Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Vueltos del viento en el Castillo

15
- +
12/12/2018 21:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Mi abuelo Celestino, le hacía caso al ángel y ambos, me llevaban al malecón,

Fuente Literaria/ Relato de Ciencia- Ficción-

 

Mi abuelo, guardaba un fuerte de plata en una alcancía con imagen de cochino. Era semanal, cinco bolivitas. El y mi tío Juan, siempre fueron aficionados a una relojería cerca de Playa Blanca. En mi puerto Cabello, ciudad natal.

Pero, lo que nunca supieron es que, me regalaron un pequeño avión, prototipo, que me servía para cruzar el espacio sideral, al ser entregado a unos científicos y constructores aéreos soviéticos, para crear en su magnificencia, mi nuevo navío para entrar y salir al Cerro Azul, sin contratiempos naturales.

Mi abuelo Celestino, le hacía caso al ángel y ambos, me llevaban al malecón, muy parecido al del Tandil, a pasar las noches y ver los barcos sonar sus sirenas en el muelle. A las diez de la noche llegaba dormido a casa de Felicita, mi abuela.

Trato de romper con el viento y tiempo

Este Ángel, tenia cuerpo de mujer y recibía el nombre de Verónica, apareció entre montañas, un mujeron, entre las serranías andinas venezolanas.  En tierra de Los Mocotíes, muy cerca de los Bailadores. Y, se constituyó en mi gran amor.

La hice mortal, en cuanto a la esfera terrestre y, me acompaña a cada hora, siendo su destino final, igual a Xia, quien reside en las entrañas de los mares.

Mi piedra principal ha dejado de brillar, va a cumplir tres años de su abstracción, mi primer amor, también se lo llevo La Neblina, pero, esta incrustada en la urna de cristal, hacia una de la Torres del Castillo.

. Sin dilación, necesito regresar a mi tiempo. Mi abuelo, murió y mi abuela dijo, ese reloj te cautivará.

Todo cambia tan abruptamente. El tiempo y la vida con su paso solo develan la crudeza, solo caminan para agotarse, para hundirse ante nuestros fallidos intentos de entender algo.

La hice mortal, en cuanto a la esfera terrestre y, me acompaña a cada hora, siendo su destino final, igual a Xia,

Juan Carlos Vásquez


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (885 noticias)
Visitas:
117
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.