Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blancamiosi escriba una noticia?

¿Te preocupan los comentarios negativos?

28/05/2019 07:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image J. D. Salinger, ante su obra "El guardián entre el centeno", uno de los escritores más enigmáticos del siglo XX. Le bastó una sola obra para ser idolatrado. Ser escritor es someterse al escrutinio público. No solo de los lectores sino de las personas a las que un escritor no les cae bien aunque no hayan leído una página de algún libro de su autoría. Antes no existían las redes sociales y no enterarse de la opinión de los lectores concedía cierta tranquilidad a cualquier escritor publicado. Ignorar qué pensaban los lectores hacía la vida más sencilla de cualquier escritor, quienes temían, eso sí, la opinión de los críticos literarios, capaces de situar un libro en las estrellas o hundirlo en el olvido. Hoy en día con el advenimiento de Internet y el acceso a las redes sociales es posible que la opinión de los lectores llegue directamente al autor, antes un ser inaccesible, impenetrable y en nuestra imaginación de lectores situado en algún lugar mágico en el que se encerraba a crear sus obras, los imaginábamos como seres tortuosos, con un cigarrillo entre los dedos o varias botellas de algún líquido espirituoso vacías a su alrededor escribiendo día y noche. Se tejían en su entorno una serie de leyendas que aupaban el misterio ya de por sí endilgado a la dama en cuestión, como fue el caso de Agatha Christie o Amandine Aurore Lucile Dupin, de seudónimo George Sands, la escritora francesa amante de Chopin, o las leyendas misteriosas que se crearon alrededor de Edgar Allan Poe y la vida de Oscar Wilde.

En la actualidad la idea que se tiene de un escritor es absolutamente diferente. Son personas accesibles, en muchos casos bastante normales, aunque también existen los que se crean un aura de relativo misterio o de viajeros empedernidos o los que prefieren permanecer ocultos al público y no tienen cuenta en ninguna red social, o escriben bajo seudónimos ?en algunos casos varios?, porque prefieren su intimidad o porque temen que lo que escriben pueda marcarlos de alguna manera nefasta en su vida cotidiana.

El asunto es que cualquier novela que se publique o autopublique terminará vendiéndose en alguna plataforma digital en donde se alienta al lector a dejar comentarios. Igual sucede en sitios como Twitter, Instagram, Linkedin y en especial en Facebook, en los grupos de lectores y escritores en donde gente que lee y también la que no lee opina públicamente de la obra de cualquier escritor, trátese de García Márquez, Faulkner, Hemingway, Proust, Cervantes, Coelho como también de cualquier escritor autopublicado.

Estoy segura de que a un Dan Brown le importa menos una crítica negativa que a cualquier escritor independiente por la sencilla razón de que los últimos están más expuestos y son más frágiles. Pero no debe ser razón para rechazar cualquier crítica negativa. Cada persona es un mundo, y acabo de ver en un hilo en Facebook con más de trescientos comentarios que a unos les encantaba El Quijote, La divina comedia, Cien años de soledad y Las Uvas de la ira mientras otros denostaban enérgicamente de ellas. Tenemos la suerte de que exista tanta diversidad; unos dicen que Rayuela es una maravilla y otros que no llegaron a la tercera página, mientras que El hombre de la rosa era odiado y amado con igual intensidad por casi la misma cantidad de lectores. No se puede complacer a todo el mundo. Así como existen diversidad de escritores la hay de lectores. No podemos desanimarnos porque un lector deja un comentario negativo, claro, los escritores preferiríamos que si es negativo fuese lo más delicado y educado posible, pero los lectores simplemente escriben lo que piensan o lo que sintieron al leer un libro así como nosotros pensamos y sentimos al escribirlo.

Cada escritor especulará que su obra es mejor que la de cualquier otro, y se sentirá ofendido si alguien se atreve a decir que su obra es un bodrio. Pero esa misma obra para otro lector puede ser sublime. Comprobado en el debate al que me referí líneas arriba en el que escritores famosos sufrieron el escarnio público de sus obras más galardonadas. Así como hay escritores incultos, necios, soeces, ignorantes, cretinos, tercos, obtusos, fanáticos religiosos, ateos, sabios, científicos, brillantes, genios, aventureros, misteriosos..., también hay lectores incultos, necios, soeces, ignorantes, cretinos, tercos, obtusos, fanáticos religiosos, ateos, sabios, científicos, brillantes, genios, aventureros, misteriosos... No debería preocuparnos la diversidad en los comentarios sino el contenido de nuestro libro. Contra la opinión pública no podemos hacer nada. Está fuera de nuestro alcance, enfoquémonos en lo que sí podemos cambiar.

¡Hasta la próxima, amigos!


Sobre esta noticia

Autor:
Blancamiosi (318 noticias)
Fuente:
blancamiosiysumundo.blogspot.com
Visitas:
2026
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.