Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Rivera cierra la puerta a Sánchez y da por hecho un acuerdo de Gobierno entre PSOE y Podemos

4
- +
06/05/2019 18:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

CLARA PINAR / VÍDEO: AGENCIA ATLAS

  • Deja claras sus "discrepancias" sobre impuestos y Cataluña y ofrece a Sánchez sus senadores para que inicie un nuevo 155.

image

El presidente en funciones, Pedro Sánchez, ha cosechado este martes una segunda negativa a su investidura. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha sumado su voto contrario al que ayer le trasladó el presidente del PP, Pablo Casado, y ha dado por hecho que habrá un pacto de "Gobierno" entre el PSOE y Unidas Podemos.

"Le he trasladado nuestra firme posición y voluntad de liderar la oposición firme para controlar y vigilar a este Gobierno que se va a formar entre el PSOE y Podemos, pero también leal y con sentido de Estado", ha explicado Rivera al término de un encuentro con Sánchez en Moncloa, el segundo de los tres que el presidente mantendrá con los principales líderes políticos para analizar la situación tras las elecciones del 28 de abril.

A cuatro días de que empiece la campaña electoral para las elecciones municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, el mensaje que ha trasladado Rivera a Sánchez este martes ha sido claro. No tiene intención de facilitar su investidura con una abstención y, en su lugar, le tendrá en frente para "vigilar y controlar" a un Ejecutivo que ha dado por supuesto que tendrá ministros de Podemos, aunque no porque así se lo haya trasladado Sánchez. "Doy por hecho que hay un acuerdo y que no lo van a contar hasta después del 26 de mayo", ha dicho.

Las elecciones de mayo abrirán un nuevo escenario en el que los partidos, particularmente el PSOE, dan por hecho que puede haber cambios de posturas entre ellos si de ello depende la formación de gobiernos autonómicos o en las grandes ciudades. Sin embargo, Rivera ha negado este martes que vaya a cambiar su negativa a apoyar la investidura de Sánchez a cambio de un eventual apoyo de los socialistas en otras plazas. "España no es un álbum d cromos", ha advertido y se ha limitado a decir que Ciudadanos "sale a ganar" el 26 de mayo.

Nuevo 155 en Cataluña

El líder de Ciudadanos ha dejado claras sus "discrepancias" sobre Cataluña y en materia económica, en concreto sobre los impuestos, donde "somos antagónicos", ha dicho. "El PSOE quiere machacar a impuestos a las familias, ha escondido la subida de impuestos masiva de 26.000 millones, va a subir el IRPF, el diésel e impuestos como Patrimonio que nosotros queremos suprimir".

Cataluña es las "principales discrepancias" que Rivera ha destacado tras al término de su reunión con Sánchez, al que ha criticado que quiera "dar más competencias" a Torra en lugar de "controlar y aplicar la Constitución". No obstante, Rivera le ha ofrecido el voto favorable de sus seis senadores para apoyar al presidente si decide dar el primer paso para poner en marcha de nuevo el artículo 155 con un requerimiento al presidente de la Generalitat, Quim Torra, para que cumpla la Constitución.

Cuatro pactos de Estado

En el capítulo de la "oposición leal a los españoles" que tiene pensado hacer en la próxima legislatura, Rivera ha propuesto a Sánchez pactos de Estado en cuatro materias que tienen a España como única "ideología" que no cuenta tratar en bilateral con el Gobierno, sino en el Parlamento.

Según ha explicado, le ha pedido "que rectifique" sobre el Pacto de Estado por la Educación, al achacar al PSOE haber abandonado un acuerdo trabajado durante un año en el Congreso. También ha pedido que cree una comisión parlamentaria "contra la despoblación" para ayudar a los habitantes de la España vacía "no con enchufados en las Diputaciones, sino con un pacto de Estado de una década".

Rivera también ha apostado por un acuerdo sobre inmigración, orientado a "regularizar" a "quienes vienen a trabajar" pero también a atajar la inmigración ilegal, diciendo a las mafias que "este no es país para traficar con personas". Aunque "obvio", también ha planteado un pacto que, si es necesario, modifique y "endurezca leyes" para perseguir al terrorismo y defender a las víctimas.

Sánchez ha recogido el guante sobre migraciones y despoblación, uno de los dos aspectos en los que fuentes de Moncloa han afirmado que habrá colaboración. No han citado el ámbito de la educación o del terrorismo en una futura colaboración, pero sí transición ecológica, ciencia y energía.

Menos de una hora de reunión

Sánchez y Rivera no se reunían desde hacía dos años. El último fue un encuentro en el Congreso en mayo de 2017 después de que el socialista fuera reelegido líder del PSOE. Desde entonces, empezó una escalada de desencuentro entre ambos que tuvo uno de sus grandes hitos en el voto en contra de Ciudadanos a la moción de censura y que continuó con el rechazo a los Presupuestos del Gobierno de Sánchez y, ya en campaña electoral, a la negativa de Rivera a llegar a ningún tipo de acuerdo postelectoral con los socialistas.

Después de Casado este lunes, Rivera ha sido el segundo a quien ha recibido Sánchez, que esta tarde cerrará la ronda con el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Como ayer, La Moncloa ha calificado el encuentro de "fluido y cordial" y da por cumplido el propósito de "normalizar las relaciones institucionales y el diálogo político".

No obstante, el encuentro no ha durado ni una hora y Rivera se ha limitado a señalar como muestra de una colaboración futura su disposición a sumar sus cuatro senadores a la mayoría absoluta del PSOE en el Senado en el improblable caso de que Sánchez quisiera reeditar ya el 155 en Cataluña. "No es partidario, pero si cambia de criterio que cuente con los senadores de Ciudadanos", ha asumido Rivera.

Además, desde el punto de vista formal, Rivera ha constatado que el tratamiento que este martes se le ha dispensado desde La Moncloa es distinto al que dio este lunes a Casado, que es líder de la oposición porque el PP fue el partido en número de votos. Tras reunirse con Sánchez, Casado compareció desde la sala de prensa principal de la Secretaría de Estado de Comunicación, el lugar donde se celebran las ruedas de prensa al término del Consejo de Ministro y que se reserva para las comparecencias del presidente.

Por el contrario, Rivera ha comparecido en una sala anexa, más pequeña. "Yo no mido el tamaño de las salas, con la que está cayendo, yo no sería un líder político de nivel de este país si me dedicara a comentar las salas", ha dicho al ser preguntado por esta diferencia un político que desde la noche electoral del 28-A insiste en que, por crecimiento de sus votos y escaños, le corresponde liderar la oposición y no a Casado, líder, dice, de un partido "en descomposición".

Rivera ha insistido en ello este martes, cuando ha explicado que sus planes no sólo son hacer oposición al Gobierno, sino preparar una alternativa para cuando la legislatura, que no sabe "cuánto durará" con un Ejecutivo del PSOE y Podemos termine y ante un PP que se "desmorona". Entonces, ha aseverado, su plan es presentar una alternativa "distinta a la que el bipartidismo nos ha tenido acostumbrados".


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (34522 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
61
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.