Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Filibustero escriba una noticia?

Siniestro, de Patricio Chaija

0
06/08/2020 10:14 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El narrador argentino publicó en 2017 un compendio de 14 cuentos de terror

 

                                                                                                                                                    Ricardo Rincón Huarota

Cuando el escritor mexicano Carlos Fuentes era todavía menor de edad  -a los 15 años- tomó una seria decisión: nunca conocer el aspecto físico de Borges. Fuentes, ávido lector desde la niñez y escritor en ciernes, había quedado conmocionado con la prosa del autor argentino por lo que desde esas tempranas mocedades decidió negarse a conocer la imagen corpórea del ser humano, del individuo, que había llevado a la literatura en castellano a niveles insospechados. De esa manera, consideraba el joven Fuentes, perduraría sólo en su mente, en estado puro, lo etéreo y sublime de esa narrativa superior.

Con la perspectiva de los años sabemos que Carlos Fuentes sí llegaría a conocer a Borges, incluso personalmente (de acuerdo con la mujer de éste, María Kodama, el trato no fue frecuente pero sí cordial) y podríamos tomarnos la licencia de suponer que alguna vez antes de su primer encuentro quizá lo haya visto por lo menos en fotografía.

Más allá de lo anecdótico de esta referencia quiero poner el énfasis en el punto de que existen escritores, incluso otros artistas y deportistas de las más diversas especialidades, que desde muy pequeños se fijan sólidas creencias y convicciones –a veces excentricidades, como la de Fuentes– en torno a la disciplina que quieren cultivar, además de plantearse metas definidas que pretenden alcanzar mediante su talento y férrea vocación.

Patricio Chaija (nacido en Paraguay en 1982, de padres argentinos, y hoy afincado en Bahía Blanca, Argentina), forma parte de ese grupo de artistas que supo desde su etapa infantil que quería ser inventor de realidades mediante la palabra escrita. En su caso, las aguas bautismales de la literatura las recibió a los doce años, cuando escribió su primer cuento de terror en la soledad de su habitación.

Desde muy joven, el autor comenzó a publicar sus primeros manuscritos, todos ellos de corte fantástico, principalmente del género de terror. Además, es profesor en Letras por la Universidad Nacional del Sur, se ha hecho merecedor a distintas becas literarias y ha publicado cuentos y ensayos en diarios y revistas de Argentina. (Al final de este texto se podrá encontrar un listado de sus publicaciones.)

En Siniestro encontraremos odas a la repugnancia, asesinatos a mansalva, dolores autoinflingidos, castraciones, apariciones infernales, miedos, misterios y otras atrocidades que configuran un catálogo de algunas de las más bajas pasiones humanas, al tiempo que nos revelan una radiografía, así sea parcial y subjetiva, de la oscuridad subyacente en lo que hemos dado en llamar el más allá.

Agregaría otro personaje central que está presente en la obra: Bahía Blanca. Efectivamente, las tramas de Siniestro se desarrollan en la ciudad de residencia del autor, vehículo a través del cual logra que visibilicemos una urbe literaria que va de la opulencia a la desolación, de lo onírico a lo salvaje, de la alegría al desgarro y de la placidez al silencio más absoluto, a la realidad más terrible que un individuo pueda soportar. Todo aquello que, debiendo permanecer oculto, fue revelado: lo siniestro

A continuación presento el análisis de tres de los cuentos que a mi juicio condensan el estilo literario de Chaija. La muestra nos revela, además de su particular técnica narrativa, la forma de cómo el autor interpreta lo fantástico, en cuyo imaginario hallan acomodo historias de corte sobrenatural y temas de actualidad referentes a problemáticas sociales, principalmente entre el sector juvenil.

 1)    El extraño caso de Alfonsina Santiesteban

Es rarísimo encontrar un relato, especialmente dentro del género de terror, en el que desde el momento mismo de su arranque se manifieste la epifanía, recurso literario utilizado por un autor para, después de grandes dosis de tensión, revelar el asunto principal de la trama.

Generalmente, los escritores de terror van construyendo de a poco la historia procurando que los elementos sobrenaturales o extraños aparezcan sólidamente anclados en la realidad cotidiana con la intención de hacer vacilar al lector. En este caso, aunque en el primer tercio del cuento se desvela lo siniestro –lo que debió permanecer oculto–, el interés del lector no mengua sino que lo invita a proseguir con la lectura. Bien pudo el autor dejar esos primeros párrafos como una microficción, que en sí misma hubiera resultado escalofriante. Sin embargo, Chaija se atreve y apuesta por el diseño de una estructura narrativa en la que el suspenso fuera el signo distintivo. Es decir, se crea un arco de tensión de principio a fin.

Otro ángulo que me parece importante señalar de este cuento es que para quienes somos amantes del terror en la literatura, y en general para cualquier lector de ficción, existe algo que los académicos pomposamente nombran la suspensión voluntaria del descrédito, que en términos llanos significa que nos ponemos en las manos de los escritores para, por voluntad propia, dejarnos engañar, desesperar, cautivar, asombrar y guiar por los senderos insospechados de la imaginación creativa del autor.

Abro un paréntesis para comentar la gran coincidencia que hay entre esta escena literaria propuesta por Chaija  –en la que la novia regresa de ultratumba y reaparece en la mesa como estatua de carne putrefacta–, con otra de una reciente película argentina, Aterrados (2017), donde en un barrio bonaerense se sucede un extraño caso en el que un niño que murió atropellado retorna a su casa, como un maniquí, sentado a la mesa como acostumbraba antes de irse a la escuela. Asombrosa casualidad que ocurre simultáneamente ya que ambas obras, por vías distintas, aparecen el mismo año.

 2)    Foto de perfil

En este cuento, el autor teje una trama de terror en la que cruza por en medio el avasallante desarrollo tecnológico tan en boga entre los millennials en materia, por ejemplo, del uso de smartphones y tabletas con aplicaciones cada vez más sofisticadas y la utilización del internet y sus derivados como Google, Facebook y Twitter en un mundo mucho más complejo.

Como estrategia de mercadeo algunas editoriales instan a sus escritores a desarrollar temáticas que interesan a la sociedad moderna. En este sentido, promueven manuscritos orientados al sector juvenil con enfoques que pretenden darle identidad a los nóveles lectores a través de la tecnología. Sin embargo, la búsqueda de ese “sentido de modernidad” en la literatura para jóvenes, en ocasiones provoca que algunos escritores dejen al descubierto las “costuras” dentro del cuerpo del relato por insertar de manera forzosa, a veces obligatoria, ese toque moderno.

En Siniestro encontraremos odas a la repugnancia, asesinatos a mansalva, dolores autoinflingidos, castraciones, apariciones infernales, miedos, misterios y otras atrocidades

Por el contrario, en esta historia existe un maridaje en el que conviven tanto el uso de las tecnologías como una trama de terror que aborda además parte de la problemática por la que los millennials atraviesan hoy día al ser uno de los grupos sociales que, lamentablemente, padece mayor depresión, baja autoestima y altas tasas de suicidio, variables que quedan patentizadas en la crudeza de esta narración.

Cabe señalar que en el cuento Nerina, que cierra la colección, también se aborda la temática de la desorientación de los jóvenes y su propensión a la violencia  derivada de maltratos familiares, obsesión por los videojuegos y de rencores no resueltos. Como en el resto de las narraciones, ésta tiene un buen armado estructural, pero lo que más destaca es la rudeza de su final inesperado.

  3)    Lo arácnido

Encuentro en este relato una deuda literaria con Aura de Carlos Fuentes, sin menoscabo de la originalidad creativa que Chaija le aporta. El argumento: desde Buenos Aires un joven escritor de cuentos de terror, Sebastián Maldonado, es enviado por su editor a Bahía Blanca para “rescatar”  de la parálisis literaria a un célebre pero ya avejentado narrador del género fantástico, Edgardo J. Balcarce. Su misión es buscar dentro de la amplísima biblioteca y de un vasto archivo de documentos –entre los que hay infinidad de novelas inéditas o inconclusas del anfitrión– algún material digno de ser publicado para sacar a Balcarce de su letargo y recuperar así su vigencia en el mundillo editorial.

Como en la nouvelle de Fuentes, la contratación del especialista no es casual. Tenía que ser precisamente él, la persona destinada para realizar la encomienda. En el caso de Aura el personaje es un joven historiador, Felipe Montero, quien es empleado por la anciana señora Consuelo para ordenar y concluir las memorias de su difunto marido, el General Llorente.

En Lo arácnido, si bien el tema de la tarea de Sebastián dentro de la biblioteca es el resorte que propulsa a la historia, al mismo tiempo funciona como el paraguas que cobija a la narración en su conjunto ya que ésta, a la manera de las matrioshkas o muñecas rusas, contiene una serie de relatos internos –fragmentos de algunas novelas archivadas por el viejo escritor– que Chaija interpola con el propósito de que el joven bonaerense encuentre un posible final a algunos de los trabajos inconclusos de Balcarce, pero simultáneamente para que nosostros, los lectores, encaminemos nuestros pensamientos de incertidumbre y anticipación hacia lo que podría ocurrir como final del propio cuento.

En Aura también hay otras historias insertas aparentemente alejadas de la trama principal. Como en varios de sus cuentos y novelas, Fuentes hace irrumpir la realidad fantástica de la mano de la Historia de México; en este sentido, los folios que contienen las memorias inconclusas del General Llorente narran las vivencias de los personajes en el contexto de otra época: la del siglo XIX mexicano. Sin embargo, a medida que van siendo leídas por el historiador se nos van revelando las razones del porqué de su presencia en esa casa, al tiempo que nos comienzan a delinear el final de la nouvelle.  

Interpreto que en su cuento, Chaija intenta llenar los “vacíos” que existen en Aura. Por ejemplo, que Montero nunca ha visto al criado que presta los servicios en la casa. En Lo arácnido, esa ausencia es ocupada por un mayordomo-chef; por otra parte, el jardín inexistente que Montero cree ver, en el cuento que nos ocupa se materializa, feraz y lujurioso de flores, e incluye a un jardinero experto en botánica.

En otro orden, cuando Montero entra por primera vez a la deteriorada casa donde habitan Aura y su anciana tía Consuelo, pareciera que ingresa a otra dimensión donde nada es lo que parece. A semejanza de esto, Chaija nos introduce a la mansión en la que existe un espacio-tiempo donde puede suceder toda una gama de extrañas posibilidades. Son múltiples tiempos, no sólo uno, ya que durante su estancia allí el joven escritor experimenta una pérdida total del paso de las horas. Los espacios cobran vida: el jardín se expande y contrae a capricho, los senderos se bifurcan y multiplican de forma laberíntica y al interior de la casona las habitaciones mutan en número y forma.

La única manera en que Sebastián sabe que está plantado en la realidad, es cuando traspasa las fronteras de la residencia en compañía de la hija del anciano, quien le provoca pensamientos eróticos, para recrearse en algunos bares de la ciudad de Bahía Blanca. Tal y como sucede en la obra de Fuentes, donde un solo parpadeo de los bellísimos ojos verdes y seductores de Aura fue como una marea que arrastró a Montero para decidir quedarse en esa inmunda vivienda, el atractivo de la hija de Balcarce funge como gancho para que Sebastián haga llevadera su permanencia en ese palacete donde ocurren cosas inexplicables.

Otro rasgo del relato que manifiesta su impronta fuentesiana (debemos recordar que el autor mexicano gustaba de teorizar sobre su particular poética literaria dentro de la propia ficción), es que Chaija incluye en su cuento, en boca de los personajes, su muy personal manera de definir el proceso creativo de un escritor:

Una obra fantástica es una reunión de convenciones aceptadas entre autor y lector, un pacto siniestro; por eso no sorprende la idea del qué sino la implementación del cómo. Cada pequeña pista es una gema semienterrada con la que el observador atento puede tropezar o no, pero que deberá exhumar si no puede negar lo que vio (Siniestro, 2017, P.117).

 Publicaciones del autor:

 Siniestro, versión mexicana (Universidad Autónoma de Sinaloa, 2018)

Siniestro (Universidad Nacional del Sur, 2017)

Los familiares (La Otra Gemela, 2017)

Los señores de Xibalbá (La Otra Gemela, 2016)

La oscuridad que cayó sobre Tornquist (2015),

El pueblo de los ritos macabros (2015),

Osario común. Summa de fantasía y horror. Compilador (Muerde Muertos, 2013)

Nuestra Señora de Hiroshima (Simurg, 2012)

Pili (Simurg, 2010)

El Libro de Fede (Ediciones de la Cultura, 2010)

El cazador de mariposas (Ediciones de la Cultura, 2009)

 Semblanza del autor de la reseña:

Ricardo Rincón Huarota. (Ciudad de México, 7 de noviembre de 1963). Arqueólogo especializado en religión prehispánica. Escritor. Ganador del Premio Nacional de Ensayo sobre la Huaxteca (2016), con la obra Presencia de Tlazoltéotl-Ixcuina en la Huaxteca prehispánica. Ha sido investigador en el Instituto Nacional de Antropología e Historia. Desde julio de 2016 forma parte de la Enciclopedia de la Literatura en México. Autor de diversos artículos especializados entre los que se cuentan: Algunas reflexiones sobre la arqueología y la etnohistoria de Sonora (1992) y Estudio comparativo entre las garantías de seguridad jurídica actuales y la normatividad del Derecho azteca (UNAM-IIJ, 1993). De 1989 a 1994 fue colaborador y coordinador de diversas publicaciones del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, entre las que se cuentan: Nuestra Constitución (1991); Diccionario Histórico y Biográfico de la Revolución Mexicana (1991); Las mujeres en la Revolución Mexicana (Coordinador, 1992); Ricardo Flores Magón. Programa del Partido Liberal y Manifiesto a la Nación (1992). Entre 1998 y 2008 coordinó el Programa de Recorridos Turístico-Culturales de la Ciudad de México, del Gobierno del Distrito Federal. En 2009 incursionó como articulista en las revistas de gastronomía Soy Chef y elgourmet.com. En esta última fue autor de la Columna Bicentenario (2010), que abordó temas de gastronomía y su vinculación con la Independencia y la Revolución. Su cuento Calaveritas de azúcar fue uno de los ganadores del concurso “Escribe un cuento de terror”, convocado en 2012 por la editorial Random House y El mecanismo del miedo. En 2014 el jurado del Concurso “Cuentos de futbol”, lo seleccionó como uno de los ganadores con el relato corto de terror El campeón, antologado en el libro Cuéntame un gol. Cuentos de Futbol, (España, Verbum, 2014) A finales de 2014, el relato Agua salada y tierra de panteón fue publicado en la antología Necrópolia. Horror en Día de Muertos (Ed. independiente). Su interés por el patrimonio cultural de la Ciudad de México y la literatura fantástica lo motivó a escribir Dieciséis Fantasmas. Cuentos de terror de las 16 Delegaciones del Distrito Federal, coedición entre Rosa María Porrúa Ediciones (México, 2015) y Editorial Verbum (España, 2015). En noviembre de 2015 fue uno de los miembros del Jurado del concurso internacional de relato de terror “Cuentos de Fantasmas”, convocado por la Editorial Verbum, y que dio como resultado la antología Palabras en la Niebla. 20 cuentos de fantasmas. (España, Verbum, 2016). Actualmente colabora en el periódico virtual GLOBEDIA.


Sobre esta noticia

Autor:
Filibustero (58 noticias)
Visitas:
6
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios