Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

Los refugiados sirios tiritan en tiendas de campaña en Líbano

26/12/2014 08:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El sirio Abu Ali y sus hijos se acurrucan, con tan sólo una manta sobre los hombros, para protegerse del frío en su tienda de campaña en Líbano, desvalidos ante la llegada del invierno. Los 14 niños, varios de ellos con tos, están calzados con sandalias de plástico pese al lodo y a las bajas temperaturas.

"Es nuestro primer invierno aquí y la verdad no creíamos que fuese a hacer tanto frío", confiesa Abu Ali, de 60 años.

Son de la provincia de Raqa, en el norte de Siria, de donde huyeron para no tener que vivir bajo el yugo de los 'yihadistas' del grupo Estado Islámico (EI). Se instalaron en un campamento improvisado en Al Saadiyeh, en la meseta de la Bekaa (este), donde vive la mitad de los 1, 1 millones de refugiados sirios.

"No tenemos una 'sobia' para calentarnos", dice en referencia a las estufas tradicionales repartidas por las agencias humanitarias a parte de las familias. "Lo único que tenemos son mantas y la piedad de Dios", cuenta este hombre tocado con un pañuelo tradicional rojo y negro y una capa beduina de piel de camello.

image

La tienda de campaña está compuesta por lonas de plástico y láminas de madera y esterillas de paja en el suelo. Una única linterna a pilas alumbra el lugar.

Pese a las condiciones meteorológicas, los niños juegan afuera. "Tengo frío todo el tiempo, pero no hay nada que pueda hacer para tener calor, así que juego de todas formas", explica Hamudi, de 12 años, con sus ojos verdes irritados por el viento.

Alrededor del 20% de los refugiados sirios de Líbano viven, como la familia de Abu Ali, en campamentos improvisados.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) afirma que las organizaciones humanitarias distribuyeron en noviembre y diciembre dinero a 400.000 personas para la compra de combustible, pero la falta de fondos impidió que muchos refugiados pudieran beneficiarse de ello, lamenta.

En Jaba, otro campamento improvisado en la meseta de la Bekaa, el viento sopla fuerte cuando Um Ali, de la provincia de Alepo (norte de Siria) y embarazada de seis meses, sale de la tienda. Um Ali tiende la ropa como si nada. "¡Qué le voy a hacer!" Llueve todo el tiempo. No podemos dejar de vivir", suelta.

- "Lo peor es por la noche" -

image

De regreso a la tienda de campaña, se sienta con su familia junto a la estufa. Um Ali tose, una tos "que desgarra mi garganta como un puñal". Algunos de sus 11 hijos también están acatarrados. Tienen estufa pera carecen de medios para comprar el combustible o la madera para que funcione. Por eso Jaled, de 4 años, mete papelitos para mantenerla encendida.

"Los niños están continuamente enfermos, pero como ninguno va al colegio, no puedo impedirles jugar fuera", dice Um Ali. Desde que está embarazada sólo fue al médico una vez por falta de dinero. El año pasado una embarazada perdió al hijo que esperaba debido a una tempestad, recuerda Maysam Mohamad, de la ONG Oxfam.

"Lo peor es por la noche, cuando nos juntamos para dormir", afirma Rajaa, de 23 años, cuñada de Um Ali. "Los niños gimen: 'Tengo frío, tengo frío...'"


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3036
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.