Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

México: federales toman control de ciudad donde desaparecieron estudiantes

06/10/2014 21:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

El gobierno mexicano desplegó este lunes a policías y militares para tomar el control de la ciudad de Iguala (sur) y esclarecer la suerte de los 43 estudiantes desaparecidos hace diez días en ataques conjuntos de agentes locales y narcotraficantes.

Las autoridades temen que algunos de esos estudiantes estén entre los 28 cuerpos hallados en fosas clandestinas en Iguala el pasado fin de semana pero piden esperar al resultado de las identificaciones, mientras sigue la búsqueda de los jóvenes.

Los familiares se resisten a creer que los estudiantes estén muertos y exigen al presidente Enrique Peña Nieto que los encuentre.

Tras la aparición de las fosas, Peña Nieto compareció este lunes ante la prensa para comprometerse a castigar a los responsables de unos crímenes que calificó de "indignantes, dolorosos e inaceptables".

No cabe "el más mínimo resquicio para la impunidad", subrayó el mandatario al ratificar la colaboración de su gobierno para resolver un caso que conmocionó al país y generó reclamos de Naciones Unidas a las autoridades.

image

Peña Nieto ordenó el envío inmediato a Iguala -200 km de Ciudad de México- de militares y policías federales, así como investigadores y peritos.

La seguridad de Iguala está ahora en manos de unos 400 efectivos de la policía federal y de su cuerpo especial de Gendarmería -que entró en funcionamiento apenas en agosto- apoyados por el Ejército, informó desde el lugar el comisionado de la Policía Federal, Enrique Galindo, sin precisar el número de militares.

A su llegada a esta población de 140.000 habitantes, los soldados desarmaron a los policías municipales que aún estaban en activo y que serán trasladados a una base militar de evaluación y sus armas serán examinadas.

Las autoridades no han precisado la cifra de agentes desarmados pero la semana pasada la fiscalía de la región de Guerrero interrogó a 143 policías y detuvo a 22 de ellos, acusados de colaborar con sicarios del cártel Guerreros Unidos en las balaceras contra los estudiantes.

Un equipo de la AFP constató cómo policías enviados a Iguala revisaban autos en la entrada de Iguala mientras camionetas del Ejército patrullan los alrededores.

"Ojalá que (así) fuera siempre", expresó Héctor Villalobos, funcionario de Iguala.

"Nos sentíamos bien inseguros porque dentro de la policía municipal estaban los del crimen organizado", celebró, de su lado, Carla Flora, una educadora de 40 años.

- Familias desconfían de autoridades -

Los estudiantes están desaparecidos desde la noche del 26 de septiembre cuando policías y narcotraficantes dispararon -por motivos desconocidos- contra varios autobuses de los que se habían apoderado los alumnos para regresar a su escuela.

En esos tiroteos murieron seis personas, incluidos tres estudiantes, y se reportó la desaparición de 43 alumnos, muchos de los cuales fueron vistos por última vez en patrullas policiales.

La fiscalía asegura que dos sicarios de Guerreros Unidos detenidos confesaron haber asesinado a 17 de los estudiantes en el mismo cerro de los alrededores de Iguala donde fueron halladas las fosas con los 28 cadáveres.

Los familiares de las víctimas mantienen una angustiosa y tensa espera en la Escuela Normal de Ayotzinapa, donde estudiaban magisterio los desaparecidos.

image

La escuela es conocida por su combatividad y activismo de izquierda en Guerrero, una de las regiones más empobrecidas y afectadas por la violencia de los cárteles.

El presidente "tiene que tomar cartas en el asunto, nos los tiene que entregar con vida", dijo a la AFP Manuel Martínez, vocero del Comité de Padres.

Los familiares se niegan a creer que entre los 28 cuerpos hallados en las fosas estén los estudiantes y varios dicen haber visto fotografías de los cuerpos y no reconocen a sus hijos.

Algunos de los cadáveres fueron incinerados y están fragmentados por lo que las identificaciones demorarán entre 15 días y dos meses, según la fiscalía de Guerrero, que pidió la colaboración de un equipo de forenses de Argentina.

Estos especialistas extranjeros vinieron "para certificar que son nuestros hijos, de lo contrario no vamos a aceptar que autoridades hagan ese estudio", dijo Martínez.

"Somos padres desesperados, capaces de cualquier acción por encontrarlos", advirtió otro padre.

- Alianza de narcos y policías -

La desaparición de los estudiantes es una nueva prueba de la profunda infiltración del narcotráfico en organismos policiales de México, donde hay más de 80.000 muertos en hechos vinculados al crimen organizado desde 2006, además de 22.000 desaparecidos.

Las sospechas de colusión llegan hasta el director de Seguridad Pública y el alcalde de Iguala, que están prófugos desde las balaceras.

Los dos sicarios dijeron en su confesión que la orden de acudir al lugar donde estaban los estudiantes se la dio el director de Seguridad Pública y que la de capturarlos y asesinarlos fue de un criminal del que sólo se conoce el apodo de 'El Chucky', un cabecilla de los Guerreros Unidos, según la fiscalía regional.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3308
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.