Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sandra Mercedes escriba una noticia?

Un atraco negociado

23/01/2011 07:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando el subconsciente nos traiciona

Esto me pasó la semana anterior en el Centro Internacional de la ciudad de Bogotá. Eran alrededor de las doce del día y estaba esperando la buseta con un billete de cinco mil pesos en la mano, distraída estaba un poco lo reconozco, pensando en tantas cosas, cuando de pronto y de la nada, apareció una señora de tez morena, alta, fornida, con una cicatriz grande en la cara, con el hueso de la mejilla derecha salido, el cabello recogido, con dos dientes delanteros grandes, no le vi más dientes, con un gabán largo y sucio, yo le llegaba como en los ojos, su figura era intimidante y lo peor con una botella de vidrio rota y con punta, esa era su arma.

Deme el billete o la daño. Me dijo apuntándome con la botella.

Mi pensamiento siempre había sido que en el evento de un atraco yo daría todo, sin poner resistencia, siempre había dicho que la vida y la integridad no puede arriesgarse por bienes materiales, eso decía mi consciente, pero lo que no sabía era que mi subconsciente pensaba otra cosa, en un movimiento involuntario de mi cerebro, no me explico como conteste:

¡No señora no le puedo dar el billete!

Si hubiese actuado según la filosofía que pensaba había adoptado, no solamente le hubiera entregado el billete sino también la cartera.

Ella me miró de manera amenazante y me reiteró con un tono de voz más alto y mostrándome una vez más el pico de botella roto: O me da el billete o la DAÑO, -gritó- Y mi subconsciente volvió a decir que no, ¡Qué bruto¡ pero está vez en tono más conciliador:

No le puedo dar el billete porque entonces ¿cómo pago el pasaje de la buseta?

Y ella volvió a insistir que me iba a dañar, bueno eso decía su consciente porque creo que su subconsciente no quería “dañarme” porque de un momento a otro me dijo:

¿Cuánto me va a dar?

A lo que yo le conteste $1000, ella accedió, le entregue el billete de cinco mil y de su sucio gabán sacó cuatro mil pesos de cambio y me los entregó. Fue un atraco negociado.

Sin embargo, algo me quedó de lección y fue el tema del consciente y del subconsciente, alguna vez escuche a alguien explicar el poder ilimitado que tiene el subconsciente frente al consciente, muy parecido al adagio popular que a su letra dice “Una cosa es lo que piensa el burro y otro el que lo monta” y me explicaban la importancia de conocer y entrenar el subconsciente, porque al parecer todas las creencias e imagines que el subconsciente tenga grabadas es lo que a larga se representa en nuestras vidas. ¿Será verdad tanta dicha?

Por si las moscas personalmente me pondré en la tarea de entrenar a mi subconsciente.


Sobre esta noticia

Autor:
Sandra Mercedes (11 noticias)
Visitas:
1085
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.