Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

El problema de los cubículos y la "oficina abierta"

4
- +
10/10/2018 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa National Public Radio emitió recientemente un segmento sobre el concepto de oficina abierta. Cuando volví a mi oficina, planeaba escuchar todo el segmento y cuando lo busqué en Google, hubo múltiples visitas a los segmentos de la NPR. Uno podría sospechar que la NPR tiene algunos reporteros descontentos trabajando en el formato de oficina abierta.

El concepto de oficina abierta de no tener paredes y puertas de oficina con empleados sentados en un espacio relativamente estrecho a menudo es elogiado como una forma de fomentar la interacción y colaboración de los empleados. En las empresas de alta tecnología, se piensa que el concepto fomenta la resolución de problemas y la creatividad grupal.

Sin embargo, los estudios sugieren todo lo contrario. En su estudio, los profesores Ethan S. Bernstein y Stephen Turban comenzaron su estudio con una mente abierta:

Me parece que ambos lados de este debate son igualmente convincentes. Por un lado, parece un tanto miserable para alguien que quisiera tener algún espacio privado para realizar su trabajo. Por otro lado, tenemos esta imagen de la vibración de la interacción humana que tiene lugar cuando se puede alcanzar y tocar a alguien literalmente y hablar con ellos.

Los investigadores fueron a dos grandes corporaciones que estaban en el proceso de realizar la transición de cubículos al formato de oficina abierta y tenían empleados que llevaban insignias especiales que podían rastrear las interacciones personales. ¡Para su sorpresa, las interacciones personales disminuyeron en un 70%! Las comunicaciones electrónicas aumentaron en un 25-50%.

Por supuesto, el cubículo en sí es ampliamente vilipendiado por los "trabajadores de oficina" y sus contrapartes ficticias. Si hubiera visto uno, el mismo Karl Marx lo habría visto como un paso favorable en la marcha hacia la revolución de los trabajadores. El inventor del cubículo, Robert Propst, incluso maldijo su invención por contribuir a la moderna "locura monolítica". La escritora Julie Schlosser dijo que lo que le faltaba al cubículo en cuanto a belleza y amenidad, lo ha compensado con una persistencia similar a la de los pastos.

Incluso los clientes que nunca ven la luz del día dentro de las empresas que utilizan la oficina abierta o los enfoques de cubículo sufren. Cuando los departamentos de ventas, los servicios de asistencia y los departamentos de servicio al cliente utilizan estos enfoques, es difícil comunicarse y con frecuencia se cometen errores.

Más sobre

Estos formatos de oficina tienen sentido en ciertas situaciones y aplicaciones, pero no se trata de comunicación, colaboración o resolución de problemas. Esas son cosas que ocurren en salas de reuniones, salas de descanso y cafeterías.

La verdadera razón de estos enfoques es mucho más directa. Reducen los costos al reducir los costos de construcción y al reducir la cantidad de espacio de piso por empleado. También pueden reducir la interacción y la comunicación de los negocios que no son de la empresa.

El papel del Estado en el fomento de los cubículos

También existe una causa nefasta relacionada con los impuestos en el trabajo.

En la década de 1960, cuando las tasas impositivas marginales eran muy altas, el Tesoro de los Estados Unidos cambió el código impositivo con la idea de aumentar la inversión empresarial. Se instituyeron nuevas reglas sobre la depreciación de los activos. En lo sucesivo, los escritorios, los muebles y los equipos podrían depreciarse durante una vida más corta de siete años, mientras que los activos a más largo plazo, como el edificio y las paredes, se depreciarán durante casi 40 años. Esto fue un gran ahorro para las empresas y las ventas de cubículos se dispararon.

Este es solo otro ejemplo de cómo la intervención del Estado, en este caso el código impositivo, perjudica insidiosamente nuestras vidas. También contribuye a lo que Mises llamó mentalidad anticapitalista. No pasa un día sin que los punks de la justicia social y los profesores de la Ivy League ataquen el capitalismo, y específicamente los negocios, sin saber realmente de qué están hablando.

Las empresas operan en el marco de la competencia del mercado y la red de intervenciones gubernamentales. Están dirigidos por la mano visible de la intervención del gobierno para hacer cosas que no son de su intención o propósito y, por lo tanto, perjudican los intereses generales de la sociedad. Sin duda, los trabajadores resienten sus cubículos, pero debido a la verdadera razón de sus circunstancias, gran parte de su resentimiento debe centrarse en el Tío Sam y su diabólico código tributario.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (743 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
20
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.