Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La Reserva Federal no tiene otra opción que volver a los tipos de interés ultra bajos

07/06/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El auge actual se basa en gran medida en el crédito. Esto se debe a que en el régimen monetario fiduciario actual, los bancos centrales, en estrecha colaboración con los bancos comerciales, aumentan la cantidad de dinero mediante la concesión de préstamos, es decir, préstamos que no están respaldados por un «ahorro real». El aumento artificial de la oferta de crédito empuja los tipos de interés del mercado a la baja, es decir, por debajo de los niveles que prevalecerían si no hubiera habido un aumento artificial de la oferta de crédito bancario.

Como resultado, el ahorro disminuye, el consumo aumenta y la inversión despega, y un «auge» se pone en marcha. Sin embargo, este auge no puede durar mucho tiempo. Su continuación se basa en el hecho de que cada vez más créditos se introducen en el sistema, a tipos de interés cada vez más bajos. Los últimos diez años son un buen ejemplo: La bajada de los tipos de interés y la expansión monetaria de la Reserva Federal en la crisis financiera y económica 2008/2009 ha ayudado al sector bancario a volver a su negocio de producir más y más crédito (véase el gráfico a).

image

A medida que el crédito se recuperaba y los precios de las acciones y de la vivienda volvían a subir (véase el gráfico b). La Reserva Federal consiguió restablecer el «régimen de inflación de los precios de los activos». En diciembre de 2015, sin embargo, los responsables de la política monetaria en Washington D. C. decidieron quitarle el ponche y comenzaron a subir los tipos de interés. Hasta diciembre de 2018, la Reserva Federal había devuelto el tipo de los fondos federales a una banda de entre el 2, 25% y el 2, 5%. ¿A dónde ir desde aquí?

La Reserva Federal ha señalado recientemente que quiere tomar un descanso en lo que respecta a cualquier otra decisión sobre los tipos de interés. Sin embargo, los mercados financieros tienen su propia opinión: Parece que esperan que el ciclo de senderismo de la Reserva Federal ya haya terminado, y que el banco central tarde o temprano baje de nuevo los tipos de interés. La probabilidad de que esta expectativa resulte correcta es bastante alta: Como la Reserva Federal desea mantener el auge, no tiene más remedio que volver a la política de supresión de los tipos de interés.

El optimismo se dispara

Los mercados financieros son optimistas en cuanto a que la Reserva Federal logrará evitar que el auge se convierta en otra caída. De hecho, si el banco central mantiene efectivamente la tapa de los tipos de interés del mercado, el auge puede durar un poco más, ya que normalmente se necesita una subida de los tipos de interés del mercado y/o una restricción del crédito para que el auge se convierta en quiebra. Con este telón de fondo, no es de extrañar que los inversores se hayan despreocupado de que algo pueda salir muy mal.

Para estar seguros: El auge actual causa problemas. Si se suprime artificialmente el tipo de interés del mercado, las personas ahorran menos y consumen más de sus ingresos, en comparación con una situación en la que el tipo de interés del mercado no se ha reducido artificialmente. Además, las empresas invierten en proyectos que no se habían emprendido si no se hubiera manipulado a la baja el tipo de interés del mercado. En otras palabras: El tipo de interés de mercado artificialmente reducida conduce a una estructura de producción y empleo insostenible.

Un auge puede durar más de lo que la gente espera. Si, por ejemplo, las empresas logran aumentar su productividad, la sostenibilidad de la deuda de la economía en general mejorará y el auge se prolongará. Una condición necesaria para el auge es, sin embargo, que el tipo de interés sea empujada a niveles cada vez más bajos, y que el crédito y el dinero sigan fluyendo hacia el sistema. El final lógico de esta política monetaria es una situación en la que el tipo de interés de mercado se reduce básicamente a cero. Sin embargo, ¿qué pasaría entonces?

Hacia tipos de interés cero

Un ejemplo sencillo podría ayudar a responder a la pregunta. Supongamos que hay una empresa que cotiza en bolsa. Tiene un rendimiento del capital del 5% anual durante los próximos 20 años. Si compra la acción por 100 US$, el retorno de la inversión será del 5% anual. Si compra la empresa por, digamos, 50 US$ (justo cuando hay pánico en el mercado), el retorno de la inversión será mayor, en este caso del 8, 7% anual. El mensaje de estos números debería ser bastante obvio: Cuanto más bajo sea el precio de compra, más alto será el retorno de la inversión.

image
Más sobre

Supongamos que el tipo de interés del mercado es del 5% anual, y sus acciones cotizan a 100 US$. Entonces, los mercados financieros esperan que el tipo de interés del mercado descienda, por ejemplo, a alrededor del 3% anual. En este caso, el precio de las acciones de la empresa subiría a 146, 91 US$ (si las demás cosas no cambian). Este aumento de precio le daría con una ganancia de cerca del 47% ? ¡muy agradable de tener! Sin embargo, cualquiera que compre las acciones al precio ya elevado sólo ganaría un 3% anual en los próximos años.

¿Qué pasaría si los agentes del mercado esperan que el tipo de interés siga bajando hasta, digamos, el 0, 10%? El precio de las acciones subiría aún más, alcanzando 260, 08 US$, lo que le daría otra ganancia única de 77, 03% [(260, 08/146, 91 ? 1)*100]. Sin embargo, una vez que el precio de la acción ha subido a este nivel, cualquier inversionista que compre la acción a ese nivel de precio ganará sólo un 0, 10% anual durante los 20 años restantes. En este contexto, es posible que ahora entendamos a dónde nos llevará la reducción de los tipos de interés por parte de los bancos centrales.

Ejerce una tendencia a arrastrar todos los rendimientos de la economía hacia abajo y hacia el tipo de interés de mercado determinado por el banco central, que, por supuesto, se encuentra a un nivel suprimido artificialmente. En teoría, este proceso se manifiesta como un aumento de los precios de los activos, que no sólo afecta a los precios de las acciones, sino también a los de los bonos del Estado y de las empresas, los bienes inmuebles, los terrenos y las materias primas (cuyo precio se determina en función de su producto de valor marginal descontado). Sin embargo, este no es el final de la historia.

Una política monetaria ruinosa

Si los tipos de interés y los rendimientos tocan fondo, la gente tiene pocas razones para ahorrar, y los inversionistas tienen pocos incentivos para invertir. El consumo aumenta a expensas del ahorro, y el consumo de capital se instala. El capital existente se agotará y no será reemplazado. Puede llevar un tiempo que la gente se entere de que una política monetaria del banco central que empuja el tipo de interés a niveles cada vez más bajos no trae prosperidad, sino que es muy perjudicial, incluso ruinosa, para la prosperidad futura del bien común.

Una vez que los inversores se den cuenta de que la economía está perdiendo fuerza, los elevados precios de los activos, anteriormente impulsados por una tasa de interés ultra baja, se derrumbarán. En el caso de las acciones, por ejemplo, se reducen las expectativas de beneficios y se produce un ajuste a la baja de las cotizaciones bursátiles. La caída de los precios de los activos en general afectaría a los balances de los consumidores y de las empresas. Sus posiciones de capital y su solvencia se deterioran. La mala inversión sale a la superficie, y el auge finalmente se está convirtiendo en una caída.

La lección a aprender es esta: La política monetaria de tipos de interés cada vez más bajos no es la solución a los problemas causados por una política de tipos de interés bajos en primer lugar. A corto plazo puede parecer prometedor, pero es un camino hacia la destrucción económica. Cuanto más tiempo se mantenga el auge gracias a la política de tipos de interés ultra-bajos de los bancos centrales, mayor será la crisis resultante, como han señalado los economistas de la Escuela Austriaca de Economía hace mucho tiempo. Murray N. Rothbard lo dijo sucintamente:

«Sólo cuando la expansión del crédito bancario debe detenerse finalmente o ralentizarse bruscamente, ya sea porque los bancos se están tambaleando o porque el público se está impacientando ante la continua inflación, la retribución finalmente alcanza el auge. Tan pronto como cese la expansión del crédito, se debe pagar al gaitero, y los inevitables reajustes deben liquidar las sobreinversiones poco sólidas del auge y reorientar la economía más hacia la producción de bienes de consumo. Y, por supuesto, cuanto más tiempo se mantenga el boom, mayores serán las malversaciones que hay que liquidar, y más angustiosos los reajustes que hay que hacer».1

No cabe duda de que el auge actual conseguirá en última instancia lo que se espera de él.

Fuente.

1.Rothbard, M. N. (1973), Por una nueva libertad. El Manifiesto Libertario, Ludwig von Mises Institute, Auburn, US Alabama, p. 237.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1719 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1875
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.