Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

El ritmo de la samba está vivo en el "Pequeño Brasil" de Irlanda

22/11/2014 10:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

En el gimnasio de un tranquilo pueblo del oeste de Irlanda, el brasileño Jobert Marinho entrena duro para perfeccionar sus artes marciales y ganar un título nacional para su club.

"Siempre me gustó la lucha pero cuando me mudé aquí pensé que podría tener oportunidades", explicó a la AFP este muchacho de 17 años mientras se calzaba las botas para saltar al ring del club de boxeo de Gort.

Marinho se instaló con su familia hace cinco años, procedente del estado de Goiás, en el centro de Brasil, y es uno de los 400 brasileños en este pueblo rural irlandés de 2.600 habitantes.

A Gort se le conoce como el "Pequeño Brasil" por el gran número de inmigrantes de ese país que llegaron a trabajar en los años 1990 y principios de 2000, durante el milagro económico irlandés, cuando uno de cada tres vecinos era brasileño.

La crisis financiera irlandesa y el auge económico de Brasil hasta 2010 hicieron que muchos emprendieran el camino de vuelta, pero los que se quedaron mantienen viva la llama brasileña.

"Hasta los irlandeses aprendieron un poco de brasileño en las escuelas porque los brasileños hablaban portugués todo el rato", dijo Marinho entre risas.

Este adolescente es un serio candidato para ganar el campeonato de Irlanda aficionado de artes marciales mixtas y es una estrella pujante del jiu-jitsu brasileño que ha logrado inspirar a otros muchachos de la localidad.

image

"Un luchador brasileño tiene técnicas diferentes a los de otras nacionalidades, y si eres capaz de aprenderlas, eres cien veces mejor", explicó el sparring de Marinho, Ruairi Broderick, que tiene 22 años.

El fútbol es otro ámbito de encuentro entre los nativos y los brasileños. El Coole FC, el club local, tiene jugadores irlandeses y brasileños y en su escudo lucen las banderas de ambos países.

El sacerdote católico Kevin Keenan llegó a celebrar una misa semanal en portugués y el mensaje de su contestador telefónico está en inglés y portugués.

Pero las misas en portugués se celebran ahora una vez al mes porque Keenan pretende que los brasileños se integren.

"Lo que llevo años tratando de hacer es que vengan a las misas regulares para que se integren en la comunidad local", explicó.

- Igual que cuando los irlandeses emigraban-

La presencia de una comunidad brasileña tan amplia en un pueblo que no tiene nada extraordinario, alejado de cualquier centro económico importante, tiene su origen en un irlandés de Cork.

Jerry O'Callaghan exportaba carne brasileña cuando una fábrica de Anápolis, capital de Goiás, cerró.

image

Él ayudó a algunos de los trabajadores a instalarse en Irlanda para trabajar en la industria cárnica y pronto llegaron más para hacerlo en la de la construcción, que se hallaba en plena expansión.

En su momento álgido, en 2007, había 1.600 brasileños en Gort que hasta tenían su propio festival anual de danza, Quadrilha.

"Era como cuando los irlandeses emigraron a América", explicó el concejal Gerry Finnerty.

- 60% brasileña -

En la tienda de comestibles Real Brazil, los brasileños vienen a comprar la comida de su país.

Entre ellos se encuentra Rosemar Da Silva, quien trabajó en la fábrica de carne y luego en la construcción antes de ir a buscar empleo a Inglaterra cuando se desató la crisis económica.

Vuelve a ver a su familia a Irlanda cada pocas semanas. Su esposa es eslovaca y sus dos hijos son irlandeses, por lo que no tiene intención de regresar a Brasil.

Detrás del mostrador, Elvi Fernandes describe cómo su hijo de seis años está aprendiendo gaélico en la escuela y ha empezado a practicar el hurling, el deporte irlandés más popular con el fútbol.

"Me gusta estar aquí, es tranquilo, mejor para los niños", dijo esta mujer de Brasilia, y agregó que espera que, algún día, algunos de los amigos que se fueron de Gort vuelvan.

image

El peluquero Marcos Marinho llegó hace siete años para trabajar sobre todo con la comunidad brasileña, pero ya tiene clientes irlandeses y de Europa del Este.

Su hija de 18 años, Thayla, estudia ciencias empresariales en la universidad.

"Supongo que ahora ya soy un 60% brasileña y un 40% irlandesa", explicó la muchacha.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2931
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.