una historia de libre mercado, que está arraigada en una cultura económicamente sólida. Esta cultura también apoyó el Estado de Bienestar, hasta que décadas de incentivos destructivos erosionaron los sólidos valores de las naciones. El Estado de Bienestar, después de su radicalización, pronto fue aplastado por su propio peso, y desde entonces Scandinavia ha experimentado vastas reformas de libre mercado que nuevamente han contribuido al crecimiento económico y la prosperidad.

Teniendo en cuenta la historia completa, Sanandaji resume el ejemplo de los estados de bienestar del norte de Europa de manera simple y sin rodeos: "Escandinavia es completamente excepcional".

El artículo original se encuentra aquí.

1.Bylund, Per L. 2010. "The Modern Welfare State: Leading the Way on the Road to Serfdom". En Thomas E. Woods, ed., Back on the Road to Serfdom: The Resurgence of Statism. Wilmington, Del .: Libros ISI.

2.2015. "Book Review: Sweden and the Revival of the Capitalist Welfare State by Andreas Bergh, " Revista Trimestral de Economía Austríaca 18, no. 1: 75-81.

3.Bergh, Andreas. 2014. Sweden and the Revival of the Capitalist Welfare State, Reino Unido: Edward Elgar.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (693 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
100
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.