Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Sacheros, juegan al doble impacto en Latinoamérica y Venezuela

22/11/2017 07:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay que dejar la perversión política a un lado y, ponernos a trabajar

El Reloj del Tiempo

 

Actualmente, la crisis vivida en ésta extensa zona residencial que es Venezuela, nos lleva hacer una referencia formal sobre las necesidades de cambio por la implantación de un nuevo gobierno, bajo la convicción y la voluntad de quienes forman parte de las diversas cuitas a nivel nacional.  Es decir, venimos sufriendo un nuevo ordenamiento político que ha dado traste a la esencia republicana.

Estamos, en una campaña feroz de las redes sociales, una forma mediática de crear crisis económica y emboscar el buen gentilicio de los venezolanos, lo que nos lleva a interpretar que todo es artificial, sacrificando los empresarios, lo que siempre sacrifican, los puestos de trabajo.

Hay que dejar la perversión política a un lado y, ponernos a trabajar. Necesitamos con urgencia, una conciencia ideológica para poblar ese sentimiento revolucionario en el alma de nuestros niños, un crisol de ideas netamente revolucionarias. Es fundamental, la posición de cada elector y seguir adelante.

Se debe acabar, los viejos sistemas políticos. Y liberarnos de los yugos de esclavitud política, debemos pactar para industrializar el país.

América Latina, tiene que ideologizarse y crear un nuevo fundamento izquierdista para avanzar hacia los sectores populares, porque el CLAPS, los ha corrompido a todos y la nueva ANC, no pree actitudes saludables para elevar la revolución hacia un solo criterio de lucha urbana y de propaganda hacia la zona rural. La socialdemocracia, avanza hacia esos sectores y el acercamiento de sus dirigentes viene dándole un nivel fuerte a las fuerzas que reflejan un movimiento moderado hacia la realidad.

Ahora la economía, es controlada y, la moderación debe ser otra, lo cierto es que, las bancadas deben reunirse para definir las capacidades retóricas de cada grupo y, como manejan el discurso político, solamente, se espera por el triunfo de los candidatos de cada sector.

Cada rector político, debe tener un discurso político responsable, apto para construir una mayoría decisiva, debiese, a esta altura, primero, invertir los términos: no poner la política bajo ideas económicas, sino la economía al servicio de la política.

 Es menester perfilar con nitidez una visión nacional, en la cual se logre discernir con claridad el modo de nuestra convivencia futura, de nuestro destino común (las condiciones bajo las cuales nuestro destino podrá ser llamado “común” y “nuestra” la convivencia futura).

Dos son los aspectos axiales que debiesen componer esa visión. Por un lado, un énfasis cuidadoso en el principio republicano, que repara en la división del poder social y político, en la importancia de contar, a la vez, con un Estado fuerte (reformado, regional) y una sociedad civil apoyada en una economía privada dinámica y poderosa. Por otro lado, una atención preferente por la integración: la integración del pueblo consigo mismo, en una nación abarcante, inclusiva, que viva bajo condiciones de existencia compartidas; y la integración del pueblo con su territorio y su, muchas veces trágicamente, abandonando el paisaje

La derecha, viene con la abstención en cada elección convocada por Consejo Nacional electoral, , lo que reitera su condición de minoría en la sociedad y también en la esfera electoral y en el parlamento, aunque haya aumentado levemente en la elecciones resiente   su representación. Esto, dicho sea de paso, revela que sus temores poco democráticos de avanzar hacia un sistema proporcional eran infundados, como lo son sus temores con una asamblea constituyente de la que emane una nueva constitución. La tríada de posturas que la caracteriza -con variantes mayores o menores- de autoritarismo como modo de resolver los conflictos, de libremercadismo que lleva a la concentración del poder económico y de conservadurismo cultural que lleva a la intolerancia, no tiene el apoyo mayoritario de la sociedad.

Para colmo, muchos personeros de los intereses financieros y diversos medios de difusión pretenden convencernos de que no hay nada mejor que seguir pagando deuda externa,

Hay que respetar nuestra bandera nacional y la Constitución, las coaliciones, conllevan a sustentar los servicios públicos y, negociar la libertad de los detenidos, hay que ser muy claro y ver sus efectos.

Estamos, en un proceso electoral. Los distintos sectores políticos deben definirse y, asumir una sola candidatura por lado, para hacer converger una realidad o adaptabilidad que nos lleve a una sociedad diversa y, que determine una diversidad mirando al futuro, En Venezuela pareciese que estamos en unas correrías de noveles políticos, hombres que no se ha curtido por el pueblo, caminando las veredas de las zonas populares y que los árbitros lo saben, las telefonías móviles conocen de sus actuaciones en los perímetros de la ciudad. Poco, se les conoce en su trabajo ético por el silencio que refleja sus idearios en el perfil de sus hojas de servicio.

Así que, no podemos liberarlos de las brasas de fuego. Todos, deben ir exilados a sus respectivas residencias por no darle respaldo al voto, sí, de esas personas que sufragaron por ellos. De allí, la necesidad de una reestructuración política a todos los niveles.

Dejemos el populismo atrás, esta rodeado de secretos, manipulación del lenguaje y desinformación estructural y sinceridad en los principios morales de la lucha popular y de esta forma, le daremos un parado a lo referente a nuestra deuda y créditos públicos externos.

Poco sabemos, por quién votar en cada elección, porque desconocemos la legitimación de candidatos que son elegidos a dedo.

A su vez, se contrae nueva deuda para pagar deuda vieja, en muchas ocasiones en condiciones más perjudiciales que la anterior deuda que se dice cancelar y por el contrario se la aumenta, aunque sólo se dilata el pago. Y el ingreso de los dólares, los que realmente llegan al país, en definitiva, terminan sirviendo para sostener la constante fuga de capitales, en la bicicleta financiera que se está produciendo. Lamentablemente, en general, con esta lógica de endeudarnos constantemente coinciden el oficialismo y parte de la oposición en Venezuela.. Y la aplican, tanto el Gobierno nacional como algunos gobiernos provinciales y municipales.

 sin cuestionar las ilegitimidades que hubiera. Así, se nos prepara para seguir siendo deudores dependientes eternamente, de los criterios condicionantes de los prestamistas. 

A su vez, las deudas que contrae el Estado nacional se concretan en contratos con cláusulas de confidencialidad que ocultan al pueblo aspectos perjudiciales para el país. Contratos en los que, además, entre otras condiciones graves, se obliga a resignar la actuación de la Justicia venezolana y se delega la jurisdicción en Tribunales de Nueva York o Londres. A quien sabe, China y Rusia.

Dejemos el populismo atrás que atrofia el Estado Bolivariano y los programas de desarrollo se estancan.

Los sacheros, brotan por doquier, desean aprovecharse del todo y avanzan para contaminar al Estado de sus fechorías. Es a todos los niveles, la lucha es feroz para el presidente Nicolás Maduro Moros. En América Latina no se quiere al neoliberalismo, la actitud de Temer, Brasil y Mauricio Macri en Argentina desalienta a sus seguidores y quienes votaron por él. La izquierda retoma su pulso y tiene que cambiar su cuerpo colegiado o sigue dando trastes en lo económico. Es una política de impacto

  Será un mes intenso, todo puede ocurrir, nada está escrito, al igual que lo fueron estas elecciones pasada de gobernadores y ahora municipales Los neoliberales desean avanzar, pero, la banca y empresarios desoyen al pueblo y lo llevan a la picota por el default parcial, la inflación y especulación, sin dejar de recordar el triste papel del militarismo en los programas sociales del presidente Nicolás Maduro Moros.

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (508 noticias)
Visitas:
4025
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.